domingo, 7 de febrero de 2021

Otra vez Zelig-Bergoglio

 

En los último días varios blogs amigos han mostrado su preocupación por algunas afirmaciones del Papa Francisco. El 30 de enero se dirigió a un grupo de obispos y sacerdotes italianos con un discurso en el que elevó al Concilio Vaticano II a la categoría de super dogma de la Iglesia católica, ocasionando la paradoja de que un concilio que en repetidas ocasiones declaró que no era dogmático sea elevado a un dogma comparable al de la Santísima Trinidad. Por otra parte, el 1 de febrero se reunió con representantes de la agencia americana Catholic News Service a quienes les aseguró que “La Iglesia en Estados Unidos está muy viva, muy muy viva. Quizás haya grupos tradicionalistas, pero también los tenemos aquí en el Vaticano. Esto se cura”. El 4 de febrero, frente al gran imán de Al -Azhar Ahmad Al-Tayyeb, presente en Abu Dhabi junto al jeque Mohammed Bin Zayed y el secretario general de la ONU, António Guterres, con motivo del Día Internacional de la Hermandad Humana, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, dijo“Hoy no hay tiempo para la indiferencia. No podemos lavarnos las manos, con la distancia, con el descuido, con el desinterés. O somos hermanos, permítanme, o todo se derrumba. Es la frontera» [una nueva interpretación de la parábola evangélica de las dos casas: aquella firme construida sobre roca es la que se edifica sobre la fraternidad universal (¡)]. No serían para menos, entonces, las preocupaciones que cualquier buen católico experimenta frente a estos últimos dislates pontificios y serían necesarias todas las armas teológicas y dialécticas para deshacerlos.

Sin embargo, el problema está en reaccionar frente a lo que dice o hace el Papa Francisco como se reacciona frente a una persona honesta y psíquicamente equilibrada, lo que no es su caso. La situación me recuerda un chiste que solía contar un humorista argentino: Llega a un manicomio una inspección del Ministerio de Salud. El director los recibe y les muestra las instalaciones. En el jardín observan que un grupo de locos han formado un trencito entre ellos, y recorren el predio imitando el ruido de la locomotora y dando silbidos. El inspector dice: “Se ve que divierten con este juego”. A lo que el director responde: “Sí, se divierten, el problema es la molestia del humo”.

Bergoglio juega al trencito desde que comenzó su pontificado. El problema lo tenemos nosotros que discutimos sobre los efectos nocivos del humo que expele su tren.

Bergoglio es un gran simulador, una especie de Zelig elevado al trono pontificio. Aprendió esas difíciles artes con los buenos padres de la Compañía, expertos históricos en el tema, y las aplicó con éxito a lo largo de toda su vida. Simuló ser conservador para que el cardenal Quarracino y buena parte de los prelados argentinos lo hicieran obispo y luego arzobispo de Buenos Aires (relatamos aquí el caso), y simuló ser un nuevo San Francisco de Asís que renovaría la Curia, sanearía sus finanzas y abriría las puertas de la Iglesia al mundo contemporáneo a fin de que el Club de San Gall y sus cardenales electores lo hicieran Papa. 

A los argentinos nos resulta más fácil entenderlo y reconocer sus malas artes, por ser justamente argentino, porteño, peronista y jesuita. La combinación es altamente tóxica. Bergoglio aprendió del general Perón a decirle a cada uno lo que quiere escuchar. Del propio protagonista escuché la siguiente anécdota: el 10 de diciembre de 2010, vísperas del primer viaje que harían familiares de soldados caídos en la guerra de Malvinas al archipiélago, se celebró una misa en la catedral de Buenos Aires presidida por su arzobispo, el cardenal Bergoglio. El joven organizador de la empresa, poco antes del inicio de la ceremonia, se dirigió a la sacristía. Enseguida llegó el cardenal quien lo llamó y le preguntó a quemarropa con la hosquedad y el mal genio que lo caracterizan: “Decime quiénes están”. El joven le dio el nombre de personas y organizaciones que asistían a la misa, todos ellos conspicuos representantes del nacionalismo católico argentino. Poco después, en la homilía, Bergoglio hizo una larga alabanza de todos los principios nacionalistas, encumbrando a sus grandes maestros. Era, claro, la misma persona que pocos meses después tendría palabras de consuelo y comprensión para Hebe de Bonafini que, con sus damas de pañuelos blancos, había tomado la catedral y defecado junto al altar mayor.


Abundemos. Mons. Athanasius Schneider le pidió en una entrevista personal: "Santo Padre, en presencia de Dios le imploro y en el nombre de Jesucritos que nos juzgará, que se retracte de la declaración del documento interreligioso de Abu Dhabi, que relativiza la única fe en Jesucristo". Y Bergoglio, amablemente le 
respondió diciendo que esa frase debe ser entendida en referencia al principio de la voluntad permisiva de Dios y que el documento de Abu Dhabi no pretende igualar la voluntad De Dios de crear diferencias de color y sexo con las diferencias de religiones. Le dijo exactamente lo que el buen obispo quería escuchar, y ya vemos lo que ha seguido haciendo desde entonces. Bergoglio le dijo al cardenal Burke que procediera con firmeza contra los masones que se habían infiltrado en la Orden de Malta, y poco después lo defenestró de su puesto. Le dijo al P. Vallejo Balda que pusiera orden en las finanzas vaticanas, y meses más tarde lo encarceló durante más de un año por cumplir la orden que se le había dado. Hoy le dice a los obispos italianos que el Vaticano II es un dogma y que quienes no lo aceptan no son católicos, pero no sería en absoluto extraño que si próximamente se reúne con los superiores dela FSSPX, les diga que ese concilio fue meramente pastoral y que pueden interpretarlo como quieran, o no interpretarlo en absoluto. Les dijo a los americanos que los tradicionalistas son una enfermedad que tiene cura, pero no sería extraño que si se reuniera con Mons. Gilles Wach y su troupe, les alabara el buen gusto al combinar el color azul y reivindicara la importancia de las puntillas y brocados en los ornamentos litúrgicos. 

¿Significa, entonces, que debemos despreocuparnos y esperar que la naturaleza cumpla su ciclo y Bergoglio dé su último suspiro para que todo se encarrile nuevamente? Claro que no. Lo realmente grave de todo esto es que el Papa Francisco ha pulverizado el magisterio pontificio y ha relativizado la totalidad de la fe católica, desde los dogmas centrales hasta la moral y las costumbres. Lo hizo, claro, no con una voluntad herética y dañina, sino por su particular psicología y sus tóxicos antecedentes. Los próximos pontífices se la verán en figurillas para arreglar el entuerto, si es que hay tiempo. 


41 comentarios:

Anónimo dijo...

Típico del jesuita:

''donde digo ''digo'', digo ''Diego''.

Cuando haga falta y cuantas veces haga falta.

!Lastima que existan hemerotecas!

Habria que quemarlas con santo fuego montonero.

Menos mal que 2000 años seguidos de Historia suministran todo el material necesario para cumplir la voluntad de Dios y salvarse.

Anónimo dijo...

Hay en el “fenómeno” Francisco, que es una desgracia mayúscula para la Santa Iglesia, dos signos que paradójicamente resultan reconfortantes, y lo pienso y digo sin cinismo: Uno de ellos es el testimonio que nos llega del Wanderer y de otros amigos argentinos sobre la personalidad verdaderamente difícil y extraña de Jorge Bergoglio, Societas Iesus, que nosotros, los que no lo conocíamos, vamos asimilando poco a poco viéndolo actuar un día sí y al otro también. Sería tan patológica su personalidad que le exculparía de disparates que de otro modo no podrían dejar de calificarse de infernales. Y esto es un alivio. El segundo es que dicho “fenómeno” Francisco, integrado no sólo por la persona del papa sino también por el cónclave que lo nombró, y por los papas que nombraron a los cardenales de ese cónclave, y por los cardenales y obispos nombrados desde 2013 para acá, etc. han abierto los ojos a muchos católicos que han descubierto que sólo una Iglesia mutante y corrompida de modernismo ha podido poner de sucesor de Pedro a este hombre tan singular sin rechistar a sus atropellos. Por mucha vida que creamos todos que nos quede, el aire en esta Iglesia es ya irrespirable por lo que la solución está más pronta que tarde. Será verdad eso de que Dios siempre sabe sacar cosas buenas de las más grandes desgracias.

Anónimo dijo...

Este putrido y falso pontífice es el culpable del genocidio a mayor escala que haya tenido la Argentina. Lo peor es ver la justificación constante por parte de los pobres fieles de parroquia, la cabeza baja de los que conocen la verdad pero por miedo callan, y la satisfacción por parte de muchos creyentes que asisten a misa con pañuelos verdes. Horrible. Por lejos el peor papado de la historia.

Fuenteovejuna dijo...

No sé si Bergoglio hace lo que hace porque es jesuita o porque es peronista, tal vez sea por las dos cosas, pero estoy seguro que copió más de Perón que de la Compañía.
Perón nació, vivió y murió fascista. Sin embargo, cuando sus camaradas lo patearon en el '55 juró vengarse y volver de cualquier manera, sin importar los medios para lograrlo.
Así las cosas, cuando se enteró que Abal Medina y sus montoneros mataron a Aramburu les prometió el oro y el moro para la construcción del socialismo nacional.
Incluso cuando luego de fusionarse con las FAR de Roberto Quieto Montoneros abrazó el marxismo definitivamente, eso tampoco fue óbice para seguir adelante con el plan.
Una vez que Perón se calzó de nuevo el uniforme de General, les dijo: "bueno muchachos, tarea cumplida, ya estoy otra vez en el poder, así que ahora pueden entregar las armas".
Perón nunca imaginó que Firmenich -que tenía otros planes- le iba a contestar: "no mi General, el poder nace de la boca del fusil".
Sin embargo, lejos de convertirse en un problema, igualito que sobre el pucho la escupida Perón creó enseguida la Triple A para exterminar a todos los subversivos como ratas en su madriguera.
Es cierto que no pudo acabar su obra de limpieza porque lo sorprendió la muerte, pero su total falta de escrúpulos me convenció de que una noche Maquiavelo se fue a dormir y soñó con Perón, y al ver atónito las cosas increíbles que hacía, apurado al despertar y sin siquiera tomarse unos mates, se puso a escribir El Príncipe.
Bergoglio también vio todo eso y lo copió al detalle. Si Perón lo perdió todo y todo lo pudo recuperar, yo también puedo hacer lo mismo, se dijo. Y ahora sin ponerse colorado, desde la Silla de Pedro a uno le da una de cal y a otro una de arena.
Según publica hoy Infocatólica, un cura salesiano casó en Tierra del Fuego a una pareja homosexual y les dio la comunión. Estuvo presente el gobernador Gustavo Melella -también homosexual que hace 16 años vive en pareja- y buena parte de su gabinete.
El "novio" es el Secretario de Educación de la Provincia -ya imaginamos la educación sexual que les impone a los niños en la escuela- y la "novia" otro alto funcionario provincial.
El escándalo llegó a Buenos Aires y se afirma que la Iglesia, ofendida, llevará el caso a Roma. ¿Será un chiste? No lo sabemos, pero si alguien espera una sanción ejemplar de parte de Bergoglio debe ser porque nació un 28 de diciembre.
La Iglesia es una bomba de tiempo, el reloj está activado y la fecha de la explosión tiene día y hora.
El cisma de Lutero será un poroto al lado de lo que se viene. Y 2021 tiene toda la pinta de ser el año que lo recibirá con una lluvia de fuegos artificiales.
Como dicen los españoles, que Dios nos pille confesados.

Pampeano dijo...

Dice Ud. que respecto del Papa no se puede reaccionar "como se reacciona frente a una persona honesta y psíquicamente equilibrada" y que no tiene una "voluntad herética y dañina, sino por su particular psicología y sus tóxicos antecedentes". Podría deducir que entonces considera que es deshonesto y desequilibrado y que no tiene voluntad de dañar la Iglesia ni profesar herejías. No puedo congeniar ambas calificaciones pues el daño y las herejías están por doquier y si son causados por un desequilibrado no le serían imputables pero eso no calza en un deshonesto. Es posible que por intervención de la Providencia hayan elegido a quien no estaba dispuesto a una revolución express y rápida hic et nunc, moviéndose por sus propios intereses (con la edad que tiene presumo intereses de grupo, no personales), pero que sirviera al menos para que todos se quiten las máscaras que usaron mucho tiempo. Por aquello de la rana en la olla o la praxis de Overton y el tiempo superior al espacio el Papa me aparece como suficientemente equilibrado y deshonesto y que tiene objetivos para los cuales no vacila en proclamar herejías despreocupándose del daño.

Un Nostálgico Lector dijo...

No creo que Francisco sea el peor pontifice de la historia, porque si vamos al anecdotarium romanum (¿Estará bien el latín?) San Pedro negó al Señor, Pablo VI rindió la Iglesia a la modernidad, Juan Pablo II dió el acto más grande de relativismo religioso en Asís y en sus viajes.

La diferencia es que San Pedro se arrepintió, lloro y busco al Señor.
Pablo VI se quedó en las lágrimas de lo que había hecho.
Juan Pablo al menos tenía un discurso que los católicos podían reconocer como ortodoxo (Secundum quid).

Francisco ni lo uno, ni lo otro, solo es él

Anónimo dijo...

Es un tópico reiterado en este excelente blog el de Bergoglio "loco" o "psicópata" o mal de la cabeza, o con su itelecto práctico "ablacionado". Quizás el único punto gordo de cuanto se escribe aquí con lo que discrepé siempre, y sigo discrepando.
Pienso que el individuo es, lisa y llanamente, un taimado enemigo de Dios, que tiene por objetivo deliberado destruir la Fe y exterminar a la Iglesia. Todos sus actos siempre fueron en ese sentido y le sigo pisada desde hace al menos 25 años. Que haya conseguido hacer creer a muchos de la intelectualidad católica que no es un hereje, sólo confirma que la máxima perversidad del sujeto, que si no está endemoniado, pega en el palo.
Saludos.
Rodion

Anónimo dijo...

Zelig Es un adjetivo , por si decirlo , benévolo.

Más gráfico y entendible es :

JEFE PSICOPATA.

Jorge dijo...

Sí, también está de moda tenerle lástima a Judas. ¿Cómo sabe que no tuvo "una voluntad herética y dañina"? Eso es del fuero interno.

Rafa dijo...

Amén

Raúl Benjamín dijo...

Concuerdo 100% y de principio a fin con Rodion (8/feb/21 21:29)
Raúl G COL

Anónimo dijo...

Lo de Bergoglio es peronismo normal, no es locura. No veo nada loco o desequilibrado en el Papa. Creer que el Papa está loco es como creer que Sergio Massa o Alberto Fernández están locos.

Anónimo dijo...

Nunca he entendido la inquina que el Caminante le tiene a la gloriosa Compañía de Jesús. A la antaño gloriosa Orden. Apostaría a que la conozco mejor que él, su historia, su idiosincrasia, su espiritualidad, su benemérito (antaño) apostolado, sus santos, así como sus grandes maestros, sus directores espirituales, sus organizadores de obras apostólicas, sus fundadores de otros institutos de vida consagrada, sus mártires, etc. Si fuera posible, me encantaría invitar a un almuerzo al Caminante (con quien coincido en muchas apreciaciones) para departir entre otras cuestiones, sobre su ojeriza contra los jesuitas. Acaso estudió con ellos y tuvo alguna mala experiencia?
Puedo entender perfectamente que ataque a la actual Compañía -que desde hace décadas no tiene nada que ver con la ilustre Orden cuyo nombre usurpa- pero lo que me resulta un inextricable enigma es que ataque a la Compañía de pretéritas épocas.
Y no me vale el caso Castellani, porque entre otras cosas, no se puede hacer una montaña de un grano de arena, y además porque el insigne escritor argentino era, cómo lo diría?, era algo `peculiar'.
Un saludo desde España.

Wanderer dijo...

Estimado amigo español,
No soy yo el único que tiene inquina a la Compañía de Jesús, la de antes y la de ahora. Pascal, por ejemplo, también la tenía; y la tenía Melchor Cano y un sinfín de insignes dominicos, y de grandes franciscanos, como el Papa Clemente XIV, y de grandes agustinos como Santo Tomás de Villanueva.
Ciertamente, no es por Castellani, que, entre nosotros, se la buscó.

Anónimo dijo...

San Ignacio fundo la Compañía para , evangelizar , predicar los ejercicios ......y se dedicaron a otra cosa ....
Tengo grande simpatía para los Cooperadores de Cristo Rey ...

limón dijo...

Estimado amigo, en Bilbao hemos tenido peores candidatos al papado, todos jesuitas bautizados, así que lo de su paisano no puede escandalizarnos mucho. Antes de nada, no le aconsejo que publique mis mensajes, soy un católico con muy mala leche al que casi ningún círculo católico permitiría comentar. Y si lo hace, es bajo su responsabilidad, yo no asumo ninguna.

Don Benja dijo...

Me duele mucho que diga: Castellani se la buscó. Si eso significa que obraron así con él en reacción a las cosas que les dijo,vale. Pero ciertamente no podía callar, no podía ser tan jesuita. También Castellani dijo que Jesús se la buscó.

Anónimo dijo...

Si Castellani tenía todos los mambos que detalla Randle (y que sugiere) entonces no sorprende que se la haya "buscado". No podía ser de otra manera, por cómo le funcionaba la mente.

Anónimo dijo...

No sé de cuando data la tercera acepción a la entrada "jesuita" en el Diccionario de la R.A.E.:

3. adj. coloq. Hipócrita, disimulado. U. potencialmente como ofensivo. Apl. a pers., u. t. c. s.

https://dle.rae.es/jesuita

Anónimo dijo...

Estimado Caminante: Pascal fue jansenista ( o sea, cuasi luterano vergonzante). El jansenismo, como sabe Vd., odió a muerte a la Compañía, lo cual dice mucho a favor de ésta. Por otro lado, siempre, desde que leí por vez primera sus célebres Pensamientos, lo he considerado sobrevalorado. Cuando terminé la lectura me pregunté: este es el pensador que tanto ponderan? Ni siquiera su famosa apuesta es original ya que la tomó de Arnobio y de Alano de Lille. Recuerdo ahora lo que le escuché a un gran maestro de filosofía, el dominico Guillermo Fraile: en Pascal hay oleaje en la superficie más que profundidad. Tuvo ciertamente gran talento matemático, pero sus especulaciones filosóficas sobre la teodicea, así como las propiamente teológicas adolecen de escepticismo antirracional (y anticristiano!!!), de pirronismo (criticado incluso por Voltaire!),del típico pesimismo luterano (bebido a través de Jansenio), etc.

Por lo que se refiere al pobre C. XIV, la cultura que demuestra en sus artículos me permitía juzgarle mejor informado sobre ese papa pusilánime. Resumiendo al máximo: C XIV siempre supo que la Compañía era inocente de todas las calumnias que se le lanzaban. Entre otras pruebas está el hecho de que se resistió durante tres largos años a disolver la Orden, haciendo todo lo posible para salvarla. Ni siquiera creyeron las calumnias 'ilustrados' como Federico II de Prusia (idolatra del miserable Voltaire) o Catalina de Rusia, en cuyos dominios siguieron existiendo los beneméritos hijos de S. Ignacio al amparo de diversas formas ad hoc. Y otra prueba: desde la firma del breve Dominus ac Receptor, sintió grandes remordimientos -atestiguados por bastantes personas que tenían trato asiduo con él-, que le abreviaron la vida, muriendo a los 14 meses de la firma del Breve, "sin tener en ese tiempo un solo día de paz", como declaró uno de los cardenales.

Y en cuanto a los dominicos y a los franciscanos, todo se reduce básicamente a rivalidades de escuela, de apostolado, de campos de misión, etc. No se puede deducir nada contra el Boca de la animadversión del River.

Que hubiera sucedido si la Orden no hubiese sido disuelta en 1773? Probabilisimamente 1789 no habría tenido lugar, al menos en la forma en la que acaeció, y la Historia sería distinta. Hace años pensé que el mundo expia con creces aquella inicua disolución.

Wanderer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Wanderer dijo...

Estimado, ¿nunca se le ocurrió pensar que "jansenismo", en gran medida, no es más que una etiqueta que inventaron los jesuitas para pegarla a todos sus enemigos del siglo XVII en Francia? Lea, por ejemplo, "Los jansenistas franceses", de Tollemache, y se llevará una sorpresa.

Walter E. Kurtz dijo...

El problema no es si Castellani se la buscó o si era peculiar (argumento falaz), el problema es si lo que él vio y dijo era cierto o no. Y su propia historia es prueba de que lo era.

Anónimo dijo...

Estimado anónimo de las 8.22: No sé si Pascal ha sido sobrevalorado o no, pero es muy recomendable para hacer una evaluación de sus Pensamientos leer “Cristianismo para paganos modernos” de Peter Kreeft, publicado aquí por la Universidad Católica de La Plata en 2002. Un libro de apologética formidable con unos incisivos comentarios de Kreeft que lo hacen a uno penetrar con más profundidad en las posturas pascalianas. Siguiendo al autor, no parece que Pascal cayera en el escepticismo antirracional que Ud. señala y tampoco en el pesimismo luterano. Como el título del libro sugiere, Kreeft aprovecha los Pensamientos de Pascal para tratar de enfrentar y refutar inteligentemente las objeciones agnósticas, relativistas y escépticas del pensamiento postmedieval y moderno. Y en mi opinión, lo consigue. Es cierto que Kreeft cae a veces en el “correctismo político” (es un converso que viene del ambiente del calvinismo holandés) especialmente en el tema de la guerra y de los judíos, pero es un libro que vale la pena.

Augusto del Río

limón dijo...

Como bien sabrán la historia de la famosa compañía tiene dos partes, la española y la antiespañola. La primera es cosa de santos y la segunda de Satanás. Si me lo permiten, un servidor español imperialista y católico, tiene un buen recuerdo de ese Cornelio Jansenio. En cosas de religión estuvo muy discreto, y en política brillante. Sancho de Moncada tradujo el Mars gallicus de Jansenio en 1637 ... Marte francés, o de la justicia de las armas y confederaciones del rey de Francia. Y aunque hayan pasado cuatro siglos de aquellas guerras los males aún duran.
Algo he leído sobre un rencor indisimulado de Bergoglio hacia España.

Anónimo dijo...

El "amigo español" huele a sinuoso jesuítico. Seguramente es uno de esos paniaguados por la Compañía, que también tiene sus empleados de "derecha" por si acaso. A la SJ no le importa la verdad, solo el poder. Y aunque hubo grandes jesuitas en el pasado, como el P. Mariana, aun en sus tiempos gloriosos tuvo su toque de maquiavelismo.
El Abónimo.

Anónimo dijo...

Comentarios como los del Abonimo demuestran lo mal que andamos del caletre.
Todo racionalismo termina finalmente en el voluntarismo más craso, donde la Verdad deja de importar y comienza a ser imprescindible “tener razón” antes que nada. Es decir, el “prevalecer” o el “poder” antes que alcanzar la “verdad” sobre cualquier asunto: paradójicamente, lo mismo de lo que se acusa a la SJ.
Sobre la tentación de que la miserable verdad que uno cree poseer devenga en la Verdad, ya nos advirtió Chesterton al tratar acerca de “la universalidad estrecha, la eternidad pequeña, la totalidad lógica mixturada con la estrechez espiritual”.
Siendo así, lo razonable desaparece y el recurso que prevalece es atacar sin miramientos a todo aquel que no esté de acuerdo con nuestro pequeño universo. Descalificar, denostar, atropellar, ironizar: todo vale. Para el “belicoso digital”, la cortesía le parece blandura; la mesura y prudencia, cobardía; la paciencia, indolencia; la benevolencia, complicidad. El famoso “celo amargo” que tanto daño hizo a la apologética, a la “propaganda católica” y a las “restauraciones y reformas”
La Verdad es amable por naturaleza; el “belicoso digital” la hace odiable y repulsiva.
En resumen, el amigo Abonimo es más jesuitico (que no jesuita) de lo que el mismo cree.
Y ya lo decía el otro Ignacio (el de Antioquia): “Mejor es mantenerse en silencio y ser, que decir y no ser”

Anónimo dijo...

Muy probablemente, el próximo Papa le deba el solio pontificio a Francisco ya que, de no ser por el Papa argentino, nunca habría llegado a ser creado cardenal y, por tanto, a ser elegido Papa.

Si hay un aspecto -crucial- en el que Francisco no ha sido nada Zelig ha sido en la creación de nuevos cardenales. La inmensa mayoría de los purpurados creados por él son modernistas más o menos acusados y, no pocos de ellos, modernistas radicales. Con estos nombramientos Francisco no ha pretendido agradar a todas las sensibilidades de la Iglesia, como cabría esperar de un Papa "Zelig", sino que Bergoglio está haciendo declaradamente todo lo que está en su mano para que el próximo papa sea indudablemente modernista. Y lo mismo cabría decir de los nuevos obispos argentinos e italianos, que son los episcopado más cercanos a él.

Anónimo dijo...

Buenas noches desde España, estimado Caminante. Vd. tiene nivel a diferencia del tonto que habla de 'sinuoso jesuitico' y de 'paniaguado' para referirse a un servidor. Ni un segundo con él. Paso a responder a su réplica de esta mañana:

1) Decir que 'jansenismo' es una etiqueta inventada por los jesuitas para aplicarsela con aviesas intenciones a sus adversarios, me ha causado el mismo efecto que si alguien me dijese que 'marxismo' es una etiqueta forjada por la derecha para denigrar a sus enemigos.

2) Los Santos de aquella época estimaron a la Compañia: S. Fco. de Sales, S. Juan Eudes, Sra. Luisa de Martillar, S. Vicente de Paúl, S. Luis Grignón de Monfort, S. Leonardo de Portomauricio, S. Alfonso de Ligorio, etc. Este dato es muy significativo.

3) Las calumnias contra los jesuitas (ambición de poder, moral laxa, etc.) se basan en grandísima parte, en las Provinciales de Pascal, condenadas por Alejandro VII -al ponerlas en el Índice de libros prohibidos-, así como la Inquisición, por heréticas y calumniosas. De ellas dijo el gran De Maistre que eran 'un libelo pero lindo literariamente'. Chateaubriand se refirió a ellas como 'mentira inmortal'. Y Voltaire (por todos los santos!!!) afirmó que 'descansan sobre un fundamento falso' pero añadió a continuación su famosa frase: 'calumniad, calumniad sin cesar, que algo quedará'.

4) Pascal, alma ingenua, fue utilizado por otros más astutos. Las calumnias contra los jesuitas eran un eco de los dicterios y difamaciones propagadas por los herejes protestantes desde hacía décadas. Y seguirán propalandose hasta el generalato de Arrupe, cuando la Orden desaparece y su nombre es usurpado por otra cosa distinta. Entre lo que decían los jansenistas ,(luteranos y calvinistas vergonzantes), los libertinos, los pseudo-ilustrados, los masones, los anticlericales, los rojos, los librevividores, hay una perfecta continuidad. Se repiten y se copian. Y de la misma manera que Pascal fue usado, los jansenistas fueron utilizados por otros más avisos: son muy ilustrativas las epístolas que se dirigían los pseudo-ilustrados hablando de usar a 'la canalla jansenistas contra la canalla jesuítica' o de contemplar con alborozo 'como se despedazan entre sí'. Públicamente expresaban su apoyo al jansenismo.

Además, Pascal cita jesuitas muchas veces sin haberlos hojeado y entendido. Un ejemplo entre otros muchos: afirmó que había leído atentamente al P. Antonio de Escobar y Mendoza,eximio moralista, muy atacado en las Provinciales. Pues está demostrado que no conocía bien la obra del P. Escobar. Y lo mismo pasa con los otros jesuitas. Y qué diré del gran moralista, el Card. A. de Lugo? S. Alfonso de Ligorio lo calificó del más grande moralista después de Sto. Tomás de Aquino.

En fin, quiero terminar. Muchas más cosas se podrían escribir. No quiero decir que la Orden haya sido perfecta. Nada lo es en este mundo. Que pudo haber excesos entre algunos Jesuitas, opiniones discutibles en moral,laxas, concedido. Pero aquella Orden, en esa época, tuvo a magníficos moralistas como el mencionado Card. De Lugo, Tomás Sánchez, Laymann, Busenbaum, Azor, etc.

Anónimo dijo...

Moralistas...
Hilbert

Anónimo dijo...

Que la Compañía de Jesús haya sido odiada por los heterodoxos y anticatólicos de todos los tiempos (jansenistas, ilustrados, masones, anticlericales y marxistas) dice mucho en mi opinión a favor de los jesuitas (de antaño, por supuesto).

Anónimo dijo...

Curiosa ideología ..

Los jesuitas son lo que dicen sus enemigos . Enemigos de ayer y enemigos de hoy .


Hay un libro monumental , no se si existe en castellano .


"Histoire religieuse, politique et littéraire de la Compagnie de Jésus,"

de

Jacques Crétineau-Joly ( un vendéano )

limón dijo...

Pueden los partidarios de la compañía extenderse sin misericordia, tanto como puedan, que parece mucho, yo abjuré hace mucho de los jesulogismos. Eso no quita para que el padre Baltasar Gracián me merezca toda clase de elogios, lo que desconozco es si se condenó o si los libros le colocaron en el purgatorio con San Ignacio. Pero si alguien dice que lo bueno si breve dos veces bueno merece benevolencia en el juicio, olvidando que profesó en la compañía.

Anónimo dijo...

Me recomiendan algunos libros sobre jansenismo?

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 7.52, sobre la 3ra acepción de la RAE al término jesuita, hasta hace un par de años era la 2da acepción, y hasta 1976 era la 1ra acepción. Los años pasan, la historia queda

Anónimo dijo...

Anónimo del 10 de febrero de 2021, 18:28, hace unos años me comía su discurso de "todo está bien, pasa que no entendieron". Pero hay tantísimas evidencias HISTÓRICAS de ambición, cinismo y frialdad política por parte de los jesuitas... es raro que las mismas "mentiras" se repitan en épocas y lugares tan distantes. Por no hablar del jesuitismo contemporáneo, que se encuentra a la izquierda de la masonería. Es directamente un monigote o una burla de la gran Companía de Jesús que evangelizó medio mundo. Discursos analgésicos como el suyo resultan en ceguera, negación, y creer que todo se resuelve cerrando los ojos y haciendo más fuerza. La verdad es que si abriera los ojos, todo le sería más fácil.

Sebastián M. S.

Anónimo dijo...

Vosotros decís que es fácil para un argentino conocer a Bergoglio, por ser argentino, peronista y jesuita. En España con decir jesuita ya vale. Mis antepasados decían ese es un "jesuitón" ja ja ja ja Saludos desde aquí

Anónimo dijo...

Seguramente no habrá necesidad de enderezar ningún entuerto (según dice el articulista) porque sería algo imposible ya. La Iglesia actual es puro deterioro. Hay mucho daño hecho.
El Covid posiblemente está poniendo las cosas de la religión en su justo lugar, y es qué las personas estamos recurriendo más al Dios que habita dentro de nosotros mismos (según nos dice el Evangelio). Y ante la imposibilidad de ir a la Iglesia a escuchar disertaciones a veces "confusas y contradictorias" de unos y de otros clérigos, cada persona por medio de la FE está accediendo, encontrando a ese DIOS que es maravilloso por su simplicidad; y sus frutos son AMOR,CARIDAD,BONDAD...y ese Dios habita en mi corazón y ahí lo tenemos que buscar.
Los concilios, las declaraciones: obispos, cardenales.. las interpretaciones variopintas de unos y de otros, inducen al pueblo fiel más que nada al desconcierto espiritual.

Anónimo dijo...


En Castellano ...

https://books.google.com.ec/books?id=JUQQAAAAIAAJ&printsec=frontcover#v=onepage&q&f=false

Anónimo dijo...

Y de Lubac, Rahner, Lonergan, Calvez, Teilhard de Chardin, Bea, Martini, Jungmann, Arrupe, Sobrino, etc., etc. nacieron de un repollo.

Anónimo dijo...

los sikhs, una religion india sincretica entre el induismo y el islam, tuvo un guru fundador (Nanak) en el siglo XV y 10 más después de la muerte de éste. Luego se declaró gurú a su libro sagrado y todos los días el libro es levantado de la cama y todas las noches acostado en su lecho en cada templo en cualquier pais del mundo. Creo también que se le hacen ofrendas de comida y desde luego, como cualquier nabab o príncipe indio que se precie, tiene a un servidor que le abanica con un paipai gigante...

No es que los sikhs sean idiotas perdidos.

Al contrario, son muy sabios

Una vez con su doctrina revelada y su interpretación autentica no necesitan más ni necesitan peleas por el poder. Mucho menos necesitan jesuitas arrupistas.

Ha llegado la hora de buscar un libro santo, digamos El Quijote, y declararlo Papa.

Habrá que levantarlo cada día y acostarlo cada noche; darle cafe con leche de desayuno y pescado los viernes; ayunar y cumplir con la abstinencia los días de obligación .

Y naturalmente un Principe Asistente al Solio le abanicara con esos abanicos gigantes de plumas de avestruz de los emperadores romanos...

Pero después del ''cada vez peor'' del Concilio de los Horrores y las Equivocaciones II no podemos resistir mas.

Bergoglio encontrara empleo de director, naturalmente, en alguna de esas organizaciones del multimillonario sionista SOROS o en alguna Agencia de la ONU para imponer el dogma del cambio climático a la gente honrada. Como Papa Emerito tendra derecho a llevar el cleriman blanco, zapatos de púrpura y medias a juego.

Pero la liturgia y la doctrina de la Iglesia Catolica ya se fijaron para bien o para mal hace muchos siglos, como corresponde a cualquier religión verdadera.

El que quiera otra cosa, es libre para apuntarse a una secta luterana o a una logia de Satanas. Incluidos los arrupistas.

Lo dicho: Los católicos necesitan libros-Papas que no hablen y que aburran a las ovejas si alguien cae en la tentación de leerlo y hacernos mal con tanta buena intención.