lunes, 8 de julio de 2024

La paradoja conservadora: la unidad por sobre la verdad

 


El viernes pasado, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe declaró que Mons. Carlo Maria Viganò había sido excomulgado por cisma, según lo establece el canon 751. Para un ajeno al derecho canónico como soy yo, parecería que la pena corresponde a un delito efectivamente cometido por el arzobispo; se trata de un grave delito contra la unidad de la Iglesia pues el reo se niega a reconocer la figura y autoridad del Romano Pontífice.

Ese mismo día, se conoció que la diócesis de Linz (Austria) había decidido dejar expuesta en la catedral una imagen de la Santísima Virgen brutalmente blasfema: se la representa sentada en el piso, con las piernas —que son de hombre— abiertas, con el rostro adolorido, y en el momento de dar a luz: Crowing, se llama la imagen, es decir, en el momento en el que el bebé asoma su cabeza del canal de parto. Ni el rector de la catedral ni el obispo de Linz han sido excomulgados, ni sancionados; ni siquiera se les ha mandado una advertencia

Cualquier católico que permite y celebra que en un templo se exponga una imagen de esa naturaleza, ciertamente no tiene fe en la virginidad de María ni en su maternidad divina. Esa persona no sólo está cometiendo un gravísimo delito contra la unidad de la fe católica, que entiendo que es más importante que la unidad ante la figura del pontífice de Roma, sino que también blasfema y escandaliza. Según el CIC de 1917, “El que blasfemare […], sobre todo si es clérigo, debe ser castigado según el prudente arbitrio del Ordinario” (c. 2323). Claro que ese código fue derogado por Juan Pablo II; ¿habrá quedado derogada también la blasfemia? Un detalle.

Ejemplos como este tenemos a montones: miembros de la Iglesia, algunos de ellos con puesto muy altos en la jerarquía, que niegan de un modo u otro verdades de fe; es decir, son herejes y hasta blasfemos. Pero para ellos no hay penas de ningún tipo. Muchas veces hay encomios.

Por cierto que, si preguntáramos a esos personajes acerca de la naturaleza de su fe, no dudarían en decirnos que son católicos y que adhieren a las verdades proclamadas en el Credo. Y es verdad que lo hacen, lo que ocurre es que la suya es una adhesión racionalista a la fe. Es decir, conciben a las verdades de fe como una serie de enunciados producidos en una época determinada y que responde al lenguaje y a la cultura de esa época. Consecuentemente, en un mundo avanzado como el nuestro, esas “verdades” tienen que ser interpretadas de acuerdo a las luces de la razón y de la ciencia. María, ciertamente, no pudo ser virgen y concebir sin concurso de varón, y Jesús no puede ser Hijo de Dios. Estos, entre otras muchos, no son más que relatos propios de los hombres de los primeros siglos del cristianismo y que hoy deben ser reinterpretados. En otras palabras, la herejía modernista que el Papa San Pío X condenó en 1907, a pesar de lo cual, surgió con mucha mayor fuerza y vigor en los años 60, y hoy atraviesa todas las capas de la Iglesia

En el Tracto 73 y aquí y allá a lo largo de su obra, John Henry Newman se enfrenta con este racionalismo, que otorga las bases teológicas para lo que él llamaba liberalismo en materia de religión, y vale la pena seguirlo en su argumentación.

No defiende Newman ningún principio contra la razón ni se opone a ella, ya que racionalismo no es el uso de la razón para elaborar pruebas racionales de lo que se puede probar en la Verdad revelada, ni tampoco es racionalismo investigar las verdades de la religión natural, ni determinar qué pruebas son necesarias para aceptar algo como revelado, ni reflexionar sobre el significado de las verdades reveladas y de su lenguaje. Es racionalismo hacer irreal la profesión de fe, decir que uno acepta la Revelación y “luego negarla con explicaciones; hablar de ella como Palabra de Dios y tratarla como palabra de hombre; resistirse a dejarla hablar por sí misma; alegar saber el porqué y el cómo del trato de Dios con nosotros… y asignarle a Dios un motivo y una mente nuestra”, tomar sólo una parte de la Revelación, eludir lo oscuro, llevar las cosas a un terreno ajeno a la Revelación. En definitiva, racionalismo es no dar a Dios la última palabra sobre Él mismo y sobre su designio para el mundo

Desde el Concilio Vaticano II, con mayor o menor intensidad, la iglesia de Roma ha ido vaciando la fe católica; ha dejado la cáscara pero, como una polilla, ha roído la pulpa de la nuez, y ya casi no quedan más que algunos pequeños trozos aquí y allá. La enorme mayoría de los católicos del mundo, ha dejado hace mucho tiempo de concurrir a la Iglesia o de mantener con ella alguna relación que no sea cultural. Y los que continúan yendo, conservan la fe como pueden, más por sensus fidelium que por enseñanza e instrucción de sus pastores. 

Es llamativo que los católicos, aún aquellos conservadores y los más conservadores de entre los conservadores, se rasgan las vestiduras por el cisma cometido por Mons. Viganò o por las monjas de Belorado; y para afirmar su adhesión al papado romano aparecen en fotos y videos junto a una gran fotografía del Papa Francisco y la bandera de la Santa Sede. “Jamás, dicen, aceptaremos el cisma”. Sin embargo, muy calladitos o apenas con leves balidos, se oponen a aquello que es mucho más grave: la pérdida de la fe de los pastores. Y sin fe, no hay unidad que pueda ser rota. La figura del Papa y la adhesión a él no es una cuestión totémica; no se trata de adherir a un ídolo que se viste de blanco. La adhesión es en tanto y cuanto el Papa de Roma "confirma a los hermanos en la fe", es decir, en tanto y cuanto garantiza la integridad de la fe católica. Pero, ¿qué ocurre cuando a ojos vista no lo hace? Porque seamos honestos, desde el inicio de su pontificado, Francisco se ha preocupado por "confundir la fe de sus hermanos" y no confirmarlos en ella. ¿Qué otra son si no, Amoris laetitiae, el documento de Abu Dhabi o Fiducia supplicans? ¿Hasta que punto al adhesión al Papa es garantía de unidad? O, mejor dicho, ¿garantía de qué tipo de unidad es la adhesión al papa romano? 

Estamos frente a la paradoja de los conservadores: la unidad por sobre la verdad.

56 comentarios:

  1. Son muchos los católicos que atacan o critican duramente al papa, que no reconocen su validez y lo proclaman sin tapujos en redes sociales o que rechazan el Concilio Vaticano II y el magisterio posconciliar con el que no están de acuerdo y no son castigados. También los hay que se alejan de la doctrina tradicional y tampoco son sancionados. Parece que Viganò traspasó unos límites y fue excomulgado. No creo que el tema dé para más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para añadir al comentario anterior: Firmado: Papólatra

      Eliminar
    2. Pues la cuestión, bastante sustanciosa por cierto, es determinar cuáles son esos límites que no pueden ser trapasados.

      Eliminar
    3. si hablamos de limites, bergoglio y los suyos han traspasados dichos limites con absoluta impunidad.

      Eliminar
    4. bien puesto "magisterio postconciliar" en minúsculas. La adhesión será en todo caso al Magisterio Bimilenario que puede incluir la RECTISIMA interpretación de los documentos del CVII y su RECTISIMA aplicación en consonancia con TODO EL MAGISTERIO ANTERIOR. El Espíritu Santo no borra con el codo lo inspirado con su Padre en el Hijo, al mismo ayer, hoy y siempre.

      Eliminar




  2. Hay actualmente dos tipos de Catolicismo: uno Auténtico y otro Adulterado (con #CLERÉN).
    El auténtico es el de Siempre, a menudo llamado "Tradicional", "Conservador"; y el que tiene Clerén (que reclama ser el auténtico), es algo distinto, No son iguales.

    El auténtico predica lo de Siempre, la sana doctrina, la Vida Eterna, el Señorío de Cristo, la Vida en la Gracia, la Conversión y el combate contra el pecado personal. El que tiene Clerén a menudo es Dulzón, habla de lo mismo que habla el mundo, prioriza las causas humanas, la Ecología, dice que todos van al Cielo (excepto los del Catolicismo auténtico, a quienes a menudo identifica como "los Fariseos"), la Fraternidad humana, pinta a Jesús como un tipo chulón a quien el pecado No le ofende nunca, se lleva bien con la izquierda y el Socialismo, habla de una "misericordia" sin arrepentimiento (lo cual es realmente una Farsa) y recorta las partes incómodas del Evangelio. Suena lindo, pero como bebida adulterada, MATA.

    CÓMO RECONOCERLAS? Primero por sus Frutos, la auténtica está Viva, es Levadura que fermenta la masa, mientras que la Adulterada está cada vez más muerta y vacía.

    Y segundo, por lo que Predica. Y tercero por a quiénes Agrada y a quiénes Incomoda. La Auténtica, al predicar la Verdad para Salvación de los Hombres, encuentra Rechazo (Dentro Y Fuera de la Iglesia), y la que tiene el Clerén, es aplaudida por el mundo, habla de tolerancia, paz y amor y de llevarse bien con todos, por lo que es Aceptada y tolerada por el mundo.

    Por la Salvación de Tu Alma, pídele discernimiento a Dios, y pídele que te dé la Gracia de Permanecer en Su Verdad Eterna sin caer en el engaño.

    Reglas para el DISCERNIMIENTO? Si lo que te dicen está Alineado a la TRADICIÓN, al Magisterio de 2000 años, y a las Sagradas Escrituras, y el Catecismo, es Seguro alimentarse de ahí. De lo contrario, si Contradice lo anterior, aunque sea un Ángel, un Cardenal o hasta un Papa que lo diga, No vienen de Dios.

    - Willy Cruz

    ResponderEliminar





  3. " Los pseudoprofetas del progresismo reforman cotidianamente la predicación , los ritos sacramentales, la catequesis, la moral conyugal, la orientación pastoral, etc , de los demás , pues ellos están habitualmente tan atareados en organizar reuniones , grupos y subcomités de la reforma pastoral, etc , que no les queda tiempo no interés para sentarse modestamente - y preconciliarmente- en un confesionario para continuar la misión redentora de Nuestro Señor. No, eso queda relegado a los viejos curas oscurantistas y medievales, que aún siguen creyendo ingenuamente que Cristo vino a salvarnos al precio de su sangre de ese " mito" del pecado original , mera proyección de la culpabilidad colectiva de nuestro subconciente freudiano y edípico..."

    Carlos Sacheri " La Iglesia clandestina "

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reflexión!

    ResponderEliminar
  5. Comparto un excelente texto de un amigo en Fb, que me parece muy oportuno.
    ----------------------------------------------

    La gran contradicción de la sentencia de Viganó.
    Se dice que todo lo que afirma lo razona teológicamente, pero con errores.
    Para a continuación no señalar ni exponer los errores.
    ¿Ustedes ven bien que se excomulgue a alguien con procedimiento extrajudicial porque tenga errores en teología? Porque en el fondo es eso. Sus afirmaciones son fruto de conclusiones razonadas en teología. Igual que las que llevaron a Vicente Ferrer a negar la legitimidad al Papa de Roma. El escribió un tratado para reconocer la cabeza de la Iglesia y le negó legitimidad a la que lo era para dársela a un antipapa.
    Desde luego muchos teólogos, incluido algunos santos, habrían sido excomulgados de esa manera. Tiene errores. Pensemos en San Juan de la Cruz negando la jurisdicción de los calzados sobre él y huyendo de la prisión de la orden en la que lo metieron. Claro, que eso a lo mejor no llama tanto la atención como negarle la legitimidad al pontífice reinante, pero es la misma línea de razonamientos.
    El procedimiento católico es refutar el error en teología, señalando donde se da y ofreciendo al reo la posibilidad de aceptar las conclusiones exponiendo el modo correcto. Y dejando claro lo que es opinable y lo que no.
    Pero claro. Habría que ver si son capaces de refutar el error o simplemente señalar "te equivocas" y punto. Que sería entonces una posición irracional, voluntarista y propia de un tirano.
    Por otro lado el error en teología no es condenable sin un debate serio. Diálogo lo llaman hoy, donde se analice a fondo con el autor sus posiciones erradas en orden al bien común.
    Pero a lo mejor lo que ocurre es que es muy difícil defender la posición de que Bergoglio no sea un pontífice cismático y que ha dicho herejías a lo largo de su pontificado. Aparte de amparar la inmoralidad. Si hasta los demás "hermanos separados" de las "grandes tradiciones cristianas" se han dado cuenta de esto y han roto los lazos ecuménicos por tales afirmaciones. Es normal que la gente se lleve a la confusión y a la duda sobre la legitimidad del Papa de turno. Oh, espera. Hay un temita canónico que dice que en estos casos no se puede aplicar una censura, porque alguien está erróneamente convencido de que no comete delito. Curioso. El derecho penal canónico no es un "aquí te pillo, aquí te mato". Sino que debe darse pecado mortal con todas las condiciones propias del mismo para que la pena pueda existir.
    Y ahí está. El gran debate que nadie va a querer aceptar, primero porque no tienen calado intelectual para hacerlo y segundo porque todos prefieren ser mamporreros de Roma antes que adoradores de la verdad, la diga Agamenón o su porquero. En el Vaticano hace mucho que prefirieron ser adoradores del hombre antes que de la verdad. Homini cultores. De argumentos ad hominem están llenos, nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
  6. Excelente Wanderer. Hay además otra cuestión, y es la validez de las excomuniones en ambos casos: Viganó y las clarisas. Voy a dar mi opinión. Las excomuniones no pertenecen a la potestad magisterial (que puede llegar a ser infalible en algunos casos y es la mas asistida en el magisterio meramente auténtico cuando pretende poner certeza en fe y moral para despejar cualquier confusión, cosa que no se hace desde hace décadas, sino lo contrario) sino que el acto de excomulgar pertenece a la potestad de regir del Papa, de gobernar, que nunca es infalible, pero que está asistida por Dios y es más solida en cuanto mayor autoridad doctrinal presente como justificación y mas fundado sea el proceso. Pero estas excomuniones no tienen sólido discernimiento doctrinal (se les acusa por ejemplo de no acatar un concilio que de si mismo dijo que no definió nada en materia de fe y moral, entonces ¿qué no acatan? ¿las novedades? Nadie puede ser excomulgado por eso, sino antes bien, premiado). Además los afectados (Viganó y las clarisas) si erran en su opinión de que el papa no es papa lo hacen en situación de confusión universal y de atentado a la unidad de la Fe por parte de los mismos papas, que tendieron a separarse de la Tradición y oscurecieron la doctrina y el magisterio, y como bien indicabas, eso afecta a la unidad de la Iglesia. No puedo ver por ende como se les puede acusar de errar gravemente, porque si es cierto que Francisco es Papa, al menos es cierto también que no actúa como verdadero Papa al enseñar y regir. Y así como no es pecado mortal el juicio imprudente que tiene algún fundamento, sino venial, así me parece que cualquier opinión errónea sobre el papa no puede ser considerada hoy día grave, por tener algún fundamento, y no puede merecer por lo tanto la pena de excomunión. Pero esto es imposible que lo vea el Romano Pontífice porque no decide ni discierne ni justifica ni se apoya en la verdadera autoridad doctrinal y de gobierno que el sucesor de Pedro tiene, es decir el mismo, pero que no usa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sombras, estoy de acuerdo que las excomuniones deben ser observadas con cuidado. En la Edad Media, los obispos vivían excomulgándose entre sí y no siempre por motivos doctrinales. A veces, simplemente porque el obispo vecino establecía el mismo día semanal de mercado que el que tenía su vecino.

      Eliminar
    2. Raúl Galofre (COL)
      Coincido con su comentario, Sombras, en todo caso, de lo que se le puede acusar a Viganò es de no reconocer autoridad a Francisco (que formalmente la tiene), como quien no reconoce al presidente de Venezuela o USA por robar elecciones, o al agente de tránsito que lo ha visto el sancionado cometiendo infracciones. Pero, ¿quién ha refutado a Viganò de sus afirmaciones?

      Eliminar
    3. Si hasta hubo un tiempo en que toda la Iglesia estuvo virtualmente excomulgada, si no recuerdo mal, la época de los "3 Papas" (un Papa y dos Antipapas), con Santos incluso apoyando a uno y otro, opuestos...
      La excomunión es algo serio, como las indulgencias... y de ambas cosas los "hombres de iglesia" se han apropiado y han abusado por política, con resultados nefastos para la Fe y la Caridad.

      Eliminar
  7. Estimado: buena reflexión para estos tiempos turbulentos que vivimos. La última reforma del Libro VI sobre las sanciones y penas dejó el canon 1368 sancionando el delito de blasfemia con una pena justa. Dice: "Quien, en un espectáculo o reunión públicos, en un escrito divulgado, o de cualquier otro modo por los medios de comunicación social, profiere una blasfemia, atenta gravemente contra las buenas costumbres, injuria a la religión o a la Iglesia o suscita odio o desprecio contra ellas debe ser castigado con una pena justa". El tema es quién denuncia, quién aplica la pena, quién se anima a hacer algo. Me quedo con su frase final: "Estamos frente a la paradoja de los conservadores: la unidad por sobre la verdad". Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pone en el mismo nivel la ofensa a Dios Nuestro Señor con las meras ofensas humanas. Mal vamos....

      Eliminar
  8. Pueden ser desagradables y poco edificantes las manifestaciones como las de Linz. Ahora bien, si Jesus fue verdadero hombre, que signfica, en que se materializa el nacimiento virginal, como Jesus llego al mundo? Maria no sufrio en el parto pero si pudo sufrir cuando asesinaron vilmente a su Hijo? Hacernos preguntas es propio de los hombres. Que caminos queremos seguir en las argumentaciones y que saltos de fe argumentales queremos hacer tambien lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, el sufrimiento del parto es consecuencia del pecado original: "Parirás a tus hijos con dolor", dice el Génesis (3,16), y habiendo sido Nuestra Señora librada de ese pecado, se sigue que no sufrió dolores de parte. Por otro lado, si el nacimiento del Señor se hubiese producido tal como se produce el nacimiento de cualquier otro hijo de hombre, se sigue que la María no habría conservado su virginidad durante el parto. Por eso mismo, la representación de Linz y blasfema y herética.

      Eliminar
    2. Raúl Galofre (COL)
      Interesante su respuesta católica a lo que hoy en día se supone que es un pensamiento "católico": muchos católicos no saben, no les cabe en mente, que Nuestra Señora no sintiera dolor. ¡Claro!, no aceptan, no conocen, no han meditado, que la ausencia de pecado, le implica ausencia de dolores asociados al parto, como en este caso fue dado por el mismo Dios, "con dolor parirás tus hijos...", y no diferencian entre el dolor físico, y el dolor moral que supuso la muerte de Nuestro Señor, para su Santísima madre.
      Y si bien el hacerse preguntas es propio de hombres, se supone que el católico va y busca en las fuentes, y no en sus propias ideas. Creo que en algún post, don Wanderer, nos hablaba de aquel libro "la cabeza bien formada", donde decía de los espíritus falsos: "Espíritus falsos son aquellos que no tienen el sentimiento de lo verdadero, y sí sus definiciones; que miran en su cerebro, en lugar de mirar lo que tienen ante sus ojos; que, en sus deliberaciones, consultan las ideas que tienen de las cosas, y no las cosas mismas."

      Eliminar
    3. La posición de que María dio a luz a Jesús con dolor suele ser fundamentada con la mujer vestida de sol que sufre dolores de parto en Apoc. cap. 12. Esa imagen se refiere al parto del Cuerpo Místico de Cristo que tuvo lugar al pie de la Cruz, durante el cual la Virgen María experimentó un dolor indescriptible, no al parto del Cuerpo físico de Jesús.

      Poro otro lado, hay una fundamentacion bíblica adicional del dogma de que María permaneció corporalmente virgen durante el nacimiento de Jesús, o en otras palabras, de que el nacimiento de Jesús fue milagroso y no un nacimiento ordinario: el salmo 22 (21 en la numeración de la Vulgata), que Jesús recitó en primera persona en la Cruz y que por lo tanto sabemos con seguridad que se aplica de modo particular y especifico a El.

      La primera mitad del versículo 10 dice: "Tú, Señor, me sacaste del seno materno". Esta afirmacion no es consistente con un nacimiento ordinario. No tiene ningun sentido que un hombre - en el caso de Jesús una Persona divina que asumió una naturaleza humana - que haya nacido de un modo ordinario, ya sea por parto natural o por cesarea, le diga a Dios: "Tú, Señor, me sacaste del seno materno". Porque ¿qué tendria su nacimiento de especial con respecto al de cualquier otro hombre? La unica manera lógica de interpretar esta afirmación es que el nacimiento de Jesús involucró una intervención especial de Dios: Dios sacó de un modo extraordinario y milagroso a Jesús del seno de María, quien por lo tanto mantuvo íntegra su virginidad y no sufrió dolores de parto.

      Eliminar
    4. Wanderer: no acabo de entender su comentario. Me pregunto ¿el hecho de que la Stma.Virgen fuera preservada del pecado original acaso supone que gozaba de los dones preternaturales? Deduzco que no. A mí me escandaliza y ofende esa imagen que han decapitado, por lo soez e impúdico pero creía que Ntro. Señor había nacido como todo hombre, aunque sin menoscabar la virginidad de su madre, en un parto natural. El cómo salvar la aparente contradicción yo lo dejo el misterio de esa verdad de fe.

      Eliminar
    5. Pues, me inclino a pensar que en el caso de Nuestro Señor, hubo una gran luz, y del mismo modo que tras su resurrección atravesó paredes, en atención al dogma futuro, de la virginidad de su Madre, pasó sin más.

      Eliminar
    6. La Beata Ana Catalina Emmerick narra muy bien el nacimiento de Jesus. Fue milagroso, como fue milagrosa la concepcion.

      Eliminar
  9. El Neocón solo es un modernista de velocidad moderada-baja... cuelan el mosquito y se tragan el camello...

    ResponderEliminar
  10. Raúl Galofre (COL)
    Y debe ser muy descorazonador que quien firma una excomunión sea un pornógrafo irremediable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Literal. Doblemente agraviante.

      Eliminar
    2. Quien sabe. Si a uno lo echa el Diablo, sera porque uno no ayuda a sus planes.

      Eliminar
  11. Esto en un contexto en el que la hija predilecta de la Iglesia dejó atrás el punto de no retorno en su deriva a convertirse en un califato. Y la Rubia Albión en la misma senda.

    ResponderEliminar
  12. Estimo pertinente un matiz sobre la noción de "el uso de la razón para elaborar pruebas racionales de lo que se puede probar en la Verdad revelada".

    Algunas verdades reveladas son misterios propios de fe, por lo que no es posible probar racionalmente que tales verdades son fácticas, sino solamente que son posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera se puede probar la intrínseca posibilidad de los misterios en sí mismos sobrenaturales: tal es la doctrina de santo Tomás y su escuela.

      Al decirse "...de lo que se puede probar en la Verdad revelada", parece que se da a entender que no todo en la Verdad revelada se puede probar. De modo que huelga una "matización".

      F.R.

      Eliminar
  13. "Estamos frente a la paradoja de los conservadores: la unidad por sobre la verdad."

    El punto es que la proposición "Fulano es (o no es) el Papa legítimo" es una verdad relevante, un "hecho dogmático", sobre la cual también es necesaria la unidad. Porque la base para aceptar como tal un dogma definido por un Papa no es solamente el dogma de la infalibilidad papal sino el "hecho dogmático" de que el Papa que lo definió era en ese momento el Papa legítimo. Por ejemplo, aceptar como dogma de fe la Asunción en cuerpo y alma de la Virgen María requiere afirmar la proposición "Pío XII era en 1950 el Papa legítimo".

    ResponderEliminar
  14. Dos comentarios: Viganó se paso 3 pueblos, porque no solo negó autoridad a Francisco I, sino a todos los papas desde Juan XXIII para aca. ¿No se puede simplemente decir la verdad, en la materia que sea, sin llegar a decir "Francisco es Hereje, usurpador, etc..."?

    Hay otros de alto rango que critican, pero sin sacar los pies del plato (Muller, Sarah, Burke...). Incluso, para el grupo tradicionalista, siguen haciendo ordenaciones según el Vetus Ordo, celebrando ellos mismos, etc... sin romper. Me parece que ese es el camino.

    Juancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todos los comentarios, me parece el único sensato.

      Eliminar
    2. Bueno, probablemente Viganó piensa que decir la verdad es decir que "Francisco es Hereje, usurpador, etc..." En cuanto a sacar los pies del plato, verá, a mi no me gusta estar en el plato de nadie.

      Eliminar
  15. Interessante sua última frase: "Estamos perante o paradoxo dos conservadores: a unidade acima da verdade."

    Me remeteu a leitura da Segunda Carta de São Paulo aos Tessalonicenses: "A vinda deste iníquo será acompanhada, por obra de Satanás, de toda a espécie de milagres, sinais e prodígios mentirosos, de todas as seduções da iniquidade para aqueles que se perdem, porque (por sua culpa)* não abraçaram o amor da verdade, que os salvaria*. Por isso Deus lhes envia um poder de sedução, de tal modo que creiam na mentira, para que sejam condenados todos os que não deram crédito à verdade, mas puserem a sua complacência no mal.”

    (2ª Epístola de São Paulo aos Tessalonicenses II, 3, 4, 8, 9, 10, 11, 12)

    São Paulo boa fal que não abraçaram o amor a verdade.

    Emanoel

    ResponderEliminar
  16. Lo de los conservadores aterrados por un cisma que pueda quebrar la unidad de la Iglesia, es lamentable.
    Tal vez el ejemplo más notable sea el del P. Santiago Martín, impecable como pocos para defender la sana doctrina y que aún advirtiendo que el cisma está a las puertas de la Iglesia, con tal de evitarlo cada vez que se refiere al Papa Francisco es para llenarlo de elogios. Prueba de ello es que a Monseñor Viganó lo acusó duramente por atacar al Papa sin ninguna prueba.
    ¿Cómo es posible que un sacerdote que despierta admiración en el mundo católico no vea que Francisco enseña herejías? Es inexplicable.
    AICA publica hoy que ayer el Papa viajó a Trieste para presidir la 50a. Semana Social Católica Italiana que contó con la asistencia de 900 delegados de diócesis de toda Italia.
    En su discurso de clausura, Francisco pidió a todos los católicos que se involucren activamente en política abogando por la solidaridad, la fraternidad y la justicia social, a fin de curar a la democracia que hoy está enferma por culpa de los malos gobiernos.
    ¿Es posible que el Papa ignore que Occidente es el primer enemigo de la Iglesia y que las grandes potencias aprueban leyes inícuas que favorecen el aborto, la homosexualidad, la ideología de género y toda la basura LGTB?
    ¿Acaso ignora el Papa que los partidos políticos están en manos de políticos inescrupulosos que odian a Dios y a la Iglesia?
    Si obedientes a su pedido los católicos quisieran participar en política, no tendrían más remedio que adherir a algún partido empezando de abajo como el último orejón del tarro. ¿Qué pueden hacer desde allí? Absolutamente nada.
    ¿Será que el Papa pretende que los católicos formen un partido político para defender los valores cristianos? Si eso es lo que busca en Italia tiene el ejemplo de la Democracia Cristiana que nació después de la II Guerra Mundial y que hoy terminó tristemente aliada de los comunistas en el Partido Democrático.
    ¿O será que Bergoglio piensa que si los católicos entran en política van a hacer católico a Occidente? Imposible, para mi sabe de sobra que es una estupidez destinada al fracaso. ¿Entonces por qué lo hace? Simplemente porque es un apóstata y un hereje fascinado por el mundo y su progreso, no hay otra explicación. Los argentinos lo conocemos bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los conservadores, aunque el Papa les cierre seminarios o los obliguen a comulgar en la mano, siguen prefiriendo la unidad sobre la defensa de las verdades de fe y moral¿Qué harán cuando los obliguen a dar la comunión a parejas de homosexuales? Lo mismo, segurán chaqueteando

      Eliminar
    2. Anónimo de la 1:07
      Es muy cierto lo que dice, la situación es muy triste. Deslumbrado por el mundo, Bergoglio quiere que los católicos entremos en política para "salvar" a la democracia enferma.
      Si los políticos reconocieran que la Cruz está por encima de la política como en tiempos de la Cristiandad, vaya y pase, pero hoy que los amos del mundo odian a Dios y a la Iglesia, es evidente que la carta que el Cuervo de Flores esconde en la manga es poner la Cruz al servicio de la política a ver si puede enterrar a la intolerante Iglesia de siempre de una buena vez por todas. Hay que sacarle la careta.
      Aún así, si Dios lo conserva al frente de la Iglesia por algo será, su Plan es inescrutable.
      Cada vez me convenzo más que si el Anticristo apareciera mañana Bergoglio sería su Falso Profeta. Nos esperan días intensos...

      Eliminar
  17. El papa Francisco simboliza toda una generación de sacerdotes cósmicos que no encontraron plenamente en la iglesia latina el mensaje de salvación. Hay una pleyade de sacerdotes, el más notable y famoso Teilhard de Chardin. Le han seguido franciscanos (Leonardo Boff), agustinos (Thomas Kerry) y tantos otros. El común denonminador de todos, es la búsqueda de una religión cósmica que no tiene nada que ver con la teología católica. Están más cercanos a los discursos de Sri Avikenanda y toda la constelación de gurus que vienen visitando América, especialmente Estados Unidos y Europa desde principios del siglo XX. Son figuras carismáticas, hablan de que todos las religiones contienen la divinidad de Dios: quien primero habló de ello fue Swami Vivekananda, en el Congreso de las religiones en 1893. El papa Francisco es heredero de ese mensaje sincrético, muy progresista y con tonalidades atractivas en el marco del diálogo cultural. Leyendo en estos días al agustino Thomas Kerry, su mensaje cósmico, valora enormemente al hinduísmo, el budismo y al Taoismo, que vienen a ser religiones reveladas para él. Curiosamente, Cristo está ausente en el mensaje de muchos sacerdotes cósmicos. Condición que también condicionó al Cristo cósmico de Pierre Teilhard de Chardin. Son códigos que suprimen las referencias al Cristo histórico y bíblico, y que se explica la distorsión en el sentido de un código evolucionista donde la Biblia y los Evangelios son mensajes de referencia pero que tienen que actualizarse. Entonces, para entender el comportamiento de Francisco el papa, se tiene que tener en cuenta la labor de proselitismo hinduista que también ha infiltrado o infiltró los seminarios católicos desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien visto, Ituin. Y en ese muestrario perverso de sacerdotes no se puede omitir al opusino Panikkar. Todos ellos, incluido Bergoglio, son precursores de la religión mundial, gnóstica, inmanente y antropocéntrica que tratará de imponer el Anticristo.

      Eliminar
  18. Es cierto que a muchos católicos les escandaliza más la no obediencia ( siendo cosa grave), y hasta simplemente la no simpatía al Papa y obispos, que el ataque a las verdades de la Fe. Precisamente esa es la razón por la que no perduró la hermandad sacerdotal española y tantos buenos obispos (como mons. Antonio Pildain) y tantos sacerdotes se limitaron a obedecer, e incluso a desdecirse de lo predicado anteriormente.

    ResponderEliminar
  19. Estimado Wanderer. El problema es que en lugar de confirmar a los hermanos, Bergoglio, en su insensatez, confirma en el pecado.

    ResponderEliminar
  20. Perdóneme mi ignorancia, pero desde mi punto de vista Bergoglio es un hereje, y como tal yo no lo sigo y no comparto el estar bajo el mismo techo como el Apostol Juan con un conocido hereje. Marcelo

    ResponderEliminar
  21. El Vaticano es una telenovela de capítulos diarios. ¿Cuántos capítulos quedarán?

    ResponderEliminar
  22. Masonería muy presente.

    ResponderEliminar
  23. A Juan Pablo II le gustaba repetir "lo que nos une es más grande que lo que nos separa", pero nunca destacó lo que nos une. En un viaje a Jordania, al dar su bendición, dijo:
    San Juan Bautista protege el Islam, a todo el pueblo de Giordania y a todos mis colores que participan en esta celebración, ¡una celebración memorable! Duerme agradecido con todos vosotros. https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2000/03/22/0183/00662.html

    ¿Cuál es la unión entre San Juan Bautista y el Islam? ¿Un santo que protege una religión falsa? ¿Dónde está la verdad?

    Lo curioso es que esta unidad por sobre la verdad está implícita en el lema de Juan Pablo II, porque dice eso y no Aquel que nos une. ¿Será porque Gaudium Et Spes 22 afirma una unión natural de Cristo con todos los hombres a través de su encarnación?

    G.F.

    ResponderEliminar
  24. "Consecuentemente, en un mundo avanzado como el nuestro, esas “verdades” tienen que ser interpretadas de acuerdo a las luces de la razón y de la ciencia".

    Además, ya no se trata de conversión, sino de dar justificaciones teológicas a los valores modernos. La libertad religiosa, el ecumenismo, el divorcio, la bendición para los homosexuales y muchas otras cosas nacieron fuera de la Iglesia, en el Estado Moderno. Lo que se ha buscado desde el Concilio es justificar teológicamente estas prácticas dentro de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los obis-pillos alemanes que se inventan figuras de gobierno eclesial, ajenas al cic ¿están en comunión con el papa? Cómo don Tucho, anda de incógnito por este blog, lo animó a responder, por favor, solo sí o no, nada de explicaciones "ingeniosas"

      Eliminar
    2. "La libertad religiosa, el ecumenismo, el divorcio, la bendición para los homosexuales y muchas otras cosas nacieron fuera de la Iglesia, en el Estado Moderno" Para nada, todo eso ya existía en Roma y Grecia clásicas

      Eliminar
    3. Roma y Grecia clásicas son "fuera de la Iglesia", tengo entendido.

      Eliminar
  25. Llegaron los tiempos en que me siento abandonado por mi pastor
    Don Wander, con santa indignación, condena el silencio de la Iglesia frente a la blasfema imagen de Linz denominada Crowing: “Ni el rector de la catedral ni el obispo de Linz han sido excomulgados, ni sancionados; ni siquiera se les ha mandado una advertencia”.
    En rigor, estimo que mi querido Wander, como lo demuestra su perseverante labor de guardián de la fe, haya querido pasar por alto las múltiples “silencios” de nuestros pastores, frente a otras tropelías cometidas mucho antes. En el caso del actual Papa, quizás algo de eso haya ocurrido ya en el inicio de su propia gestión como cabeza visible de la Iglesia Católica. No soy teólogo ni nada que se le parezca, pero hay afirmaciones que entiendo que jamás podrían ser dichas por un Papa, por cuanto, en mi humilde opinión, entiendo que implican un claro abandono de la misión evangelizadora de la Iglesia, en tanto que se oponen claramente a lo que el mismo Señor nos enseñó.
    Los pasajes de marras, por elegir algunos “botones de muestra”, se hallan en las Exhortaciones Apostólicas Evangelii Gaudium”, del 24 de noviembre de 2013; y Amoris Laetitia del 19 de marzo de 2016.
    En la Exhortación Apostólica “Evangelii gaudium”, en el nº 41, no sólo se reniega del deber de proporcionar la más autorizada línea de explicación doctrinal, sino que, argumentando razones de lenguaje. se rechaza expresamente la explicación considerada por la tradición como “ortodoxa”: “A veces escuchando un lenguaje completamente ortodoxo, lo que los fieles reciben, debido al lenguaje que ellos utilizan y comprenden, es algo que no responde al verdadero espíritu del Evangelio de Jesucristo. Con la santa intención de comunicarles la verdad sobre Dios y sobre el ser humano, en algunas ocasiones, les damos un falso Dios, o un ideal humano que no es verdaderamente cristiano”.
    En la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”
    Se anuncia un propósito de permanecer fiel a la doctrina católica, 297: “Obviamente, si alguien ostenta un pecado objetivo como si fuese parte del ideal cristiano, o quiere imponer algo diferente a lo que enseña la Iglesia, no puede pretender dar catequesis o predicar, y en ese sentido hay algo que lo separa de la comunidad (cf. Mt 18,17).
    Pero más adelante se señala se buscan los pretextos para hacer caso omiso de ella: en el 303: “También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo”. En el 305: “A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia” .O sea, que a fuerza de hablar de modo ambiguo respecto de una conducta revelada como pecaminosa se termina por parecer decirle al pecador, “¡Peca tranquilo, hombre, porque, precisamente, por hacer eso mismo, agradas a Dios!”.

    ResponderEliminar
  26. Continuación de lo anteriorLo cual me parece que significa no sólo acallar las voces de los católicos que pretenden ser fieles a la doctrina transmitida por los más grandes santos a través de los siglos, sino también a la del mensaje del mismo Evangelio enseñado por nuestro Señor, que, en este tipo de cosas, no admite confusiones: “En verdad os digo que mientras no pasen el cielo y la tierra, de la Ley no pasará ni la más pequeña letra hasta que todo se cumpla” (Mt. 5, 18).Y, por lo que se puede ver, lo que hoy se pretende modificar, v. gr., en materia de sacramentos, bendiciones y ordenaciones, sin hablar de otros cambios no menos importantes, es algo mucho más grave que el mero cambio de una pequeña letra del Evangelio. Porque, si blasfemar contra la Santísima Virgen María ya debe considerarse como una gravísima ofensa al mismo Dios que se encarnó a través de ella, ¡cuánto más lo será el descuidar sistemáticamente la fidelidad a la integralidad del mensaje de Quien se revela a Sí mismo como “el Camino, la Verdad y la Vida”.
    Mi incesante oración por la Iglesia y su Pastor.
    ¡Dios guarde a la Iglesia! ¡Alabado sea Jesucristo!

    ResponderEliminar
  27. Gracias estimado Wanderer. Creo que estamos viviendo de pleno lo expresado en el Catecismo de la Iglesia Católica, numeral 675.

    ResponderEliminar
  28. lo que pasa es que Vigano es de la iglesia de Dios, mientras que Bergoglio y sus compinches son okupas de la silla de Pedro,
    ésto es como una guerra entre los ungidos de Dios y los del humo de satanás,
    y ya lo anticipó la Virgen en La Salette, "Roma será la sede del anticristo"-
    si bien Bergoglio no dá la talla de anticristo, pero es una especie de precursor que le está preparando el terreno-
    no quedará otra que volver a la iglesia de las catacumbas como en la época de los cristianos primitivos, o bien trasladar la iglesia adonde se encuentre el depósito de la fé, que podría ser en Fátima por ejemplo-

    ResponderEliminar
  29. Cuando Francisco comenzó con sus primeros disparates, en un artículo Wanderer dijo "el neoconismo está girando hacia el sedevacantismo".
    Ojo, Wanderer, no se me haga sedevacantista.

    ResponderEliminar
  30. Independientemente de lo que haya merecido o no Viganò, creo que Wanderer tiene mucha razón en señalar esta "paradoja conservadora".

    Ojo, y la entiendo. Calculo que a muchos sacerdotes no les queda otra cuando a duras penas pueden mantener su ministerio bajo la atenta mirada de obispos hostiles que están aguardando a que "se equivoquen" para sancionarlos o dejarlos sin destino (castigo casi peor).

    También entiendo a los que consideran que Viganò se dejó provocar por las fuerzas ocultas que maquinan en Roma para "cancelar" a todo el tradicionalismo (algo de esto ya había advertido Michael Matt cuando sucedió lo del P. James Altman).

    No me parece correcto lo de aquellos que "amenazan" a los que no siguen la trayectoria de Viganò acusándolos de "traidores", "tibios", etc. Hay un puñado de obispos valientes (Schneider, Strickland, Cordileone, Burke, etc., con sus defectos --nadie es perfecto--) que han denunciado lo que hay que denunciar sin por eso caer en llamar impostor o antipapa a Francisco... que tal vez lo sea, pero que no le corresponde a él decidirlo. Y que, en última instancia, creo que es lo que están buscando en Roma.

    Hay casos históricos de "cismas" que tuvieron una base de razón. Pienso en la iglesia de Utrecht (el Papa de entonces evidentemente había actuado contra derecho), en la Petite Église francesa (el Concordato napoleónico tenía miles de vicios y peor su aplicación galicana) o --tal vez incluso-- los vetero-católicos alemanes; pero a la larga, en todos estos casos (y en muchos otros), desde posturas de defensa de principios tradicionales se terminó, tarde o temprano, en posturas absurdas, anticatólicas y simoníacas (por ej. "vender" consagraciones episcopales).

    No tengo la respuesta, pero calculo que es una delgada línea sobre la que hay que caminar sin caer en el obediencismo servil (la paradoja conservadora que señala Wanderer), ni dejarse arrinconar en alguna clase de sedevacantismo práctico (donde, como en el caso de Viganò, se termina mezclando la política yanqui, las vacunas del Covid y los desvaríos de Bergoglio).

    ResponderEliminar