miércoles, 13 de julio de 2016

Con quemante angustia

por Ludovicus
Una de las ventajas de tener un Presidente dotado de nonchalance es que ocasionalmente escapa a la corrección política. Contrariamente a la opinión de tantos bienpensantes, me parece un hallazgo del habitualmente discreto y opaco discurso de Macri dirigirse al rey de España y mencionar la "angustia" de los Congresales de Tucumán ante la decisión de declarar la Independencia. Una mención tan revulsiva como brillante. Qué mejor término que "angustia" para definir el sentimiento de quienes se separaban de la corona. La independencia prematura inauguró más de medio siglo de anarquía, luchas y disensiones civiles escandalosas. Nos forzó a adoptar moldes institucionales inadecuados y mendigar protectorados bizarros, desde un inca hasta una princesa portuguesa pasando por la corona británica, nos sumergió en utopismo revolucionario estéril y en un republicanismo a la francesa, irreligioso y anticonservador, que nos aisló del civilizado mundo monárquico europeo.
Atrasó las ciencias y las artes, colmó de sangre nuestras provincias, generó la anarquía del año 20, endeudó al país con proyectos desatinados, desarmó familias y dilapidó las energías en luchas heroicas, sí, pero a la postre tan inútiles como arar en el mar, como reconoció un responsable de las guerras americanas. Sigo: nos desorientó estratégicamente frente a un Brasil que gestionó su emancipación con mucha mayor madurez y respeto institucional. Consagró el contrabando, sentó las bases para la irresponsabilidad fiscal, dejó inermes a nuestros hermanos indígenas; abrió una grieta entre la civilización y la barbarie, entre la Ilustración y la Tradición, entre las elites y el pueblo. Generó personalismos idolátricos y laicismos también idolátricos. 
Si hasta el presidente de ese mismo Congreso, unos años después, terminó encontrando su "destino sudamericano" degollado por las huestes de un fraile apóstata. Triste símbolo que ciertamente causa angustia al leer el Poema Conjetural.
A pesar de la gloria, a pesar del coraje, a pesar del sentimiento quizás poco templado por la razón de la búsqueda de la emancipación, cómo no iban a sentir angustia.

82 comentarios:

el pibe de rivendel dijo...

Somos compatriotas, a lo sumo, de quienes compartan con nosotros las mismas ideas basales.
Negarlo con fundamento en la caridad, según sea la intención, puede tener algo de cierto, pero en general tiene más de bobo.

Sebastián dijo...

Estimado: Celebro el comentario. A los argentinos, siempre indigentes de sentido histórico, nos hace bien volver cada tanto la mirada al pasado. Si celebro el comentario, propongo cuidadosamente una objeción. No sé a qué angustia se habrá referido Macri pero si comprendo su explicación al respecto y yendo sin dilación a la objeción mentada diré que todo lo que usted señala allí, ese cuadro horrísono que parece ser la historia argentina del siglo XIX, estaba presente muchos antes de la firma del Acta por los diputados presentes (no se olvide que faltaban muchos, de provincias importantes). Quiero decir, la Independencia (no comprendo la adjetivación de "prematura", en historia no hay atrasos ni adelantamientos) no es causa suficiente para explicar el acontecer patrio hasta, al menos según su análisis, los años '50.
Hay mucha tela para cortar a este respecto, sólo doy un parecer.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Noté lo dicho por Macri al Rey en su momento y pensé, a diferencia de Ludovicus, -qué bolú, por querer quedar bien con el Rey se fue de boca y cayó en lo políticamente incorrecto-. Fue un lapsus, una gaffe. Ni por pienso pensaba en lo que hilvana Ludovicus a partir de sus dichos.

Por más que Ludovicus se esfuerce en tratar de pegar la figurita de Macri en el álbum de los buenos, no encaja. No hay caso, es de otro álbum, de Pókemon.

Nick

Anónimo dijo...

Los países americanos son el fruto de una conjura masónica, cuyo fin principal era desarticular al Imperio Español y, al mismo tiempo, hacer sus negocios imperiales de signo propio.
Que ése haya sido el origen, no cambia el hecho de que hemos nacido en un país formalmente independiente.
De manera que estamos en el medio del océano y no queda otra que remar para adelante. Guste o no. Se quiera o no.
En 200 años tuvimos grandes maestros del horror. Peronismo de todo tipo, lo más reciente.
Tiranías liberales, también.
Gobiernos payasescos, también.
Sólo falta establecer una verdadera aristocracia y que gobiernen los mejores. Que hagan casi todo lo contrario de lo hecho y que, de una vez por todas y para siempre, la Ley sea más que un simple papel voluntarista e hipócrita.
Empezando por las leyes divinas y la natural.
Todo lo demás vendrá por añadidura. Como fue que vivieron la corrupción, la miseria y el atraso de la mano de los últimos gobernantes. Los que todos sabemos.
Memorioso Nobizco, titular del Instituto Nomientanmas, investigador de Angurrientos Ocurrentes de la Orden del Kurro y El Bolsón.

Jorge Rodríguez dijo...

Con la historia de Billiken que sabe la mayoría no me extraña que a muchos le haya malsonado lo de Macri. Una historia que empezó con el fusilamiento de Liniers y siguió 200 años en la misma línea no es mas que para angustiarse.

Sebastian dijo...

De acuerdo en general Memorioso, pero quizás la cuestión sea un poco más compleja que el fácil expediente de la "conjura masónica" pues masones había por doquier, incluso en el Imperio Español que -según usted se desarticuló a partir de 1816 y que, según otros, venía desarticulándose solito desde (al menos) principios del Ochocientos. La destrucción de la Idea Imperial no fue responsabilidad de los reinos de Indias sino ocurrencia española.
Lo de la aristocracia suena lindo pero contradictorio. No puede haber aristócratas en una nación inventada por masones. Si hay un requisito de la prosapia aristocrática es el del reconocimiento auténtico, respetuoso y exultante de las raíces patrias, de la tierra de los padres.

Anónimo dijo...

Viva la Meritocracia!

CLAMOR dijo...

Genial, Ludovicus, haciendo rabiar (una vez más) a los nacionalistas, cantándoles unas cuantas verdades.

Aunque ellos seguirán con su leyenda rosa de la "Revolución tradicionalista" que les contó el Lobizón.

Anónimo dijo...

Qué loco. Andá a saber quién le sopló qué y por qué para que diga eso: si por el reichucho presente, por algún negocito en puerta, por alguna estadística de ocasión. Macri no pasó de Astolfi. Aplicarle a él ese tipo de especulaciones es estúpido. Usarlo a él para hacerlas, también. Y lo más estúpido es condensar dos siglos en veinte líneas, viciadas de contradicciones. Es mejor Astolfi, siendo pésimo. El único que tuvo alguna angustia fue Castañeda, y no le dieron bola. Faltó: "Por culpa de los caudillos, de los peronistas y del congreso de Tucumán, nos perdimos desembarcar en Normandía". La independencia fue un proceso masónico de punta a punta (que también sostenía y sostiene varias coronas europeas). Las coronas cristianas cayeron por traición interna, la rebelión externa vino después. Ahí tenés la Europa que nos perdimos. Y olvidate de Mauricio, dejalo tranquilo. A Mauricio dejalo viajar, mirar partidos, llegar tarde a los desfiles, cazar kakas. Mirá si se decide a gobernar: nos hace mierda más rápido. Bastante trabajo tiene con rendirle cuentas a los nonchalance del mundo.

Alberto Galán, aspirante al Bailando, dupla Galán-Carrió

Cacho dijo...

Genial CLAMOR festejando el liberalismo, el mismo que nos legó la España corrupta del abdicador luego arrepentido.

Anónimo dijo...

Clamor... su comentario irreverente lo pinta de cuerpo entero.
¿Acaso usted a estudiado y fundamentado con fuentes lo que dice, tal como el Lobizón lo hace en cada una de sus publicaciones?
Y respecto de su desprecio a los nacionalistas: también lo pinta de cuerpo entero. Sin el nacionalismo argentino, la Iglesia Católica que peregrina en estas tierras no tendría el andamiaje intelectual que tiene... que lo recibió principalmente de las grandes figuras del nacionalismo (Castellani - Meinvielle - Irazusta - Genta - Sacheri - Caturelli - Sáenz - Ezcurra - y un largo largo etc).
No hay nada que hacer: la ignorancia es insolente.
ReRah Neriano

Anónimo dijo...

ReRah Neriano, su argumentación es tan débil como su ortografía. Usted dice sin ningún fundamento que la Iglesia argentina recibió su andamiaje intelectual del nacionalismo. ¿No será al revés? Más aún, ¿cuál es el andamiaje intelectual del nacionalismo? ¿Tiene alguno? Escribir innumerables libros de historia copiando hasta el hartazgo solamente los documentos que convienen para probar las propias tesis, no es muy serio que digamos.
Por otro lado, usted mete en la bolsa del nacionalismo a intelectuales que no lo fueron. Castellani aborrecía con toda justicia a los nacionalistas, y Caturelli de ninguna manera podría ser incluido en ese grupo.

Anónimo dijo...

"La independencia prematura inauguró más de medio siglo de anarquía, luchas y disensiones civiles escandalosas."

La anarquía, luchas y disensiones civiles escandalosas no fueron inauguradas por la declaración de independencia. Por ejemplo, la evacuación de Montevideo por las tropas directoriales porteñas, haciendo explotar el polvorín y provocando así la muerte de 100 civiles, ocurrió el 25/2/1815.

http://www.elobservador.com.uy/cuando-montevideo-fue-territorio-porteno-n280982

Anónimo dijo...

La estrategia paisano-masónica maneja tres herramientas: las necesidades humanas (con las que siempre se puede contar), las estupideces humanas (con las que siempre se debe contar) y el secreto; y tiene como fin último la deconstrucción de todo imperio cristiano, no sólo en su formulación visible y real (que ya no existe) sino cualquier rastro o secuela de él en la vida de las naciones extraeuropeas a las que la decadencia dio origen. Eso en pocas palabras. Las independencias fueron una etapa de este desarrollo, más que bien cumplida. Independencias que quizás no hubo forma de evitar, desde que las coronas cristianas ya se estaban rindiendo. El diablo mueve sus piezas con paciencia y sigilo. Encima acá tuvimos rivadavias y sarmientos para tirar al techo. Lo más terrible de este itinerario no fue la ausencia de una correcta institucionalidad (sólo en pequeña medida) sino la brutal presencia de la inmoralidad, que es ese golem social amasado con necesidades aparentes e idioteces sólidas, entre las cuales la mezquindad y la traición son las niñas más bienamadas. Inmoralidad que no consiste solamente en hacerle daño a otro, sino en esquivar y repudiar lo que la vida tiene de dramático y de épico, en fin, de crucial, porque ese "tonito" es el que nos impide disfrutar del bienestar, del signo incruento de la guita, de los entuertos aldeanos y del cielito de la caridad dominguera. En fin, el imperio cristiano ya no está ni estará, así que: a prepararse para el imperio... Pero ojo al piojo con el fin de los tiempos, no sea que conserve ese gustito a tradición rústica, o a nacionalismo neocón. O al pinche rótulo que le quieran poner para trazar prolijas avenidas mentales.

Alex

Juana dijo...

Nonchalance del mercachifle avaro, carente de toda magnanimidad, honestidad y nobleza. ¿Qué decir?
Creo más bien que lo de la angustia emancipatoria es pura imbecilidad new age. El noncaler provenzal que nos llega del latín y nos lleva al francés y al inglés, está separado de la idiotez y la cortedad de ánimo por una muy delgada línea. He ahí su atracción y desafío.
Luego, nota bene, pocas casas reales tan decadentes como la de los Borbones.
El resto del post es opinable, por supuesto, pero bastante flojo de papeles históricos. El muy bello "Poema Conjetural" borgeano ofrece una hipótesis histórica y sabe salir de ese laberinto para internarse en el drama y la perplejidad de una vida, de una muerte.
La contracara de lo dicho no puede ser el nacionalismo de cualquier laya, que es algo al menos risible. Entre las cosas interesantes que se ofrecen a la reflexión en las primeras décadas del XIX por estos lares, está el concepto de "pueblos"..un noción medieval, que privilegia la relación entre justicia y derecho, y no al revés, con lo cual deja a la autoridad y al principio de soberanía sujetos a una noción de justicia que piensa a la humanidad como una totalidad moral, allende fronteras. Fr. Francisco de Vitoria supo pensar con maestría sobre este y otros asuntos.

Anónimo dijo...

Lo de la Revolución de Mayo de 1810 -y la novedad que esta implicaba- habría que matizarlo. A los efectos prácticos, el Imperio Español reconoció que no tenía soberanía absoluta sobre Buenos Aires en fecha tan temprana como 1622, cuando tuvieron que instalar en Córdoba una 'Aduana Seca', para tratar de proteger al Perú del descontrol que era este puerto, manejado por contrabandistas y cristianos nuevos.
Luego de Utrecht, si la memoria no me falla, vendría la autorización a buques británicos en emergencia náutica de refugiarse en Buenos Aires, entregando a cambio su mercadería, que sería rematada. Esto -por supuesto- se convirtió en un comercio masivo apañado y controlado por las autoridades de la Ciudad, con enormes flotas mercantes inglesas en la Colonia del Sacramento a la espera de entrar en ‘emergencia náutica’ frente a Buenos Aires. Flotas que descargaban mercaderías o esclavos con destino al Perú -que se remataban en remates controlados- y que se llevaban de regreso plata peruana. Todo absolutamente librecambista, y pro-británico. Y todo gerenciado por las autoridades porteñas.
Más adelante aún, mientras el Virrey Ceballos hacía sentir el acero español a los portugueses en Río Grande do Sul, atravesaban las líneas enormes arreos de ganado con destino a Ouro Preto, centro de la minería del oro sudamericano, para proveer alimento a los esclavos de las minas portuguesas.
Todo esto lo cuenta de forma bastante amena Daniel Larriqueta, en sus libros 'La Argentina Renegada' y 'La Argentina Imperial'.

ávido lector de todos dijo...

Caturelli es nacionalista confeso.
Difiere de otros.
Tiene cosas buenas (pero otras pésimas, como su conciliarismo furioso). Tiene libros luminosos y otros que dan sueño.

Al que no lo veo nacionalista es a Sacheri.

Castellani también lo era, aunque por momentos. Cuando se aburría dejaba de serlo.

Menvielle fue el más grande de nuestros teólogos y era nacionalista.

Y sin el Nacionalismo (por más de la inmensa línea media que lo integra), nuestro tradicionalismo argentino no existiría. O a lo sumo se integraría de 20 peronistas discípulos de Carlos Disandro.

A esta altura (tengo más de 40) me importa un bledo la política y la historia (la filosofía también), y en lo que es nuestra religión y su modo tradicional, el Nacionalismo resultó providencial y es de chancho no ser agradecido. Yo aviso nomás.

Jornadas dijo...

Sugiero la lectura de Etsi longissimo, habitualmente escamoteada por los nacionalistas.

https://es.m.wikisource.org/wiki/Etsi_longissimo_terrarum

Anónimo dijo...

Esto es una merienda de negros.
¿Acaso no habría que buscar la causa de la desintegración en la misma naturaleza del decrépito y liberal imperio español?
¿Acaso no merecía la muerte si lo comparamos con la gran construcción política de Isabel o Carlos V?
¿Acaso nuestros problemas se reduce a la visión "nacionalistas-americanista-rupturista" vs la visión "españolista-carlista-tradicionalista-continuista"

Esto es lo más pareciso a una disputa contra-factica de intelectuales incapaces de aceptar la realidad tal como le ha sido dada y obrar en consecuencia.
Es como si en la misma trinchera, los reclutas hubieran enloquecido y, mientras el enemigo los aplasta a bombazos, ellos creen librar la batalla decisiva al cocinar a balazos al camarada de al lado.
Es como el hijo que, ante la evidencia de su padre alcoholico, cree que se honra así mismo (y zafa) deshonrando a su miserable progenitor, sin percatarse que los lazos familiares lo trasciende, lo responsabiliza y lo obliga. No hay escapismo posible.

Se culpa al pasado por ser incapaces de asumir y "obrar" el presente.
Al menos aquellos tuvieron la fortaleza de arrostrar una empresa que, equivocada o no, en más de un caso les podía costar las cabezas. Quisiera saber cuánto de nosotros serian capaces de renunciar a nuestras plañideras y burguesas vidas de intelectuales "de la ortodoxia" para arriesga algo por el bien de la patria. Pero, cierto: el papel de adalides espiritualistas del "anti-triunfalismo" es una excusa conveniente y elegante para cualquier esfuerzo de magnanimidad y prudencia política. Es más fácil "dibujar" el pasado a nuestro gusto que aceptarlo tal como nos fue dado.

No nos vemos como "enanos sobre los hombros de gigantes" porque eso requeriría el tremendo esfuerzo de "empequeñecerse" ante la realidad del pasado histórico. De hecho, nosotros lo hubiéramos resuelto mejor.

Lo dicho: cosa de reclutas. "¡Fuego libre!"

Anónimo dijo...

Tampoco Sacheri era nacionalista. Y Meinvielle, no sé cómo se consideraba a sí mismo, pero para una gran parte de los nacionalistas no era de los suyos.

Anónimo dijo...

Muy bueno lo de Ludovicus. Pero lo suyo, CLAMOR, también parece leyenda. Y ¿sabe qué? cae en las mismas falacias que le achaca a sus contrincantes...sólo que están más prolijamente escondidas.

JF

Daniel dijo...

Wanderer:
Qué pena que a partir de hoy aparecen anuncios en su blog.

Uno de ellos, para contactar "bellas mujeres".

Espero lo pueda remediar!

Anónimo dijo...

Sería interesante un estudio de la Independencia Americana en un contexto más amplio, como guerra civil intra-hispánica. Porque de hecho, junto al proceso independentista se dispararon décadas de guerra civil entre conservadores y liberales, a ambos lados del Atlántico. Y gracias a ese proceso, la Independencia Americana pudo triunfar. Porque esa guerra civil pan-hispánica hizo que Rafael de Riego sublevara en 1820 en Cabezas de San Juan al ejército que España estaba enviando a recuperar América. Y seamos sinceros: es dudoso que en América hispana hubiese algo que militarmente se hubiera podido oponer a eso.

Anónimo dijo...

Antes de comentar, cada uno tendria q definir qué entiende por nacionalismo. Creo q se evitarian muchas discusiones estèriles.

El linyera errante

Cacho dijo...

Pío VII: otro susmiso a Napoleón, que sólo recién cuando cayó Napoleón pegó cuatro gritos. Tal para cual.

Anónimo dijo...


No todos los Nacionalistas Argentinos son Católicos , ... Hasta me parece una contradicción .... " Nacionalismo Católico .. " ....

La historia de Europa , desde siempre , fue una guerra perpetual , de principes Nacionalistas y Católicos contra sus hermanos , hermanas , cuñados , primos , padres ,vecinos ....

P...S...

Anónimo dijo...

El plan de los Libertadores similar al de Brasil existió. Lo propuso Ithurbide en México y San Martín en el Perú. El de este último implicaba hacer un gran reino católico independiente, formado por Peru, Chile y el Río de la Plata, con un Príncipe de la Casa de Borbon como monarca. Ese rey sería el Príncipe Don Carlos Maria Isidro de Borbon Parma y habría una suerte de acuerdo de doble ciudadanía y con ventanas comerciales para España.En ese acuerdo, San Martín tenía el apoyo de su hermano Justo Rufino, que trabajaba en la Secretaría de Guerra en España.Pueden encontrar más información acerca de esto en los libros de Lozier Almazán, Steffens Soler y Diaz Araujo. Recuerdo además que el Congreso de Tucuman fue católico, conservador y mayoritariamente monárquico. A San Martín los virreyes no le aceptaron el acuerdo, uno de ellos a instancias del masón y realista General Valdés. Del mismo modo Fernando VII se negó a recibir a los diputados argentinos que le llevaban una propuesta de paz basada en los principios del fidelismo fernandista y la autonomia de América, sin Independencia. El rechazo de estas propuestas, más la acción de Gran Bretaña, hicieron el resto: la disgregación de los antiguos virreinatos en 20 países, algunos de ellos absolutamente artificiales

Fernando Romero Moreno

Anónimo dijo...

A mi no me sale el aviso q se refiere. Si sale en infovaticana.creo q no depende del Blogger,me parece q es x el buscador. Puedo estar equivocado

Anónimo dijo...

Estimado Alex, creo que no lo termino de entender.

¿Qué quiere decir con "ojo al piojo con el fin de los tiempos, no sea que conserve ese gustito a tradición rústica, o a nacionalismo neocón. O al pinche rótulo que le quieran poner para trazar prolijas avenidas mentales"?

El fin de los tiempos tendría al tradicionalismo rústico y al nacionalismo neocón del lado de los buenos o de los malos?

Si estos fuesen buenos o malos, quiénes serían los buenos o malos del otro lado en el fin de los tiempos?

Tampoco entendí lo de los "rótulos".

Explíquese, por favor.

Margarita Vedia y Saavedra de Linares Quintana (recoletera vieja).

Wanderer dijo...

Daniel, gracias por advertirme acerca de los avisos. Yo no los puedo ver, pero agradecería que me avisen si a algún otro lector le aparecen a fin de buscar alguna solución, si es que de mi depende.

CLAMOR dijo...

Estimado Moreno: Gracias por el intento, pero va a ser que no. Lea más fuentes y menos lobizones.

"1º Para conservar el órden interior del Perú, y á fin de que este Estado adquiera respetabilidad exterior de que es suceptible, conviene el establecimiento de un gobierno vigoroso, el reconocimiento de la independencia y alianza ó proteccion de una de las potencias de las de primera órden en Europa, y es de consiguiente indispensable. La Gran Bretaña, por su poder marítimo, su crédito y vastos recursos, como por la bondad de sus instituciones, y la Rusia por su importancia política y podería, se presentan bajo un carácter mas atractivo que todas las demas: están de consiguiente autorizados los comisionados para esplorar como corresponde, y aceptar que el Príncipe de Sussex Cobourg, ó en su defecto, uno de los de la dinastia reinante de la Gran Bretaña, pase á coronarse Emperador del Perú. En este último caso darán la preferencia al Duque de Sussex con la precisa condicion que el nuevo jefe de esta monarquia limitada, abrase la religion católica, debiendo aceptar y jurar al tiempo de su recibimiento la constitucion que le diesen los representantes de la nacion; permitiéndosele venir acompañado, á lo sumo, de una guardia que no pase de trescientos hombres. Si lo anterior no tuviese efecto, podrá aceptarse alguna de las ramas colaterales de Alemania, con tal que ésta estuviera sostenida por el gobierno Británico; ó uno de los Principes de la casa de Austria con las mismas condiciones y requisitos.
2º En caso que los comisionados encuentre obstáculos insuperables por parte del gabinete británico, se dirijirán al Emperador de la Rusia como el único poder que puede rivalizar con Inglaterra. Para entónces están autorizados los Enviados para aceptar un Príncipe de aquella dinastía, ó algun otro á quien el Emperador asegure su proteccion.
3º En defecto de un Principe de la casa de Brunswick, Austria y Rusia, aceptarán los Enviados alguno de la de Francia y Portugal; y en último recurso podrán admitir de la casa de España al duque de Luca, en un todo sujeto á las condiciones expresadas, y no podrá de ningun modo venir acompañado de la menor fuerza armada.
4º Quedan facultados los Enviados de conceder ciertas ventajas al gobierno que mas nos proteja, y podrán proceder en grande para asegurar al Perú una fuerte proteccion, y para promover su felicidad.
Y para su constancia la firmaron en la sala de sesiones del Consejo, á 24 de Diciembre de 1821, en la heroica y esforzada ciudad de los libres.- José de San Martín.- El conde del Valle de Oselle.- El conde de la Vega de Ren.- Francisco Javier Moreno.- Francisco Javier de Echagüe.- El marqués de Torre Tagle.- Hipólito Unánue.- El conde de Torre Velarde.- El Ministro interino de Gobierno, Bernardo Monteagudo." (sic, la ortografía es la original)



Anónimo dijo...

Entre tantas cuestiones a considerar, ignorar la tarea del revisionismo sigue siendo, cuando menos, un antojo. Sería de provecho si la intención fuera mantenerse en el infantilismo binario. Esos malditos, los revisionistas –a los que todavía no entiendo bien por qué se les aplica el mote de nacionalistas pretendiendo desprestigiarlos–, demostraron con anticipación varios de los postulados que aquí se esgrimen a veces como novedades: la política hispanoamericana naufragó demasiadas veces en la obsesión por el comercio. Actitud que se aromó sobre todo con colonia inglesa, pero a la que ninguna corona del XVI en adelante se resistió mucho que digamos: el calvinismo cepilló el planeta. De nuestro lado, la fragmentación, la enemistad impostada (y alentada) entre los clanes, que más temprano que tarde terminaron siempre alternando entre oligarquías, y así hasta hoy. Nada que no esté en Aristóteles, en Polibio, en Santo Tomás. Perdidos los fines superiores, como el de los Reyes Católicos –propósitos de esos que ineluctablemente se pierden en los fragotes sociales y políticos, y en las decadencias y variaciones dinásticas–, nos fuimos quedando sólo con aquello que la modernidad consagra, con bendición kosher: la telaraña casuística de la ley (que siempre llega tarde al delito, como el regimiento de Rin Tin Tin), el oprobio de los ritos y los mecanismos sociales impuestos (amasando el hormiguero), el desprecio de las gestas, la burla de los grandes, la entronización de los miserables, la política descendida en economía y, con ese descenso ya establecido, la caída vertical de la religión hacia la política. Todo nos chupa hacia abajo. Reducidos a este individualismo vulgar, ya sin resistencia ni convicción, hacemos lo de costumbre: desear que nos dejen en paz y bregar por una institucionalidad correcta, mientras nos mudamos de tiranía en tiranía, que es lo único que se perfecciona. Tan viejo como el orín.

Alex

Anónimo dijo...

Ya que estamos con el tema del 9 de Julio, los invito a leer la biografía de JOSE FELIX ALDAO, a quien se le atribuye la responsabilidad de haber decapitado a Laprida. Un personaje extraño este Aldao, primero fraile dominico y después soldado de San Martín hasta hacerse General en Mendoza....y bastante despiadado el hombre !

Y ahora va el Poema Conjetural, de nuestro genio local.

El doctor Francisco Laprida, asesinado el día 22 de setiembre de 1829
por los montoneros de Aldao, piensa antes de morir:

Zumban las balas en la tarde última.
Hay viento y hay cenizas en el viento,
se dispersan el día y la batalla
deforme, y la victoria es de los otros.
Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.
Yo, que estudié las leyes y los cánones,
yo, Francisco Narciso de Laprida,
cuya voz declaró la independencia
de estas crueles provincias, derrotado,
de sangre y de sudor manchado el rostro,
sin esperanza ni temor, perdido,
huyo hacia el Sur por arrabales últimos.
Como aquel capitán del Purgatorio
que, huyendo a pie y ensangrentando el llano,
fue cegado y tumbado por la muerte
donde un oscuro río pierde el nombre,
así habré de caer. Hoy es el término.
La noche lateral de los pantanos
me acecha y me demora. Oigo los cascos
de mi caliente muerte que me busca
con jinetes, con belfos y con lanzas.
Yo que anhelé ser otro, ser un hombre
de sentencias, de libros, de dictámenes
a cielo abierto yaceré entre ciénagas;
pero me endiosa el pecho inexplicable
un júbilo secreto. Al fin me encuentro
con mi destino sudamericano.
A esta ruinosa tarde me llevaba
el laberinto múltiple de pasos
que mis días tejieron desde un día
de la niñez. Al fin he descubierto
la recóndita clave de mis años,
la suerte de Francisco de Laprida,
la letra que faltaba, la perfecta
forma que supo Dios desde el principio.
En el espejo de esta noche alcanzo
mi insospechado rostro eterno. El círculo
se va a cerrar. Yo aguardo que así sea.

Pisan mis pies la sombra de las lanzas
que me buscan. Las befas de mi muerte,
los jinetes, las crines, los caballos,
se ciernen sobre mí... Ya el primer golpe,
ya el duro hierro que me raja el pecho,
el íntimo cuchillo en la garganta.

Borges

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Alex, en toda America Latina falto lo que decia Castellani, "filosofia propia", nosotros nos quedamos con los desperdicios de una monaraquia española corrompida, y fuimos haciendo una amalgama de ideologias y pensamientos que nos dejaron a la deriva, hoy pienso en la historia de mi pais, que no es la Argentina, y no veo por ningun lado de la misma la presencia de aristoteles, san agustin, Santo Tomas; aqui todo se resume a mercanchifles coloniales y despues los liberales.

Mikael.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Se me escapa el punto de conexión con "Mit brennender sorge"...

Anónimo dijo...

CLAMOR: conozco ese documento, que trae en su apéndice Steffens Soler y que fue POSTERIOR al rechazo español de todas nuestras ofertas.No contradice lo que dije. Al no aceptar España lo propuesto por San Martín, se buscó un rey europeo, con dos condiciones: que fuera católico y viniera a garantizar la Independencia. No nos convertía en súbditos de ingleses, rusos o austriacos. Era una propuesta al más puro estilo tradicional, ajeno a los canones del Estado nacional moderno

Fernando Romero Moreno

Anónimo dijo...

Romero Moreno,
lo que usted trae es muy interesante. No me termina de cerrar por el lado de Justo Rufino. El hermano de San Martín militaba en España en el bando liberal. Tanto es así que, terminado el Trienio Liberal, debió exiliarse a París. Desde allí visitaría a su ilustre hermano en Londres y en Bruselas. Me cuesta imaginar a un enemigo de Fernando VII proponiendo al ultratradi Carlos María Isidro como Rey de las Provincias Unidas.

Anónimo dijo...

CLAMOR,
'Príncipe de Sussex Cobourg' me suena muy raro. ¿No será Príncipe de Saxe-Coburg-Gotha?.

Anónimo dijo...

Wanderer, desde mi ignorancia me alegro que su blog haya "convocado" al Sr. Romero Moreno.

Se aprende mucho con intelectos como éste.

Muy bueno.

Atentamente

El Aprendiz II


Andrea Greco dijo...

Para el Anónimo de las 13:17 y el Poema Conjetural de Borges, muy bien escrito como suele Borges pero en clave de "civilización y barbarie".

Mendoza tuvo también su “crimen de Navarro” (comparable al asesinato de Dorrego) cuando el 22 de setiembre de 1829 Francisco Aldao fue fusilado por los unitarios, en un episodio poco claro, que precedió a la Batalla del Pilar. Su hermano José Félx lo había enviado a parlamentar. No regresó. Se inició la Batalla al término de la cual José Félix se encontró que los unitarios habían dado muerte a su hermano violando las normas de un parlamento. Pasó a degüello a la mayor parte de los jefes entre los cuales murió Laprida. La cosa no quedó allí, pocos meses después en abril, luego de la derrota de Quiroga en Oncativo en febrero de 1830, fue depuesto el gobernador Corvalán (federal), reemplazado por Videla Castillo (unitario). Los principales jefes federales perseguidos por los unitarios huyeron hacia el sur, donde Juan Corvalán, José Aldao y Juan Agustín Maza entre otros fueron muertos en el “asesinato colectivo de El Chacay”, que el eufemismo liberal ha dado en llamar la “tragedia” o la “catástrofe del Chacay”. El tema ha sido estudiado por Morales Guiñazú, Díaz Araujo entre otros. Los federales fueron traicionados por un entendimiento entre los caciques, los pincheirinos y los unitarios, y así cayeron en una emboscada donde “la caballería india gira vertiginosamente evitando la salida de los sitiados. Perecen todos en medio de una muerte atroz acribillados a lanzazos, el Gobernador Corvalán, Aldao, Gutiérrez, Maza y todos los oficiales y personas comprendidas en el círculo de muerte… El degüello y despojo de las víctimas duró toda la tarde”, según el relato del historiador Narciso Sosa Morales. Alberto Ezcurra Medrano ha dado los nombres de la mayor parte de las víctimas, y los entretelones del entendimiento y las retribuciones posteriores, sindicando a Jacinto Godoy, padre el poeta Juan Gualberto, como el negociador.
Cada quien podrá sopesar dónde estaba la civilización y dónde la barbarie. Larga discusión.

Andrea Greco dijo...

Para CLAMOR acabo de enviarle una narración acerca del paso por las tierras de mendocinas del fraile dominico José María Torres, que no fue tan ejemplar como pretende su semblanza.
Parece que, como dice ud., hay que "leer más fuentes".

CLAMOR dijo...

Anónimo 20.36
Por eso aclaré que así estaba en el original. Obviamente es un error. La familia a la que se refiere San Martín es la de Saxe-Coburgo-Gotha o von Sachsen-Coburg und Gotha.

CLAMOR dijo...

Don Romero,

Debería hacerse ver lo de tradicional. Sacarse de la galera un rey inventado no tiene nada de tradicional.
Por supuesto que Fernando VII iba a rechazar esas propuestas disparatadas, refritos del carlotismo británico que habían abrasado todos los implicados en la fuga de Beresford y posteriormente miembros de la Primera Junta.
El proyecto de poner un rey en América distinto al legítimo había sido fogoneado por Londres desde el comienzo como lo hizo en Portugal, incluso prestándoles a los liberales la flor de Napier.

Anónimo dijo...

Estimado Romero Moreno,
he dado con un artículo de Prudencio Bustos Argañarás, que trae un antecedente al proyecto de San Martín que usted expone:
'A fines de 1814, el director Posadas envió a Belgrano y a Bernardino Rivadavia a España, con la misión de felicitarlo por su restitución en el trono y manifestarle “las más reverentes súplicas para que se digne dar una mirada generosa sobre estos inocentes y desgraciados pueblos, que de otro modo quedarán sumergidos en los horrores de una guerra interminable y sangrienta”. A causa de la actitud cerrada de Fernando, que se negó a recibirlos, Rivadavia y Belgrano le escribieron a su padre Carlos IV, exiliado en Roma, “a fin de conseguir del Justo y Piadoso Ánimo de su Majestad la institución de un Reino en aquellas provincias y cesión de él al Serenísimo señor Infante don Francisco de Paula, en toda y la más necesaria forma”.[15]
La petición, que fue llevada por el conde de Cabarrús, iba acompañada de un proyecto de Constitución para el Reino Unido del Río de la Plata, Perú y Chile redactada por Belgrano, cuyo artículo 1° disponía que “los colores de su pabellón serán blanco y azul celeste”.[16] Huelga aclarar que la petición no fue concedida, a pesar de las presiones que sobre el ex monarca ejercieron su mujer, María Luisa de Parma, y Manuel Godoy.'

Esta es la fuente:
Las banderas de Belgrano

Anónimo dijo...

Anónimo de las 20:33

Estimado: el dato sobre Justo Rufino lo trae Steffens Soler en su "San Martín en su conflicto con los liberales" y el de Don Carlos Maria Isidro de Borbon Parma lo menciona Lozier Almazan en su "Proyectos monárquicos en el Río de la Plata". Cordiales saludos

Fernando Romero Moreno

El de Brufaganya dijo...

En respuesta al primer comentario, aquél del Pibe de Rivendel:

Se es compatriota de quien, como Ud. y en tanto parte de una nación, comparte una unidad de origen y destino. Independientemente de la conciencia que tengan uno u otro respecto de ese origen y ese destino.

El trabajo es justamente descubrir y revelar esa identidad, para que se encarne en la conciencia de sus próximos. Sus compatriotas. Se trabaja con lo que hay, con la realidad.

Note que lo contrario, es decir la idea de patria desarraigada de la tierra, de lo próximo, es más propias de los idealistas revolucionarios que conspiraban desde Montevideo con cuanta potencia extranjera quisiera hacerse con alguna ventaja en estas tierras. Y ello, justamente porque, para ellos, compatriotas eran quienes compartieran sus ideas (lease, franceses). Y argüían en este sentido que, una concepción contraria llevaría al absurdo de considerar a las mismas bestias del campo son compatriotas (frase de algún Florencio Varela o símil). Es que la idea de considerar parte, a la chusma, era inconcebible; y ello diría también, fue el presupuesto de hecho para toda la política económica de Alberdi, y la consecuente desnaturalización de nuestra nación. Lo que nos lleva a escuchar ahora a Ud. usar el mismo argumento de aquéllo, pero alrevés. Estaba mal entonces, y está mal ahora.


Sin ánimo de ofender, que no lo conozco...

Anónimo dijo...

Al resto de los comentaristas:
El tema de San Martín y la Independencia es arduo y difícil de dirimir en un blog. Me remito a los últimos dos tomos de Díaz Araujo acerca del tema, como al de Caponnetto sobre Rosas, en el cual toca el tema a propósito de ciertos planteos de "carlistas argentinos". Entiendo que el tema tiene mucho de opinable. Es bueno un debate académico, con las fuentes documentales y bibliográficas bien estudiadas.
Cordiales saludos a todos

Fernando Romero Moreno

el pibe de rivendel dijo...

Los liberales no se sentían compatriotas de los que llamaron la barbarie y se entusiasmaron detrás de ciertas ideas. Yo, en cambio, soy parte de aquella chusma y carezco de todo entusiasmo hacia el futuro.

Cacho dijo...

Los "carlistas" argentinos son devotos de dos sometidos a Napoleón: Fernando VII y Pío VII. No hablo de vencidos por sino de sometidos a.

Viendo con simpatía el planteo carlista no parece aplicable a la realidad argentina. El romanticismo de borrar de un plumazo 200 años de historia no parece factible.

Eso no significa que apoyemos a los liberales que contruyeron nuestra historia. Pero esas ansias de esperar en un triunfo temporal de las buenas ideas obnubila la visión sobre la realidad. La nuestra es la que es. Y lo máximo para lo que nos da la cuerda es cambiar a los Kirchner por Macri.

Anónimo dijo...




Pio VII preso y victima de Napoleón .....

Anónimo dijo...

Hago notar a los monárquicos del foro, que la monarquía es una forma de gobierno que el Señor no eligió para Israel, y sólo se la concedió muy a regañadientes.

El de Brufaganya dijo...

Tiene razon. Yo tampoco.

Cacho dijo...

15 de julio de 2016, 19:31

Pío VII fue sometido a Napoleón. Por eso lo coronó y la noche anterior tuvo que "casarlo" porque estaba en concubinato.

Anónimo dijo...

No tiene nada q ver con el tema, pero es buena noticia: un cardenal le pregunta a francisco sobre Amoris Laetitia:

http://movil.religionenlibertad.com/articulo_rel.asp?idarticulo=50900&accion=

Alfonso Jesús Vivar

Anónimo dijo...


Cacho ..La Providencia , no permitió que Pio VII coronará a Napoleón que le saco la corona de la manos y se la puso el mismo ...
Y si e 30 días antes ( no la víspera ) lo caso porque estaba en concubinato , no veo ningún sometimiento …..
Que ha sido presionado , sí , pero no sometido ..

PBJ

Anónimo dijo...

...pero si eligió la monarquía para otros tiempos en que Europa daría buenos reyes anónimo 21:00, reyes que amaron al Señor, que le darían fruto a su tiempo.

Anónimo dijo...

21:00 NSJC no lo concedió a regañadientes, sólo les advirtió que no lo querían a ÉL como rey, pero muchos monarcas en Europa si lo tuvieron a ÉL como Rey.

Anónimo dijo...


PIDE QUE ACABE CON LA CONFUSIÓN
El cardenal Caffarra pregunta al Papa si la doctrina católica sobre el matrimonio y el pecado ha sido abrogada
En una entrevista concedida al Dr. Maike Kickson, el cardenal Carlo Caffarra, arzobispo emérito de Bolonia, pide al Papa que aclare la confusión creada por algunos puntos de la exhortación Amoris Laeitita y le pregunta si la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, el adulterio y los actos intrínsecamente malos ha sido abrogada.

INFOCATOLICA.COM

Anónimo dijo...

Anónimo de las 15:51,
me refería al Antiguo Testamento: Rey Saúl, etc..

Anónimo dijo...

Anónimo de las 15:48,
lo que yo digo está sustentado en textos revelados, en la Biblia para ser exactos. Lo que usted dice no está sustentado en texto revelado alguno. Lo más cercano podría ser Saint Remy. Pero Saint Remy vivió una vez terminada la Revelación.

Anónimo dijo...

Así como dices..

Anónimo del

16 de julio de 2016, 15:51..

Santa Juana de Arco dice a Carlos VII ...Tu es el Teniente de Cristo cual es Rey de Francia ...

Anónimo dijo...

yo también me refiero al AT anónimo 18:41

Anónimo dijo...

Reyes católicos anónimo 18:45 ¿en que mundo vive usted?

Cacho dijo...

PBJ:

Pío VII llegó a París el 28 de noviembre y la coronación fue bendecida el 2 de diciembre.

Por otra parte Pío VII ya se había sometido a Napeoleón con el concordato de 1801. Bendijo la coronación como emperador.

Qué otra prueba quiere?

Anónimo dijo...

Anónimo de las 20:15,
eso es revelación privada, y yo no estoy obligado a creerlo como verdad revelada. Sí estoy obligado a creer todo lo que está en la Biblia.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 20:50,
yo respondí al forista que mencionó a NSJC.

Anónimo dijo...



Excelente libro : de Jacques Crétineau-Joly, " L'Église romaine en face de la Révolution " ..Presentado por Mons. Lefebvre .
No de si existe en Castellano .....

P.S.

Anónimo dijo...

16 líderes provida de todo el mundo junto a Monseñor Ahtanasius y Fr. Linius Clovis, se unieron en éste, que es el clamor de muchísimos, para que el Papa corrija lo escrito en "Amoris Laetitia".
Me quedo con estas palabras de una de las mujeres, cargadas de profundo amor filial: "Santo Padre, hay tantas cosas durante su pontificado que han perturbado nuestras almas..."
https://www.youtube.com/watch?v=v9oqdzRlGaQ

Anónimo dijo...

Aunque estoy seguro de que hay quien pueda comentar esto más eruditamente, en principio la tradición que procede de Saint Remy o Santa Juana de Arco nos es ajena. Descontando que el poder procede de Dios, la tradición francesa hacía del Rey directamente el depositario de dicho poder, mientras que la hispánica consideraba que Dios depositaba su poder en el pueblo que a su vez delegaba su ejercicio en el Rey. Nunca en nuestro ámbito cultural se ha tenido al rey como vicario de Cristo en el plano temporal o algo parecido. Como mucho, el Rey, al menos en teoría, era un "mercenario" del pueblo. Nótese la ausencia entre nosotros de ritos de consagración de la persona real y la ausencia de insignias reales con significado cuasi mágico (como las guardadas en el tesoro de Saint Denis o, actualmente, en la Torre de Londres); al menos en la tradición castellana, que en definitiva fue la que informó la hispánica.

En el Siglo XVII eran comunes las discursiones entre franceses y españoles sobre la excelencia de sus respectivos reyes: aquellos reclamaban la primacía para los suyos basándose en que eran ungidos con óleo santo traído desde los cielos por manos de un ángel; y estos, para los que semejante cosa parecía disparate y el óleo, -en el mejor de los casos- oportuno para freír huevos, en la comunión entre Rey y Pueblo.

Olaveaga.

Anónimo dijo...



Desde Santa Clotilde hasta el Beato Carlos I de Austria , hay numerosísimos Santos , Beatos , Venerables , salidos de las casas reales de todos los países de Europa ( Reyes , Reinas , Príncipes )

Eso deja pensar que el Cielo bendijo estas Casas ( y gobiernos ) y estas familias …….

PS

Anónimo dijo...

Olaveaga:
Es un poco mas complejo,hay que distinguir épocas,, escuelas, etc. en el siglo xx Ortega con su España invertebrada, contribuyó a popularizar en ámbitos no cristianos, algo de lo usted menciona...en el que entre mezclado con intuiciones interesantes ese encuentran las ideas mas peregrinas
Pero, le recuerdo que en las 7 partidas el rey aun es vicario de Dios, sin perjuicio de que se recojan además la viejas teorías de los juristas romanos sobre el origen del poder

CLAMOR dijo...

Romero: El problema es que el trabajo del Lobizón es el alegato de un abogado defensor, no la investigación de un historiador. Minuciosamente, se dejan de lado cuestiones peliagudas (S.M. en Inglaterra), se desautorizan otras con las más disparatadas teorías (S.M. le pide a Pueyrredón que no use los tres puntos másonicos porque sabía que le leían la correspondencia [¡sic!]), se construyen teorías extemporáneas (tesis de Chuquisaca [toda una elaboración ex post]), etc. No es que se pida absoluta objetividad, cosa casi imposible, pero sí que se analicen las cosas de manera más o menos imparcial sin desautorizar las pruebas en contrario sólo porque contradicen "mi teoría" (no se cita jamás la deposición de los oidores, auditores y virrey o la carta de Liniers, acusando a la Junta de revolucionaria) o recurrir a argumentos adhóminem (P. Otero, Terragno y un larguísimo etcétera). (Y lo que pongo entre paréntesis son sólo cinco ejemplos entre cientos.) Pareciera que el Lobizón parte de los slogans de carácter evidentemente político de Julio Irazusta, Federico Ibarguren, etc., y preteden buscar "las pruebas" de la misma, sin detenerse a analizar la posición contraria, las dudas, etc. Como ha dicho en público, para él aceptar el carácter revolucionario de Mayo de 1810 y Julio de 1816, es hacerle el juego al enemigo; hacer historia, es hacer política. ¿Y la búsqueda de la Verdad dónde queda?

Benign_o dijo...

El Domingo pasado (10 de Julio).
El Cura en vez de sermon, leyo una "carta" de la Virgen Maria a la Patria en su 200 aniversario de la Independencia.

La misiva en cuestión estaba llena de lugares comunes y cliches.

Sigo sin entender en donde la buena doctrina cristiana dice que la independencia era un requerimiento necesario para la salvacion de las almas.

A mi entender, ninguno de los dos bandos (el realista o el revolucionario) enarbolaban los valores cristianos.

A eso hay que sumarle el claro corte mason de muchos de los patriotas libertadores y las terribles injusticias y actos definitivamente no cristianos - como por ejemplo el hecho de pasar por las armas a cinco jefes de familia que se negaron a abandonar sus casas en el exodo jujeño, ordnenado por quizas el mas santo de todos los patriotas, Belgrano, quien sin ningun lugar a dudas se pudre hoy en el infierno junto con San Martin y otros masones varios - de los generales de ambos bandos.
Los que curiosamente decian a la vez ser Catolicos.
El enemigo no era ni el Islam, ni los protestantes sino que eran otros mismos Catolicos, y en ambos bandos en las Ilgesias, los Curas justificarian la guerra en defensa de cada bando respectivo.

El concepto de Patria Moderna es un invento del modernismo post-revolucion francesa y no justifica ni el derramamiento de una misera gota de sangre.
Es un invento de cuatro gatos locos, movidos por la avaricia del comercio con Inglaterra y de ideas masonicas y anticristianas que buscaban el provecho propio, nada mas y nada menos.

El resto es historia.

Benigno.

EM dijo...

Benigno:
leí esa "carta de la Sma. Virgen" en internet.
* Primero de todo el recurso literario es muy peligroso. Cómo uno se va a tribuir ser la Sma. Virgen? Ya es un problema hacerse llamar Borges o Chesterton, pero eso raya con el 2º mandamiento.
* Segundo: se supone que el que escribe la carta es un cura de buena línea. Por favor.

* Tercero: adhiero a su análisis que parece más sereno que los que hacen los seguidores de los diversos bandos.

Anónimo dijo...



De terror esa carta ....Pero puede ser que el Sacerdote que la publicó , tiene alguna idea que personalmente no alcanzo a discernir ..

BP

Anónimo dijo...



Benigno:..

Te sigo apoyando ..

P...S...

Anónimo dijo...

Acabo de leer esa carta, y estoy en la duda si no será un chiste. La verdad es que es un disparate. No solamente porque un curita se pone a prestarle palabras mal dichas a la Santísima Virgen, sino la coloca tomando partido por una versión u otra de la historia argentina, como si una fuera buena y la otra mala. ¿Defiende a San Martín? ¿He leído bien? ¿Todavía hay alguien que pueda negar que San Martín fue un masonazo traidor a su legítimo rey? Sí, ya sé, el Lobizón, pero nunca le escuché una refutación al plan Maitland.
Un papelón!

Anónimo dijo...

verdad que coronar un inca como Monarca suena bizarro, ¿pero no hubiese sido lo mejor?
A la traumática y angustiante independencia de la Madre Patria con el cambio que ello conllevó, se le debió sumar el cambio de régimen político hacia un republicanismo también bizarro por extraño a nuestras tradiciones.

Anónimo dijo...

con la autoridad que me confiere ser septima generación de rioplatenses, pregunto a Ludovicus: ¿cómo se encuentra hoy Expaña? ¿a qué seguir después de la llegada de la dinastía borbona bajo sus faldas?

Ludovicus dijo...

Estimado rioplatense viejo, su argumento prueba demasiado. Yo le podría repreguntar a qué seguir después de la llegada de la dinastía Kirchner.

Anónimo dijo...

CLAMOR: coincido en que lo primero es la Verdad. Y le concedo que ciertos análisis de Diaz Araujo fuerzan la verdad de los hechos. Sin ir más lejos, Diaz Araujo no logra convencerme con lo de las "desmemorias" de Saavedra. Pero a la par, no me convencen tampoco algunas tesis de Corsi Otalora, Ullate Fabo, Julio Gonzalez o las más antiguas de Don Federico Suarez. Me refiero solo al tema de las independencias americanas, que en lo demás creo que hay comunión de ideales. Por el momento me convence más la tesis nacionalista. Pero no es para mí un dogma de Fe ni un tema cerrado. Lo sigo estudiando y con el tiempo Dios dirá cómo debe decantar el asunto. Creo que no se puede hacer historia en base a prejuicios. Eso vale tanto para nacionalistas como para tradicionalistas. Cordiales saludos

Fernando Romero Moreno