miércoles, 2 de febrero de 2011

Y cayó otro neocon. ¿Cuántos van?


Hace unas horas, un lector escribió el siguiente comentario: "La categoría de los neocon, bolsa donde se quiere meter a muchos católicos, vive en la mente de Wanderer, Ludovico y otros delirantes. Esta categoría esta hecha de mentiras, calumnias y medias verdades que pretenden extenderse como mancha denigrante a millones de católicos. Según tal imbecilidad los que Wanderer y Ludovico identifican como neocon defienden y encubren a Maciel en sus crímenes, y los no neocon son los únicos lúcidos que lo condenan. Simplificaciones estúpidas para cerebros minúsculos, deseosos de autoafirmación en su "pose" (no pasa de eso) católica".
Pues bien, pareciera que no hay tanto delirio porque acaba de caer otro fundador de un movimiento neocon. Se trata de Germán Doig, fundador de los Sodalicios de Vida Cristiana, a quien en las últimas horas le suspendieron el proceso de beatificación por abuso de tres jóvenes. Pueden leer la noticia aquí.
Lo curioso, y típico además, es que numerosos obispos y líderes políticos se dehicieron en loas a tal personaje "cuya vida no fue ejemplar", en palabras del P. Len, superior de los Sodalicios. El cardenal Karlic, por ejemplo, decía en una homilía en el quinto aniversario de su "tránsito": "Hoy queremos celebrar el amor de Dios en Germán. Queremos meditar su sabiduría, queremos meditar su amor, queremos meditar su persona, y así entender el misterio de su muerte, como debemos procurar entender el misterio de la Muerte de Jesús, " (El texto completo aquí) La página del Sodalicio se ha apurado en borrar todos los testimonios de nuestros pastores que, iluminados por el Espíritu Santo como corresponde a todo obispo según el diccionario neocon, reconocían en Germán un ejemplo de vida para los laicos católicos. Pero al Wanderer y sus amigos nada se les escapa y aquí pueden Uds. leer el caché, y enterarse de los consejos de nuestros pastores. By the way, el Sodalicio fue invitado a instalarse en Buenos Aires por el primado Bergoglio.

En fin, siguen cayendo. Y todavía faltan. Y falta el autóctono, aquel que pidió que destruyeran una fotografía porque podía entorpecer su futuro proceso de beatificación.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Sé que mi comentario es un poco marginal, pero a juzgar por su gramática, el tal padre Leng tiene una muy mala preparación cultural. Nótese como conjuga el verbo "haber" en esta declaración contenida en el link de este post:
"HUBIERION muchos testimonios para declararlo un hombre ejemplar, pero también HUBIERON muchos que nos llevaron a cerrar este proceso"
Qué mal formados están saliendo nuestros curas!! Un laico por el solo afán de riqueza y honores, estudia tres veces más de un cura medio.
Una pena.

Romino

Anónimo dijo...

Ojo que le caché no es eterno. Si quiere mantener esas cosas on-line, guardar y subir en algún blog...

Anónimo dijo...

Wanderer, estoy de acuerdo con la idea de que es posible identificar elementos comunes en estos nuevos grupos, y concuerdo en que muchos de tales elementos son negativos en cuanto representan una deformación del catolicismo.
Pero... me pregunto de verdad, ¿hay alternativa real a los neocon? No sé Ud. allá en Argentina, pero yo en Europa veo bien difícil encontrar un confesor (no director espiritual) bien formado fuera de los grupos neocon. (Al menos con ellos voy a la segura: conservan el concepto de pecado, están de acuerdo que la anticoncepción es mala, que la masturbación es pecado, etc.).
Vea Ud. las alternativas:
-los curas diocesanos: son un signo de interrogación, generalmente dependerá del seminario en que se formaron, y hoy por hoy no abundan buenos seminarios. Yo los veo un poco aburguesadones, poco luchadores, a veces le ponen más atención a los "derechos humanos" que a los mandamientos.
-los religiosos: creo que en general están en decadencia. No todos, pero para un hombre de a pie, como yo, se hace imposible distinguir quien camina derecho y quien torcido. Conversando con algunos superiores de institutos religiosos me he llevado cada lamentable sorpresa!!
-los tradicionalistas, en primer lugar son poquísimos, y en segundo lugar no son homogéneos. Aquellos con los que he tomado contacto por acá están tan preocupados de los trapos, las velas, y los aperitivos de sus "importantes relaciones sociales" que les queda poco tiempo para la espiritualidad.

Los neocon se acabarán sólo cuando se fomente un renacimiento de la vida de la Iglesia local, diocesana y particularmente parroquial, mientras tanto, no veo muchas alternativas a nivel institucional.
En la práctica lo único posible es una solución individual: buscar un cura bueno y recurrir a él cuando sea necesario ¿dónde encontrar a tal cura? No es tarea fácil, pero no es imposible; quien busca, encuentra.

Lalè

Anónimo dijo...

De todas formas, y sin conocer nada del Sodalicio, hay una diferencia clara respecto al caso Maciel: son los propios miembros de ese grupo quienes han parado la causa de beatificación cuando, al investigar la vida de este señor después de los testimonios sobre su doble vida, comprobaron que las acusaciones eran ciertas.

Dicho esto, parece que los signos de los tiempos indican que hay que revisar esas mini iglesias particulares con culto al fundador.

Anónimo dijo...

Para Ludovicus: ¿podría Ud. escribirle al Padre Scalese que ahora está pecando de tonto ingenuo, poniendo en duda los actos por los que M.Maciel fue condenado? Y empezó a comparar su caso al de santos perseguidos...
http://querculanus.blogspot.com

El Padre Scalese es recto, pero un poco tonto. Seguramente se sobrevalora. Suele opinar sobre cosas de las que sabe bien poco. Pero cambia de opinión cuando tiene mayores antecedentes. Aún así su opinión tiene bastante eco en el mundo católico italiano.

¡¡Ludovicus, hágale un servicio a la iglesia, para que este curita no siga hablando tonteras!!

(Puede escribirle a su email en italiano o inglés si puede. Pero el castellano, seguro que lo entiende).

Wanderer: este mensaje si quiere no lo publique, pero ojalá pueda leerlo ludovicus, quien está suficientemente informado para "ilustrar" al curita este.
Juañi

Anónimo dijo...

Justamente las denuncias y condenas contra esos sujetos suelen venir de personas y prelados que caerían bajo la misma categoría de Neocons.

En ese punto esta lo delirante de la categorización, estigmatización ý denigración que se pretende realizar sobre cientos de miles.

Es como igualar defensa de la Misa Tradicional con ser tradicionalista o lefebvrista. Una sinécdoque impropia.

Es tan arbitraria la categoría que parece que Ratzinger fue neocon hasta Summorum Pontificum y la condena de Maciel, y ahora sería otra cosa.

Sds.

Anónimo dijo...

Romino dijo: "Un laico (...)estudia tres veces más DE un cura medio (...)¡Qué mal formados están saliendo nuestros curas!!" Y, si Ud. es un laico, también nuestros laicos, Romino.

Rolando

Anónimo dijo...

Wanderer, su inteligencia esta disminuyendo.

Por este post parece que la prueba del error de los neocon (todos los que caen en ese grupo) es que hay (nuevos) casos de pederastia entre fundadores de movimientos o congregacionese que serían afines (conforme cierto criterio) a una línea neocon.

Pregunto, ¿Si mañana encontramos(digo, sé que es una hipótesis imposible, impensable, una locura), al fundador o iniciador de una orden o congregación tradicionalista con crímenes similares, estaríamos ante la prueba irrefutable de que esa línea de pensamiento dentro de la Iglesia es indefendible o condenable? ¿Que tiene que ver una cosa con la otra?

Diría que el léxico neocon antes posteado refleja muy bien una mentalidad criticable y hasta denostable bastante común en la Iglesia (no solo entre los neocones), pero subrayaría que miles que entrarían en la categoría de neocons están en las antípodas de pensar y actuar como ahí se caricaturiza.

Ahora, equiparar ya neocon a "fundador pederasta y su encubrimiento" desciende al lugar de la calumnia que generaliza por motivos religiosos, comportamiento propio de fariseos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Es evidente que no estamos ante una anomalía estadística, sino ante una constante que denota el abuso de poder omnímodo al interior de una organización, fundada en una teología voluntarista y una antropología desviada, donde se busca la aniquilación del subordinado por medio de la robotizaciòn de la voluntad. El binomio Fundador narcisista-miembros masoquistas implosiona en actitudes bizarras y aberrantes. El irracionalismo permite cubrir estas manifestacione bizarras, por medio de la obediencia ciega y el recurso nominalista a una voluntad divina inescrutable. Al no haber una regla de ortopraxis que regule objetivamente la relación, no hay parámetros más allá de la propia persona del Fundador, que es ley para sus súbditos.

En situaciones extremas, este abuso de poder se exterioriza en abuso sexual. Voilà.

Anónimo dijo...

Los grupos neocons son creadores de estructuras (mentales y prácticas) de vulnerabilidad. Si a eso agregamos un superior perverso tenemos la tormenta perfecta.

Wanderer dijo...

Anónimo de las 16:09: Es probable que mi inteligencia esté disminuyendo... los años pasan, ¿vio? Pero me parece que no soy el único. Creo que la gran mayoría de los lectores del blog entendió qué es lo que se quiere decir en este tema. Lea el comentario que acaba de publicar Ludovicus. Probablemente entiendo un poco más. Si no es así, avíseme, y se lo explico con naranjas.

Anónimo dijo...

Romino, esa forma de conjugar "hay" en los distintos tiempos en plural parece que es un error no sólo del P. Leng, sino también de la zona cuyana, a juzgar por algunos textos de gente bien preparada intelectualmente que también la utiliza. Pero en la universidad, salvo, espero(?), en la de facultad de letras, no se inquietan por enseñar a expresarse con corrección.

Lo mismo dígase del anglicismo "al interior de", en lugar de "dentro de", o "en el seno de".

Y perdón por las comparancias.

GMPedantoni

Anónimo dijo...

Rolando, soy cura.

Romino

Anónimo dijo...

La reacción oficial de la institución no ha reiterado la deplorable justificación corporativa de la Legión:

http://www.noticiasdelsodalicio.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1118 ?

Anónimo dijo...

Estimado Pedantoni,
Me parece un poco extraño que "la zona cuyana" conjugue mal un verbo. Quizás Ud. quiso decir que es un error propio de "las personas que viven en la zona cuyana". Por otro lado, según entiendo, el error no sería conjugar mal "hay", que es una perífrasis verbal, sino conjugar mal el verbo "Haber". Probablemente fue eso lo que Ud. quiso decir.
El Alfredo y la Mirta, lectores cuyanos del Wanderer.

Anónimo dijo...

En la zona cuyana hay tantas aberraciones y desviaciones que esa diputa gramatical y lingüistica que están manteniendo algunos comentaristas no llega a ser ni un juego de niños

Andrea

Anónimo dijo...

"Sé que mi comentario es un poco marginal, pero a juzgar por su gramática, el tal padre Leng tiene una muy mala preparación cultural"

A estas alturas me preocupa más la santidad del sacerdote que una falla de dicción. ¿No está fijándose en la pajita?

Beatriz

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Juañi, el padre Scalese tiene a su disposición la web. Con unas horas de investigación en internet puede saber perfectamente quién era Maciel. Basta con ver al padre Felix Alarcon Hoyos o a José Barba, contando sus desgraciadas peripecias, llorando.

Y si no quiere saber la verdad, que se joda. Asi de simple. Contra facta et contra stulti non sunt argumenta.

Cordialmente.