domingo, 5 de diciembre de 2021

Los descaros del Papa Francisco


 

La situación que estamos viviendo en la Iglesia es tan desconcertante que uno, a veces, comienza a dudar de estar en sus cabales. Porque aquí alguien está loco (y por loco entiendo a aquel que es incapaz de conectarse correctamente con la realidad), y a veces pienso si no seremos nosotros, el minúsculo grupo de católicos tradicionales. Y lo pienso, porque resulta difícil afirmar que todo el resto de los católicos es el que está loco, resto que incluye a los obispos y a la mayor parte de los sacerdotes. ¿Es que nadie con autoridad para hacerlo es capaz de señalar el proceso de destrucción al que está conduciendo la Iglesia el Papa Francisco? Advertirlo, de seguro lo advierten, pero quienes deberían hablar, callan.

Señalo algunos episodios desconcertantes de los últimos días. Apareció un libro titulado Love Tenderly. Sacred Stories of Lesbian and Queer Religious (Amar tiernamente. Relatos sagrados de religiosas lesbianas y queer). Allí, veintitrés religiosas lesbianas y queer (¿qué será una monja queer?) cuentan sus historias de “amor sagrado”. La congregación de las Hermanas de la Misericordia ha expresado que espera que este libro “ilumine las mentes a la sacralidad y a la infinita diversidad de Dios”. Y hasta ahora, la Congregación de Religiosos del Vaticano, no ha dicho nada y las monjitas lesbianas autoras del libro seguirán felices revolcándose en sus amores impuros. 

Paralelamente, el Santo Padre ha aceptado la renuncia al cargo de arzobispo de París de Mons. Aupetit, que había puesto a su disposición luego de que un semanario lo acusara de mantener una relación sentimental con una mujer. A esta acusación, el arzobispo respondió que se trató de una situación ambigua que había ocurrido en 2012, que sus superiores estuvieron siempre al tanto de la situación y que esa relación, aunque inconveniente, no tuvo de ninguna manera una dimensión sexual. A pesar de todo esto, fue expulsado de su sede. Mons Aupetit era un obispo moderado o conservador, sobre todo en algunas cuestiones como la bioética y la homosexualidad, sobre lo que se había expresado con toda la claridad de la doctrina de la Iglesia. Probablemente haya sido esto lo que motivó la rápida aceptación de su renuncia. 

Resulta entonces que el Vaticano —es decir, el gobierno de la Iglesia católica—, permanece callado frente a un escándalo como es la publicación de los amores lésbicos de unas cuantas monjas, y actúa con la mayor dureza ante un caso oscuro y ciertamente fogoneado por sus enemigos, que involucra a un obispo respetuoso de la doctrina de la fe. Y todo al mismo tiempo. ¿No es esto una cosa de locos? Y más cosa de locos es que Bergoglio, en conferencia de prensa regresando de su viaje a Grecia, haya detallado los pecados contra el sexto mandamiento cometidos por Aupetit. ¿Se puede ser tan desequilibrado, o tan malvado?

El 2 de diciembre, reunido en Chipre con los católicos allí presentes, el Papa Francisco dijo: “No hay y no debe haber muros en la Iglesia católica, por favor. Es una casa común, es el lugar de las relaciones, es la convivencia de la diversidad: ese rito, ese otro rito; uno lo piensa así, esa monja lo vio así, la otra lo vio de otro modo. La diversidad de todos y, en esa diversidad, la riqueza de la unidad”. ¿Alguien puede negar el descaro de Bergoglio? Habría que recordarle a este hombre que hace pocos meses, el mismo edificó un muro enorme, con alambradas y vidrios de botellas rotas en los bordes, para dejar fuera de la Iglesia católica —es misma que él afirma que no tiene muros—, a los fieles que prefieren el rito tradicional, a través de un motu proprio llamado Traditionis custodes. No estoy haciendo interpretación; estoy relatando hechos. Resulta que en el término de pocos días se nos dice que estamos en la Iglesia de la diversidad, en la que hasta las monjas lesbianas son consideradas una prueba de la riqueza de la creación divina, pero se prohibe ferozmente la existecia de unos pocos “diversos”: los rígidos de siempre, que se aferran a un rito abrogado, según Mons. Roche. Hay diversos buenos y diversos malos; hay que derribar los muros que nos separan de los musulmanes, de los protestantes, de los homosexuales y de cualquier otra minoría, pero hay que edificar un muro, con empalizada y foso en el que naden cocodrilos y tiburones, para dejar fuera a la indeseable minoría de los católicos tradicionales.

El sábado, el Papa Francisco se reunió con las más altas autoridades de Grecia, país en el que está de visita apostólica. Y allí, muy orondo, hizo una enconada defensa de la democracia, y dijo estar preocupado puesto que “se registra un retroceso de la democracia. Ésta requiere la participación y la implicación de todos y por tanto exige esfuerzo y paciencia; la democracia es compleja, mientras el autoritarismo es expeditivo…”. Yo no sé cuál será la reacción de los líderes mundiales hasta este descarado personaje. El descrédito de Bergoglio debe ser descomunal —espero— en los altos círculos del poder. En primer lugar, me pregunto con qué cara un monarca absoluto se pone a hablar de democracia, y a despotricar contra el autoritarismo. Parece una broma. Uno de los Papas más autoritarios de los últimos tiempos, reclamando consensos y democracias. ¿Qué dirá el cardenal Angelo Becciu que fue desposeído no solamente de todos sus cargos sino también de sus privilegios cardenalicios expeditivamente, en el curso de una entrevista con el Sumo Pontífice? Becciu no es santo de mi devoción, pero todo hombre tiene derecho a un juicio justo. Pues él no lo tuvo. El monarca absoluto decidió su culpabilidad y le aplicó la pena; y todo en diez minutos, y en su despacho. El “juicio” se está sustanciando en estos días a puertas cerradas, pero no muy herméticamente, puesto que se están filtrando los videos que publica diariamente el Corriere della sera. Y, por lo que parece hasta ahora, Francisco autorizó todas y cada una de las opacas y millonarias operaciones inmobiliarias, que terminaron en un desastre, y de las que después culpó a Becciú. 

Pero más importante aún, me pregunto cómo un Papa puede ponerse a pontificar sobre la democracia, y sobre sus debilidades y retrocesos. Pues ahora pareciera que los principios de la Revolución eran los acertados y la democracia liberal que hoy campea en el mundo es el ideal del gobierno de todas las naciones. Y esto es justo lo contrario a lo que la Iglesia enseñó unánimemente a lo largo de los dos últimos siglos. ¿A quién le hacemos caso? ¿Al Papa Francisco o a los Papas anteriores? 

Ya sabemos que el coro de obispos, sacerdotes y fieles se levantará a los gritos a decirnos que debemos estar en todo de acuerdo con el Papa Francisco. Cuidado. Como bien nos alertaban la semana pasada Carlos Esteban y Fernando Beltrán, la Iglesia católica se está convirtiendo rápidamente en una secta. Y cuando esto termine de ocurrir, para lo cual no falta mucho, ya no será la iglesia de Cristo, y las puertas del infierno tendrán el poder de prevalecer sobre ella.


Reflexión ulterior: Resulta asombroso que una institución milenaria como la Iglesia latina no haya previsto mecanismos legales para actuar en casos como el del actual pontífice. Es verdad que en siglos pasados se recurría sin demasiados remilgos a un té debidamente condimentado [caso de Alejandro VI] o a una ventana abierta en las alturas de Castel Sant’Angelo [caso de Juan XIV]. De ningún modo pueden justificarse semejantes recursos, pero, a mi entender, se debería haber previsto algún recurso canónico que permitiera cuanto menos amordazar a un Papa desequilibrado. 

51 comentarios:

  1. Don Wander, usted pregunta qué será una monja queer. Según tengo entendido, queer son los "transformistas", una "profesión" que practica Estanislao, el hijo de Alberto Fernández -más conocido como Dyhzy- que ahora sacó un nuevo DNI "no binario" con el nombre de Tani Fernández.
    De modo que no creo que estemos locos, ocurre que ya entramos en los Ultimos Tiempos y la iniquidad se va multiplicando por doquier.
    No obstante, por ahora creo que la señal por antonomasia del fin de los tiempos es el Papa Francisco.
    Así como su silencio ante la publicación del libro de las monjitas lesbianas que contrasta con la dureza con que borró del mapa al bueno de Monseñor Aupetit es una prueba elocuente de que se burla del temor de Dios, parece que también es un caradura, porque según Specola cuando regrese a Roma bajará del avión con 50 inmigrantes musulmanes a quienes lejos de darles casa y comida en el Vaticano les largará el muerto al gobierno italiano y que se arreglen. Si la caridad bien entendida empieza por casa, lo lógico sería que se haga cargo de todo, pero si en vez de eso se los larga al vecino que ya está lleno de problemas, si eso no es tener cara de piedra, ¿cómo se llama?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Ovejuna, según se contaba, al famoso Dyhzy le duró solamente una semana el documento "no binario". Lo volvió a cambiar a su sexo natural cuando se dio cuenta que con esa sexualidad no binaria no podía viajar: en ningún país aceptan pasaportes "no binarios".

      Eliminar
    2. No fuenteovejuna, eso que UD dice es drag queen,no queer.

      Eliminar
    3. Pues que nos explique porqué mandó su inquisición a un Convento de Carmelitas Descalzas de Clausura en USA, y echó a todas las que se negaron a dejar de rezar en Latín, a la calle, entre ellas a mujeres que habían estado en Clausura durante toda su vida, sin
      oficio ni beneficio sin paraguas económico alguno. Ya ha dicho que se acabó lo de la clausura. y el Latín, y aún menos los exorcismos. ¿Debemos cuestionarnos a quien juró lealtad este Papa? ¿a la Santísima Trinidad o a la Logia Escocesa? ergo los Rothchild

      Eliminar
  2. El problema del Papa es que actúa con la impunidad del que sabe que al Papa no se le puede hacer nada. Sabe que se le ven los hilos, no le importa.
    Bergoglio terminó siendo un argumento contra el absolutismo monárquico.

    ResponderEliminar
  3. ¿No notan que Bergoglio sigue el mismo programa que Kristina? Me lo imagino fundando en Roma "La Angelelli" y afiliando a todos los que quieren ascender dentro de la estructura romana.

    El puntero de La Reja

    ResponderEliminar
  4. Permítame que le pregunte unas cuantas cosas Sr. Wanderer que pone en un pedestal a Aupetit:
    1. ¿Si, como efectivamente el propio arzobispo dijo -otra cosa es que sea verdad pero usted parece creerlo-, no hizo nada que motivara su despido por qué presentó la renuncia? Porque la presentó, no fue cesado por Francisco.
    2. ¿Sabe usted que el "Aupetit respetuoso de la doctrina de la fe" acometió una de las mayores persecuciones a la misa tradicional en su archidiócesis restringiéndola duramente?
    3. ¿Le parece ser un buen arzobispo que le dimitieran varios miembros de la curia de su archidiócesis por los continuos maltratos verbales?
    4. ¿Considera que es un buen arzobispo quien consigue que sus propios sacerdotes no le soporten por su autoritarismo y sus decisiones arbitrarias?
    5. ¿Cree que es un buen arzobispo quien afirma de quienes comulgan en la boca que "son unos irresponsables con pequeñas manías?

    Tengo más del buen Aupetit si quiere. Que conste que suelo coincidir con usted en muchas cosas pero permita que disienta en esta ocasión. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no sé en qué se basa usted para decir que yo pongo a Aupetit en un pedestal. Digo simplemente que es un obispo moderado con ideas claras en cuestión de bioética y homosexualidad, en cuyos temas sigue la doctrina de la Iglesia.
      Digo eso y sólo eso.

      Eliminar
    2. Es raro, pero los que sobreactúan obediencia, algún pecadillo tienen en su haber. En el caso de Aupettit, se hizo público.

      El puntero de La Reja

      Eliminar
    3. No conocía el curriculum de Monseñor Aupetit que cita el anónimo, pero también he leído que el diario marxista francés Liberation -enterado que Aupetit le había presentado su renuncia al Papa- publicó que brindaría con champán si Bergoglio le aceptaba la renuncia.
      Por lo visto, si los comunistas celebran que el Papa se lo sacó de encima no debe ser tan malo el arzobispo...

      Eliminar
    4. Fuenteovejuna, recuerde que el cardenal alemán pro-luterano Reinhard Marx le presentó la renuncia como Arzobispo de Múnich y Bergoglio no se la aceptó.

      El favoritismo hacia este prelado, que es pro-sodomia, no es de ahora:

      Cuando Bergoglio obligó al obispo de Limburgo a renunciar porque se gastó mucho dinero en renovar la residencia episcopal, no hizo lo mismo con este "amigo", cuando se gastó 11 millones en su residencia y otros 13 millones para la residencia en Roma.

      Bergoglio además le nombró y renovó el nombramiento como miembro del Consejo de Cardenales. (para redactar Pastor Bonus, pero evidentemente le gustó)

      Eliminar
    5. Francisco, como sus antecesores, no cesa, sino que exige la renuncia.

      Como estas personas son solo un engranaje en la máquina y no suelen tener suficientes fieles que les apoyen (porque en última instancia el Papa podría quitarle y si se negase sería cismatico) no tienen opción.

      También es una manera de ambos de guardar las formas ante la opinión pública.

      Bergoglio usa un guantelete de acero forrado con seda blanca con olor a oveja s.j.

      El caso de Lefebre fue excepcional en que él era un obispo misionero (con bastante éxito y con dotes de organización) -esto es, no era un carrerista- y reunió un cuerpo de seguidores con dinero para financiar su seminario y el comienzo de su obra.

      Como se sabe, él no fue excomulgado (aunque es posible que recibiera alguna pena canónica, como suspensión a divinis).

      El se excomulgo él sólo al ordenar obispos sin la autorización de la Santa Sede.
      (se sabía viejo y no quería que su obra de salvación desapareciese con él)

      Eliminar
  5. Es evidente que en muchos casos estamos ante una especulación, el poco tiempo que le queda. Todos los obispos y cardenales saben que el que se mueve no sale en la foto, y especulan con que le quede poco tiempo. De tal modo, cada vez los especuladores son más cautelosos -no vaya a ser que en el último tramo se manquen-, y el hombre más impune.

    El Pulpero de la Recoleta.

    ResponderEliminar
  6. Puestos a especular, porque no otra cosa se podría hacer, pensemos que el Santo Padre no está desequilibrado y que es consciente de todo cuanto dice y hace. En este contexto, como se comporta como político correcto, sólo saldrá en los portales y periódicos masivos aquello que a estos últimos le interesa; las contradicciones quedan para consumo interno. ¿Para consumo interno de quiénes? De los pocos proporcionalmente que nos manejamos con otras fuentes de información; la enorme mayoría de "católicos" anda por su vida sin mucha preocupación al respecto, a algunos sólo les he escuchado decir "no puedo entender" o similar, y nada más, y siguen su vida. ¿quienes entonces quedan absortos?, no sólo los grupos más tradicionalistas sino también tradicionales aunque puedan calificarse de neocon no rendidos al Papa reinante, juanpablistas o ratzingerianos si se quiere. Y al Papa todos estos no les interesa en lo absoluto, no trabaja para ellos y hará lo posible para que desaparezcan; pensará, sigo especulando, que se cocinen en ese mar de contradicción, o locura. Los demás obispos o sacerdotes, los hay de dos clases: aquellos que eran una cosa AF y se transformaron en otra, DF (AF antes de Francisco, DF después de Francisco). Ejemplos de altura pueden ser Sánchez Sorondo o don Schönborn; aquí en Argentina el director de Radio María es claramente distinto él y su radio Af que Df. Los Df siguen a un líder, es evidente, a cualquier costa, ya sea líder político o sectario; están muy cómodos ahora así. Pero los hay obispos o cardenales que es evidente no se han transformado en Df pero su actitud no es confrontativa, tiran algo por allá y por acullá pero sin llegar el meollo del asunto, por las razones que fuese, prudencia, paciencia, egoísmo funcional, actitud de burócrata, temor a perder su estatus burgués eclesial, etc, etc. Ahora, todos los que sean conscientes de lo que pasa y se manejen en la tibieza más absoluta, o el silencio ya cómplice, quizás no han valorado que el sujeto pueda estar desequilibrado o manejado por otros, posibilidad que harían bien en tener en cuenta porque el asunto, desde este punto de vista, raya la esquizofrenia, y si nada hacen les puede costar caro el día de su juicio particular. A la cuestión de los consagrados Af y luego Df no le encuentro una respuesta, quizás algún profesional de la psicología pueda entender estas mentes y sus comportamientos con un papado anterior y este otro siguiente. Porque ellos también se comportan contradictoriamente. La referencia a "secta" no deja de tener cierta verosimilitud y es tremendamente preocupante. Que harán estos muchos consagrados "veletas" sin mañana aparece de papa un Schneider por citarlo sólo de ejemplo? Quizás vuelvan a pegar un volantazo. En fin, maranatha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor no es que siga una hoja de ruta muy bien pensada, con su estrategia y su calendario.

      Lo peor es el grupo de gente que colabora con él, muchos de ellos jesuitas.

      Esos le aseguran en sus decisiones, le confirman en su fe y son la fuerza que continúan rodando la bola de nieve aún cuando él dude o sea débil.

      Eliminar
  7. Rem acu tetigisti, Wanderer: "¿Es que nadie con autoridad para hacerlo es capaz de señalar el proceso de destrucción al que está conduciendo la Iglesia el Papa Francisco? Advertirlo, de seguro lo advierten, pero quienes deberían hablar, callan"

    Ese es el verdadero problema. Los pontificados pasan, pero si la masa de los obispos se muestran incapaces de rechazar las barbaridades más gruesas contra la fe y la moral, estamos en el horno, como dicen los argentinos.

    Lo más revelador (horriblemente revelador) de este pontificado ha sido la actitud cobardona de los obispos "buenos", que callan como muertos. Todos sabíamos ya que había obispos heterodoxos o sin fe, y de ellos no esperábamos nada, pero el silencio o la colaboración directa con el mal de los "buenos" obispos ha sido como un jarro de agua fría.

    Dios se apiade de nosotros y acorte la prueba.

    ResponderEliminar
  8. Nadie ha llorado la marcha de Aupetit, a pesar de que su nombramiento despertó entre los católicos tradicionales cierta esperanza. Algunos incluso lo veían como próximo Papa, pero él se encargó de decepcionarlos. Se ha ganado la enemistad de tirios y troyanos.

    ResponderEliminar
  9. Este Señor Bergoglio, es un psicopata en toda regla, responde a todo lo que marcan los libros en el tema, lo que no saben los neofitos, tal vez es que ademas de los nucleos narcisistas y del caracer manipulador y auto/heterodestructivo de este tipo de personalidades, ademas de la imposibilidad de tratamiento, es que en su fondo hay algo mucho mas delicado, que son nucleos psicoticos de orden paranoide y persecutorio. Esta base psicotica latente, vuelve imposible el tratamiento, ademas de la egodistonia (o sea lo que hacen les parece bien), otro rasgo que los pone al margen.
    Son conscientes de sus actos, obviamente, y son completamente Manipuladores y mentirosos, al servicio de la acumulacion de poder, pero ese poder lo acumulan justamente por esos nucleos de persecutorios. Son muy peligrosos, porque disfrutan cuando el sufrimiento ajeno se produce como demostracion de poder, y por supuesto tratan de "aleccionar" a los que sacan los pies del plato, para que los demas puedan imaginarse como les va a ir si eligen ese camino. Todas las instituciones por las que pasan suelen quedar incendiadas "concreta" o metaforicamente hablando. Y mas de uno, aunque no todos, ocultan rasgos de perversion y son capaces de cometer graves abusos, atentando contra lo mas intimo de sus victimas como es la sexualidad. No tienen empatia, ni culpa y hay unos cuantos que son muy lenguaraces y captan al auditorio y van acomodando su discurso con tal de seducir, con el afan de obtener mas poder. Para el neurotico (que suele ser inmaduro, fobico, timorato, infantil, vergonzoso) suelen ser sujetos que causan cierta fascinacion. Y muchos de ellos incursionan en cargos dirigenciales. No sienten culpa, y el hecho de ser intratables en el consultorio lo tengo bien comprobado, usan mecanismos proyectivos, siempre la culpa es del otro, no se angustian.
    Si por ventura, uno entre mil, pudiera ser tratado, y esto esta bien documentando, en muchas ocasiones se suicidan, cuando toman conciencia del daño que han hecho.
    Y para los que tenemos experiencia y conocimiento de Psiquiatria, Psicologia y Salud Mental, en serio, y trabajamos hace años en areas clinicas y forenses, son personas completamente predecibles, hasta aburridas, porque en realidad, aun con matices, individuales, sus conductas manipuladoras, mentiras, estafas, trampas, etc. se presentan constantemente.
    Sin mucho esfuerzo, a lo lejos se ve que el "Santo" Padre (ni tan Santo, ni tan Padre) es de esta calaña de gente, muy parecido, por supuesto a la famosa CFK, que tanto daño ha causado a nuestra vapuleada Patria. El narcisismo y la megalomania de estas personas es extraordinario, por ejemplo, la Señora recomendo que se le tema a Dios, pero tambien un poquito a ella. Y Bergoglio, de manera menos directa, pero clara, muchas veces ha dado a entender lo mismo. Gente como esta, en la que se encuentran el mal y la estupidez, no deberian llegar a cargos como los que detentan. Menos aun la Iglesia, que estando en el mundo no pertenece a el. Es triste, pero no debemos perder la fe, ni la esperanza, al fin y al cabo Dios no abandona a sus hijos. Al tiempo, debemos, segun creo, tener conciencia del grado de bajeza, maldad y perversion de esta gente, lo cual esta a la vista, cuando aprueban las degeneraciones y propician conductas y crimenes que son como escupír al Señor crucificado. Por eso han permitido el crimen de los niños por nacer y todo aquello que va contra el orden natural y la voluntad de Dios.
    Que el Señor nos proteja y guarde la pequeña, pero ardiente llama de nuestra fe.
    Felicito a Wanderer por este blog valiente, en el que se aprenden muchas cosas y que por momentos devuelve la esperanza, al ver que hay muchos Cristianos conscientes de lo que esta sucediendo en la Iglesia Catolica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que enterarse por qué tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico de esa terapeuta judía.

      Y tenemos también derecho a saber si su enfermedad no se ha curado y está influenciando para mal a la Iglesia de Cristo.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. En este blog se vienen repitiendo cuestionamientos, cada vez más serios –y desesperados, me entrevería a señalar- sobre Bergoglio y su pontificado.

    Pensar en un eventual té (o mate) “veloz”, se me hace como mucho; ídem, respecto de alguna ventana abierta a pronunciada altura. Por otro lado, aunque suene gracioso, pese a que sobran arribistas, no imagino a muchos con ideas de sumarse a algo así como una –eventual- “La Angelelli”. Y, en todo caso, no haría falta algo semejante, si por una Agencia de Colocaciones se tratara.-

    Dicho esto, señalo:

    1).- Nada de lo que padece la Iglesia Católica, Apostólica, Romana, actual, le puede ser atribuido –en exclusividad- a don Pancho Primo, ya que nadie está exento de culpas propias; ni lo que se vive nació por generación espontánea.-

    2).- Lo anterior, no implica desconocer los “aportes” del presente pontificado a la actual situación.-

    3).- En línea con este último punto, señalo la innecesaria “Traditiones Custodes”, con la que se pretende destruir un rito y un modo de vida eclesial, pero que es útil para que cada uno de los Obispos muestre su propia hilacha.

    No comparto que nadie haya hablado en este tiempo. Sucedió (y sucede) que se lo calla; o, se lo denosta, incluso por parte de quienes buscan una palabra diferente. Es más, pareciera que nadie viene bien.-

    El papado de Bergoglio durará lo que deba durar, no por ello vendrá alguien mejor que -de la noche a la mañana- cambie el estado actual de las cosas. Se llegó a un estado tal, que sólo una intervención divina (que no sé cuándo, ni cómo) puede poner las cosas en su lugar.

    Mientras tanto, a mi modo de ver, agua y ajo, mientras se ora et labora.-

    Que Dios se apiade de todos nosotros!.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Me gustaría saber quién está pensando en un té veloz o en una ventana abierta. En el post, solamente se hace mención a hechos históricos. Sólo eso. Y por eso mismo, porque esos métodos de ninguna manera pueden ser admitidos, es que me pregunto por el recurso canónico inexistente. Lea lo que está escrito.

      Eliminar
    3. Don Wander: Lo hé leído; y, no lo tomé como sugerencia. Simplemente, había cierta ironía en mi referencia. Nada más.

      Eliminar
    4. No recuerdo con precisión las palabras exactas de mi comentario pero en ningún momento he sugerido, y estoy 100% seguro de que el autor menos todavía, que llevar a cabo una acción de las citadas históricamente contra alguien sea aceptable. La referencia al mate pretendía ser una broma (probablemente mal traída) a la costumbre que el Papa Francisco tenía de probar mate cuando alguien del público le daba, cosa que dejó de hacer porque la Guardia Suiza, responsable de su seguridad, le dijo que era muy peligroso, ya no sólo por si algún zumbado le quisiera hacer algo, sino porque no sabe quién ha bebido antes y podía pasarle alguna enfermedad.

      Yo soy jurista, tanto a nivel eclesiástico como no eclesiástico (estoy especializado en derecho penal español) y mi comentario pretendía aportar que, a falta de la solución canónica, una solución que el pueblo, más o menos, ha tomado es precisamente lo que comenta Eck más abajo. El que ejecuta una orden injusta es tan responsable de la injusticia como el que la dicta. Hay mucha gente que sabe que la Traditionis es injusta, una aberración jurídica, pero no se pronuncian, más allá del libro del profesor Kwasniewski, públicamente en contra. La mayoría de obispos ha optado por "acatar pero no cumplir". Como canonista, la solución que veo es, en la línea de lo que comentaba San Juan Pablo II, una profundización sobre la teología del Primado, estudiar una forma que sea aceptable para los ortodoxos, quienes precisamente temen los vaivenes del culo que ocupe la Sede Petrina. Un desarrollo teológico de lo expresado en el Concilio Vaticano I sobre la infalibilidad sería muy útil. La solución canónica pasa por una expresión clara de lo que es la autoridad papal. El problema que veo aquí es que establecer límites a un posible abuso de poder es complicado, es la paradoja del "quis custodiet ipsos custodes?", "¿quién vigila a los vigilantes?". El Papa es el juez supremo de la Iglesia, ni el fuego eterno puede cambiar eso. Una clarificación de la autoridad papal ayudaría mucho a poder ver mejor cuándo se está cometiendo un abuso de poder. Pero a la vez se necesita un pueblo que, con fe, sepa cómo actuar, en primer lugar, diciéndole con claridad al pastor en qué se equivoca y, llegado a casos extremos, buscar los medios más oportunos para evitar aplicar una orden injusta y sanar los posibles daños de la misma. La historia está en manos de Dios, no en las nuestras, Él, en su infinita sabiduría, ha querido (no sabemos si positiva o permisivamente) que nuestro actual Sumo Pontífice sea Francisco y no otro, y en ello, 100% seguro, hay un bien. Yo intuyo que ese bien es poner encima de la mesa estos problemas, mucha gente se ha curado de su papolatría al asumir que es imposible adherirse a las enseñanzas de un Papa que cada día dice una cosa distinta y han aprendido que se puede disentir de la opinión personal que el Sumo Pontífice tenga sobre distintos temas y que por ello uno no es menos católico. Creo que el pontificado de Francisco está ayudando a abrir debate sobre estos temas y que bastante gente está teniendo una actitud más católica con respecto a la jerarquía. Se dan cuenta de que son, primero y ante todo, personas humanas, con sus virtudes y sus defectos y es labor del pueblo cristiano ayudarles, no sólo con la oración, sino también con la palabra, tanto para elogiar un acierto como para reprender un error, ambos grandes actos de caridad.

      Eliminar
  12. Don Wander:
    Sin palabras.
    “Resulta entonces que el Vaticano —es decir, el gobierno de la Iglesia católica—, permanece callado frente a un escándalo como es la publicación de los amores lésbicos de unas cuantas monjas, y actúa con la mayor dureza ante un caso oscuro y ciertamente fogoneado por sus enemigos, que involucra a un obispo respetuoso de la doctrina de la fe. Y todo al mismo tiempo”. (The Wanderer)
    Bueno, lo que había profetizado alguno de los asiduos comentaristas del blog de don Wander, terminó por cumplirse. La angustiosa hora del dolor llegó. Y llegó de la forma menos esperada, cual es la de sepultar bajo la deshonrosa cruz de la expulsión, a quien, como Monseñor Aupetit, no dejó de luchar por ser fiel a la recta doctrina, al tiempo que se cierran los ojos frente a las autoras del sacrílego libelo e el que desvergonzadamente se pondera bajo el nombre de “sagrado”, la conducta “lesbiana” y “queer”, de sus autoras, condenada desde siempre por la Iglesia. Y esto no es más que un “botón de muestra” de todo lo que hoy, ante el escandaloso silencio de quienes debían cuidar que nada de esto pasase, está pasando en el seno de nuestra amada Iglesia Católica. Y con tristeza me pregunto ¿cuántas cosas más nos quedarán por soportar?
    Difícil y heroico testimonio el de The Wanderer, el de pretender poner “negro sobre blanco”, en un tiempo como el de hoy, donde la Verdad y la Virtud, e incluso la misma Realidad en cualquiera de sus formas, están sistemáticamente negadas por los poderosos de turno. Una vez más se cumple el tenebroso adagio latino que reza: “corruptio optimi pessima”.
    ¡Dios protege a tu Iglesia! ¡Alabado sea Jesucristo!

    ResponderEliminar
  13. Tienen mayor locura los que siguen al demente sabiendo que lo está que el propio demenciado pero es todavía mayor chaladura seguir no a un loco sino a una persona engañada o comprada por el enemigo. No conozco ningún ejercito que se deje comandar por un general del que públicamente se sepa que está con el enemigo, voluntaria o involuntariamente: se hace lo que el pragmatismo latino hizo durante siglos.
    Si el pueblo cristiano tuviera la mitad de la fe que nuestros antepasados no estaría haciéndose el loco con Francisco y sus bufonadas estaría haciendo penitencia con saco y ceniza, rogando a Dios públicamente que le mande dar la cuenta, usando esa sabía máxima de nuestro antepasados del "se acata pero no se cumple" a todas las normas desaforadas e injustas y los doctores despellejando cualquier burrada papal e ilustrando la fe del pueblo.
    Pero como se puede ver el problema no está tanto en el jumento que rebuzna sino en el carro que conduce. La fe viva en Cristo ha sido sustituida por un sentimentalismo de pertenencia por una Iglesia convertida en club de futbol, cuyos futbolistas estrellas se idolatran. No deja de asustar la posible comparación entre la hinchada a Maradona y la adulación a Pancho. Antes se respetaba más la fe y menos a los eclesiásticos, hoy al revés. La justicia ha sido sustituida por una pirámide kelseniana canónica y farisea donde el fin de la ley es lo más secundario. La Ciencia Sagrada ha pasado de ser la reina de la contemplación, corona del pensamiento tanto del mejor paganismo y los Padres y Santos Doctores (recuérdese la frase de S. Juan de la Cruz: un sólo pensamiento del hombre vale más que todo el mundo; por tanto, sólo Dios es digno de él) a mera maquina registradora de opiniones, gracietas y ocurrencias del soberano pontifice reinante y asambleas adjuntas.
    El problema no es Pancho sino nosotros y hubiese sido inútil que el derecho canónico lo hubiera previsto: nadie lo aplicaría como no se ha aplicado ya el derecho consuetudinario canónico que la Iglesia latina ha recurrido tan a menudo en su milenaria historia para estos casos... Hay que seguir aplicando el dicho y ejemplo del otro S. Juan, el Bautista: "Securis ad radicem arborum" (el hacha a la raíz de los árboles)

    ResponderEliminar
  14. La actividad de JB es imparable. No está para nada disminuido por su edad. Sus ojos sobre la Iglesia en la Argentina siempre tienen una mano que prolonga la acción. Ya ha cambiado parte importante de los obispos. Ahora se dispone a otro retoque. Va a apurar algunas salidas. Por ejemplo de un arzobispo del norte que tiene un contencioso con una vidente que atrae multitudes y tiene el apoyo de un valido arzobispo cercano a la CABA. La carpeta en la nunciatura dice que ese arzobispo está superado por las dificultades internas y ya no puede gobernar la importante Arquidiócesis, o al menos no puede hacerlo solo. La preocupación se abona con que la Santa Sede tuvo que disolver un instituto religioso local que el arzobispo no supo o no pudo controlar, otro conflicto con las religiosas de clausura y así sumando. Cuando se trata de remover todo suma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece conocer la situación de Agentina, lo que no es mi caso. ¿Le importa si le pregunto por si están en riesgo tres obispos en concreto que no son bergoglianos o no me lo parecen, los arzobispos de Paraná y Resistencia y el obispo Jofré? Gracias.

      Eliminar
    2. No tengo la precisa en todo. Pero le puedo decir que Puiggari no es mal visto y ya se acerca a su jubilación, tranquilo. Dus es bien visto y tiene cuerda. Jofré no es bien visto pero no levanta la perdiz, en cuanto haga un poco de ola se lo llevará el viento. Si le sirve de algo .....

      Eliminar
  15. No; no está loco.

    Lo único que hace es aplicar la teología jesuita arrupista.

    Llevan así desde los años 60.

    Lo que pasa es que mientras eso quedaba dentro de sus casas y colegios, nadie se ha dado cuenta o tampoco le ha dado importancia, porque la Iglesia es grande, no sólo está formada por jesuitas.

    Y él cree en toda esa basura de buena fe. No es por maldad que intenta imponerla a todos, sino porque cree que nos beneficia.

    No para salvarnos, porque es evidente que no cree en esas cosas, sino para extender la fraternidad masonica a través de la justicia social (socialismo)

    Lo que parece es que ni él ni sus hermanos de orden han pensado qué pasaría si estuviesen equivocados.

    Porque ese es el drama que la humanidad sufre desde la ilustración, la revolución francesa y
    la extensión de la masonería, que es el brazo político secreto de los "ilustrados", hasta hoy, pasando por todos los "-ismos" que ha habido en política:

    La creencia que lo que una persona puede pensar (ideología, filosofía...) se puede aplicar a la humanidad para lograr su "felicidad" y que va a funcionar.

    Su soberbia y engreimiento hace que no sólo creen que sí, sino que les fuerza a imponer eso que no funciona (y muchas veces no puede funcionar nunca ) y que la gente no quiere, a la fuerza.

    Rousseau, Robespierre, Hitler, Lenin, Stalin, Mao, Pol Pot, Bergoglio de verdad creen que son "amigos de la humanidad" y que todo lo que hacen es por su felicidad terrenal.

    El problema es que una cosa son los deseos (ej. aprobar el examen de matemáticas) y otra cosa muy distinta son los resultados (aprobar el examen de matemáticas).

    Fundamentalmente porque los medios para ese fin, que es de lo que tratan todas esas ideologías, filosofías y buenas intenciones, no son los adecuados (lo dicen los resultados, no yo ni estos necios)

    ?Qué diríamos si el Presidente de Coca-cola se dedicase a promocionar Pepsicola?
    ?o que el Presidente de la ONU se dedicase a promocionar el islamismo?

    La pregunta sería entonces: ?qué problema tiene el catolicismo para que no se ocupe de él?

    ?No cree en él?; ?no es necesario promoverlo y defenderlo?;?para que creen que le han elegido?

    Cuando el Secretario de Estado le trae todas las mañanas los documentos a firmar, ?para qué cree que hay que firmarlos? ?qué objetivo hay que lograr?

    Porque si no hay objetivos no hay firma ni necesidad de firmantes.

    Parece que las profecías de San Malaquías eran ciertas y éste es el último pontificado.

    Porque entre lo que quiere hacer él con los sinodos locales y su a-teología no va a quedar nada.

    Habrá, como pasa con las Iglesias protestantes, multitud de iglesias que se unen o desunen a voluntad dentro de la "Comunión Católica" (como la Comunidad Anglicana o la Comunidad luterana), cada una eligiendo libremente qué teología o a-teología seguir.

    Y Habrá una "Iglesia Católica tradicional", que es lo quede del desastre y que será cismatica.

    No habrá Papa, sino, como los protestantes, un Presidente elegido "democraticamente" por 4 o 5 años sin derecho a la reelección. Lo cual es un alivio, porque con esa prisa por cambiar obispos que no le gustan y nombrar cardenales que sí, lo que le vaya a sustituir es más de lo mismo o incluso peor, porque trabajará para ahondar el mal ya hecho.

    En fin, que no hay mal que por bien no venga.

    (traducción: el que no se consuela es que no quiere)

    ResponderEliminar
  16. Lamentable la "Reflexión ulterior" que cierra el artículo. Muy lamentable y muy lejos de la realidad histórica de la Iglesia: Antes y después, en el Siglo de Hierro y en el s. XV-XVI, los desatinos papales se repararon con santidad y se corrigieron con la renovación de la disciplina católica. Y - siempre - Santa Providencia (que incluía santa paciencia, santa esperanza y santa fortaleza de fieles y afectados).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué sería lamentable la previsión de un recurso? Así como los contratos escritos fueron necesarios cuando la palabra empeñada no bastó... Tampoco sería una locura prever un recurso cuando las cartas, las dubia, y tantas correcciones no se atienden.
      En el fondo sería la vía para que los santos, los que velan por la Iglesia y los fieles pudieran canalizar sus rezos...
      Porque está perfecto que los males se reparen con santidad como ud. propone... Pero no sé qué se imagina que hacen los santos.
      ¿Y a qué extiende la renovación de la disciplina? Es decir, cuáles sean los elementos de ese orden a restaurar... No creo que se refiera solo a ser puntual, ayunar y hacer penitencia corporal....
      Si no es así. Un recurso también podría colaborar a la renovación de la disciplina católica.
      Cómo sea... No me parece lamentable y tan lamentable al punto que me da la impresión que fuera peor el remedio que el problema... Hay un montón de juicios contra los obispos. Se podría considerar extenderlo también al obispo de Roma. Una idea no mas

      Eliminar
    2. Y el 'Prima Sedes a némine iudicatur'...dónde queda??? Proponer 'soluciones' para los desastres del catolicismo hodierno fuera del buen orden católico tradicional (y digo orden, no desórdenes (que siempre hubo)), sería incrementar la suma de los errores: Los buenos agentes no usan malos procedimientos.

      Eliminar
    3. Terzio, no entiendo su reacción al tratarse aquí de un posible recurso frente al Papa de la pachamama. San Pablo, desde luego, no lo vió así cuando no sólo protagonizó sino que incluso escribió en literatura canónica lo que llamamos "incidente de Antioquía" Podía haber hecho la corrección sin más, pero no, lo dejó escrito. Y seguro que lo hecho por San Pedro era inmensamente menos importante que lo que hace Francisco. ¿Qué hubiera hecho hoy San Pablo?

      Eliminar
  17. Creo que lo más repulsivo desde el principio hasta la fecha, es la caterva de obispos y curas que se la pasan hablando y haciendo exégesis y propaganda de la humildad espiritualidad, virtudes y teología que Berg-bodrio no tiene.
    Ya no pasan ni por chupamedias, sino por energúmenos buenos para nada.

    ResponderEliminar
  18. Vamos, a esta altura del partido no es tan difícil de ver lo que pasa. Francisco juega para el otro equipo. Sea por elección propia, porque esta chantajeado, porque tiene miedo de los "powers that be", o una combinación de las anteriores.

    ResponderEliminar
  19. El único que se anima a decirle a Francisco lo que todos sabemos: https://www.youtube.com/watch?v=K5b8wHC7qSo

    ResponderEliminar
  20. Un amigo de nuestra juventud en el barrio y la parroquia, que ahora es uno de los obispos de la onda Bergoglio, me dijo tomando unos mates que efectivamente el Papa quiere dejar renovada la Iglesia argentina con un nuevo episcopado. Quiere dejar cambiada toda la cara de la Iglesia local, para que siga el cambio aun cuando él ya no esté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tanto su amigo como el amigo de su amigo han sido un verdadero milagro para el Tradicionalismo y la Ortodoxia. Nunca recibieron tantos fieles buscando la verdadera Fe. Por otro lado, veo que también es una buena noticia para Grabois, Hebe de Bonafini y los comunistas cubanos... al fin tienen su Papa y su Iglesia. Si esa reforma dura en el tiempo, ya pueden ir dejando de lado los últimos restos de cristianismo, y declararse una agrupación comunista.

      Josef Yugasvilii

      Eliminar
  21. Wanderer ¿podría hacer un artículo sobre qué significa estar en comunión con Roma y cuáles son las incumbencias de la autoridad petrina?

    Sólo recuerdo lo que leí en el catecismo romano. Que para estar seguro de adherir al contenido de la fe cristiana hay que tener la fe de Roma. Pero no aclara demasiado eso. Ni qué hacer frente a documentos contradictorios que la misma Roma expide.

    ResponderEliminar
  22. Completo mi relato de hs. 13:16.- Cuando le pregunté a mi amigo obispo si eso que me contaba no iba en dirección contraria de lo que suele decir el Papa Francisco que los cambios se hacen desde abajo, se indician procesos, etc... que eso iba de arriba para abajo. Se sonrió y tomó mate sin decir nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice usted que ante su pregunta su amigo obispo "se sonrió y tomó mate sin decir nada". Claro, lo tomó por un inocente que no se dio cuenta que Bergoglio quiere dar vuelta la Iglesia como si fuera una media y reemplazarla por otra completamente ajena a la que siempre conocimos. Por eso no quiso abundar en detalles, él sabe que el plan de Bergoglio es una falsa iglesia. Y encima sonreía, ¿de qué se sonreía? Es evidente que su amigo perdió la fe (si es que alguna vez la tuvo). Y junto con la fe también perdió el temor de Dios. Cuesta entender que por disfrutar del poder unos pocos años más no comprenda que se está ganando el infierno para siempre. Pero se ve que así es la apostasía. Y el hombre no está solo en este negocio, hay una legión de obispos como él que también perdieron la fe. Y todo por un plato de lentejas. Es una clara señal de que algo grande está por pasar. Y no será para nada agradable, lo podría asegurar...

      Eliminar
  23. ¡Francisco estaría muriendo de cáncer y en el Vaticano se preparan para el cónclave según NewsMax!
    https://mobile.twitter.com/newsmax/status/1468237821458718726

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible, porque se lleva hablando de ello hace tiempo, pero no es seguro.

      Tal vez eso explique la expediencia en quitar obispos que no le gustan (cosa que ni es cristiana ni es canónica ni es moral) y que sean tantos los defenestrados.

      Cuando le operaron, yo supuse que sería por cáncer de colon, una enfermedad bastante común en occidente, pero tendría que haber recibido también tratamiento de quimioterapia o radioterapia y no parece haber sido el caso (a no ser que efectivamente sea terminal y se considere el tratamiento inútil)

      En cualquier caso, y visto que se quiere asegurar la sucesión, justa penitencia por nuestros pecados, es mejor olvidarse de este señor y concentrarse en vivir la Ley de Cristo con intención, fe y devoción.

      Porque la salvación no depende de Bergoglio, sino de la redención de Cristo y del comportamiento del interesado.

      y cuando llegue el juicio en el Valle de Josafat, no valdrá excusarse con Bergoglio o Bergoglia, como tampoco valdrán los creiques ni los nosupes.

      (o como dicen los niños ingleses a la maestra: "el perro se comió los deberes")

      Eliminar
  24. Ayer leí que Francisco tiene un cancer de Colon degenerativo que lo debilitara pronto ; quién lo sucederá?

    ResponderEliminar
  25. Al fin y al cabo, por derecha o por izquierda, somos todos "papólatras", colgados de lo que Francisco dice o deja de decir. Lo cual es bastante lógico, ya que somos "modernos" y pensamos como "modernos". Como insinúa el León, nos aterra la realidad que nos toca vivir; y las quejas agrias y continuas sobre el tema manifiestan, entre otras cosas, la frustración reprimida y la añoranza por ese "papazo" que nos permita tener ideas "claras y distintas" sobre la Fe. Somos bastante racionalistas e idealistas. En nuestro subconsciente gravitan más las "personas" que las "instituciones", como decía Thibon. Somos "personalistas".
    Por ello quizás, perdemos objetividad: la verdad del objeto; el estropicio papal nos hace olvidar el "sensus fidei fidelium", el hábito de la Fe, ese don invalorable otorgado a la Iglesia, el cual, junto a las Escrituras y la Tradición emanan y subsisten en Cristo y por Cristo; olvidamos que el Magisterio es un ministerio carismático, enmarcado por estos y al servicio de aquél.
    En el fondo, no dejamos de ver a Francisco como el "caudillo" que traiciona la causa. Y de este modo, sutil e inconscientemente, asumimos estar enrolados en la armada Brancaleone y no en el Cuerpo Mistico de Cristo. Si Francisco es un perverso o un psicópata como dice el dr. (¿acaso el primero en 2000 años de historia?), no cambia un ápice la naturaleza de las cosas, que es lo único que nos deberia importar aunque nos sumerja en un mar de angustias.
    "Las cosas nos miden" y este pontificado desastroso quizás diga más de nosotros que del propio Francisco.
    No se pretende minimizar la crisis: se trata de darle el peso justo.

    ResponderEliminar
  26. El recurso canonico existe y tu te niegas a Creerlo. El Magisterio de la Iglesia decreto a perpetuidad que la eleccion de un hereje como papa es invalida y nula https://mercaba.org/MAGISTERIO/cum_ex_apostolatus_officio.htm

    ResponderEliminar
  27. ¿Cómo que algunos dicen que la Iglesia se está convirtiendo en una secta?
    YA HAN CONVERTIDO LA IGLESIA EN UNA SECTA.
    A nivel jerárquico es una secta como la copa de un pino. Con todas y cada una de las características de una secta. El seguidismo suicida del colegio episcopal (y de multitud de fieles) al líder de Roma hace palidecer al de los Testigos de Jehová a la Watchtower.
    Pero no nos equivoquemos. No es Bergoglio quién ha provocado esa mutación apocalíptica. Él es quien nos ha abierto los ojos a muchos que los teníamos cerrados, con o sin culpa.
    ¿O acaso hubo oposición episcopal al aquelarre infame de Asís, protagonizado por Juan Pablo II?
    Pues eso. Profanaron y profanan la fe católica a los ojos del mundo entero y los obispos callaron y callan como rameras de lujo bien pagadas por mantener en el anonimato de sus clientes.
    Si el día en que un Papa dijo aquello de "La Tradición soy yo" se le hubiera arrojado inmediatamente al río Tíber, nos estaríamos ahorrando todo esto. Ya es tarde.

    ResponderEliminar
  28. ..a los Papa anteriores.

    Ir por lo seguro, no hay mucho tiempo.
    Abrazos fraternos.

    ResponderEliminar