miércoles, 7 de enero de 2015

Manifestación



 Recostado en el seno de Dios Padre
-el Verbo sin principio y sin ocaso-
el Verbo se hizo carne.
De Su trono real e inescrutable
volvióse el Emmanuel de la ternura,
del llanto, los pañales.
El Lucero radiante de la aurora
acampó entre los hombres una noche
de ensueños y de gloria.
La noche original en que su antorcha
de  luz purificada nos redime,
nos hiere, nos asombra.
El Niño más antiguo de los siglos
despertó su ilusión en un pesebre
secreto y desprovisto.
Y todo nuestro valle amanecido
enmudeció de amor por el Amor
de un Dios que se hizo Niño.

El Poeta


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa imagen, y bello poema. Gracias

C della JONS dijo...

Gracias Poeta porque siempre pones la palabra unida a otra en exacta armonia apareciendo el verso, como si siempre hubiera estado escrito.
C de la J.O.N.S.

El Cocinero dijo...

Gracias Poeta por unir las palabras unas con otras como si hubieran sido creadas para su poesia.
Dios lo bendiga eternamente

Anónimo dijo...

Apreciado Don Guander

Muchas gracias por esta Poesía Vertical y de Promesa.Como se dijo ayer pareciera que siempre hubiera estado Ahi.

Puestero del Oeste