martes, 14 de septiembre de 2010

Transversalidad religiosa


La Buhardilla de Jerónimo ha publicado la noticia de la visita del número de dos del patriarcado de Moscú a Inglaterra quien, entre otras cosas, se dio el lujo de hacerle al malandra de Rowan Williams, arzobispo de Cantorbery, declaraciones como las siguientes:

“Todas las versiones actuales del cristianismo pueden ser divididas en dos grandes grupos principales: tradicional y liberal. Hoy la distancia no es tanto entre los ortodoxos y los católicos, o entre los católicos y los protestantes, sino, más bien, entre los tradicionalistas y los liberales.

Algunos líderes cristianos, por ejemplo, nos dicen que el matrimonio entre un hombre y una mujer no es más el único modo para construir una familia cristiana: existen otros modelos y la Iglesia debería volverse adecuadamente «inclusiva» reconociendo modelos de comportamiento alternativos y dándoles su bendición oficial. Algunos tratan de persuadirnos de que la vida humana ya no es un valor absoluto, que se puede poner fin a ella en el seno materno y según la propia voluntad. En pocas palabras, a los tradicionalistas cristianos se le está pidiendo reconsiderar el propio punto de vista con la pretensión de mantenerse al paso con la modernidad”.

Son pensamientos –digamos- muy “benedictinos” y que, kirchneristicamente, podríamos calificar de transversalidad religiosa. Me parece que, en el fondo, es lo que piensa el Santo Padre acerca de quiénes son los aliados, y quiénes los enemigos en las actuales circunstancias del mundo.

Frente a esta situación surgen los oponentes, por izquierda y por derecha. Por izquierda, ponen el grito en el cielo los que siguen la línea de Juan Pablo II y del cardenal Kaspers: los enemigos son los representantes de cualquier denominación cristiana que adoptan una posición dura que se cierra al diálogo con el mundo y la cultura contemporánea, y los primeros entre ellos son los ortodoxos rusos. Y, para dejar en claro su postura, el papa eslavo no tuve mejor idea que crear diócesis latinas dentro de las jurisdicciones ortodoxas, una decisión que los ingenuos interpretaron como fruto del empeño misionero de Wojtyla pero que, en el fondo, encerraba el desconocimiento liso y llano de la jerarquía ortodoxa, no para afirmar la posición católica latina, sino para ignorar la postura dura y cerrada del difunto Alexis.

Por derecha, se oponen los digamos “tradicionalistas decimonónicos” que, en la Buhardilla, están representados por la comentarista Seneka. Su razonamiento, simple como corresponde, reza: “La posición transversal no es aceptable porque implica la negación del primado romano. El primado romano es parte de la Tradición, por lo tanto, la posición transversal se opone a la Tradición”. Frente a este silogismo todos -yo el primero- adherimos. Nunca aceptaría un posicionamiento que implicara una oposición con la Tradición que, en el fondo, es la misma Palabra de Dios.

Sin embargo, es un razonamiento falaz porque atenta contra una de las reglas del silogismo, según nos enseñaran los maestros hace muchos siglos, y que dice que el silogismo debe tener solamente tres términos. En este caso, estamos frente a un silogismo que posee cuatro términos, porque el término medio está tomado de modo distinto en la cada una de las premisas. Nos quieren hacer pasar gato por liebre, como se dice.

Ocurre que uno es el primado al que se opone la posición transversal y otro le primado que forma parte de la Tradición. Me remito al post que escribiera hace algunos meses el Ignotus Inceptor en este mismo blog llamado Magisterio. Y yo me permitiré el siguiente comentario:

No cabe duda que el primado del obispo de Roma es parte de la Tradición unánime de la Iglesia. Y, por tal, se debe entender la capitalidad del papa con respecto a los otros obispos en tanto sucesor de Pedro y obispo de Roma, caput mundi y que, en los hechos concretos, significa una última apelación o tribunal de última instancia frente a los casos divergencia o conflictos doctrinales o jurisdiccionales. Como tal se entendió y se ejerció el primado hasta bien entrado el primer milenio.

Si, en cambio, por primado se entiende el poder de jurisdicción inmediata que tendría el papa sobre todos y cada uno de los bautizados que pueblan el universo mundo y el poder directo de nombramiento y deposición de la totalidad del colegio episcopal, occidental y oriental, eso es un disparate y no pertenece a la Tradición. Remito a las obras de historia de la Iglesia de Yves Congar (¡A la hoguera, Nouvelle théologie!) y solamente destaco algunos aspectos históricos:

- La necesidad de fortalecimiento político y temporal de la Iglesia frente a los poderes seculares durante la Edad Media, lleva a que los papas acrecienten paralelamente sus instancias y prerrogativas de poder doctrinal y jurisdiccional en detrimento de los otros obispos. El quiebre se da en 1075 con Gregorio VII y su célebre Dictatus papae en la que, por poco, reclama para sí y sus sucesores un lugar dentro de la Santísima Trinidad. Este documento papal, fruto de las circunstancias y de la necesidad de “crear poder” de Gregorio debido a su cuestionada, y cuestionable elección, y su lucha contra el Sacro Emperador, no está, ciertamente, en consonancia con la Tradición.

- El encumbramiento magisterial del pontífice de Roma se acrecienta con Trento y el movimiento Contrareformista que necesita de una figura fuerte e incontrovertible como punto de apoyo de todo su accionar. Se trató de una opción que se tomó en ese momento concreto y difícil de la vida de la Iglesia y que a mí, enano desde la distancia, me parece equivocada, pero había que estar en los pantalones, y en las sotanas, de esos santos.

- La situación de extrema debilidad política y aislamiento internacional de Pío IX lo lleva, como manotazo de ahogado, a afirmar hasta el extremo el poder espiritual del obispo de Roma, mientras ve que se le diluye el poder político, que quedará limitado a los estrechos muros del Vaticano. Se le ocurre, entre otras medidas, convocar al concilio Vaticano I y presionar para que se defina la infalibilidad, algo innecesario y que creó fracturas y heridas que aún hoy sufrimos; lanza el famoso Syllabus, otro disparate sin precedentes, y se complacerá de allí en más, tanto él como algunos de sus sucesores, y con vehemencia creciente, en empapelar el mundo con encíclicas, cartas y discursos a fin de enrostrar su primado sobre el resto de los obispos. Como olvidar, por ejemplo, el imparable frenesí verbal de JPII.

Este primado, sobre todo tal como queda establecido en la segunda mitad del siglo XIX, no es el primado que forma parte de la Tradición, y con toda la razón del mundo los ortodoxos se niegan a aceptarlo.

No se trata de que ellos tengan que obedecer, como simplísticamente advierte Seneka; se trata de repensar el primado. Y en esto está, creo yo, Benedicto XVI, a quien Dios nos lo guarde muchos años.

30 comentarios:

Juan dijo...

¡Ay Wanderer, en la que se embarcó!

Muy buen post, punzante y riquísimo.

Sólo un comentario de actualidad, al margen, sin ser el tema principal.

Da la impresión, si las cosas son como suenan, que el lefevrismo lograría entrar por esta puerta, la de Benedicto.

Y mons. Lefebre, con su postura, en general, quedaría como un obispo que hizo valer su prerrogativa de pastor, esquivándole al bulto del V.II.

San Isidoro dijo...

Umm, sin embargo la definición del dogma de la infabilidad papal se establece en el XIX; ahora bien, resulta que el primado que se establece en el XIX no es el de la Tradición, luego llegamos suavemente a Döllinger y los Viejos Católicos, ¿no cree?

Saludos.

p.s.: creo que no es "la", sino "el" Seneka.

El Séptimo Rey Mago dijo...

Wanderer,

No se comentarle, pero quería poner algo. No se que comentar. No se si decirle: coincido en algunas cosas, en otras no.

No se si decirle que sus conclusiones me asustan.

No se si decirle que se vaya al carajo.

No se que decirle.

El Séptimo Rey Mago

PD: Amigo carlista, no me pliego a un posible comentario (si entra al blog) del Ex Lefe pero me pregunto que diría Ud de este posteo...

El Séptimo Rey Mago dijo...

O quizás si...

El 7 R M

Gelfand dijo...

Creo que la situación dista mucho de ser tan simple. En primer lugar hablar de los ortodoxos en general es complicado. Muy poco tienen que ver la Iglesia rusa, la griega y la búlgara, para citar tres. Y no tienen una posición única con respecto a Roma como último tribunal. Actualmente algunas de ellas se ven en la necesidad de acercarse a Roma por la presión y la rivalidad de la Iglesia Rusa (hoy la Iglesia ortodoxa mas poderosa que quiere ejercer sobre las otras Iglesias un primado como el que Roma ejerce en Occidente)
El primado en el segundo sentido, aún hoy la Iglesia no lo ejerce. Existen Iglesias orientales católicas que eligen a sus patriarcas y que son posteriormente aceptados por el Papa.
La realidad es que la separación, a los fines prácticos lleva cientos de años y en muchas cosas ha llevado a un desarrollo completamente diferente, que no parece tan fácil de combinar.
Por otra parte, algunas iglesias ortodoxas (sobre todo la griega y la rusa) se resisten fuertemente a pensadores católicos fundamentales (San Agustín y Santo Tomás entre otros) tesoros de la tradición a los que la Iglesia no puede renunciar. Le podría decir que hasta se resisten a toda la tradición de la teología latina.
Hace algún tiempo hablaba con un monje ortodoxo cercano a un patriarca bastante "ecuménico" que me decía que ellos jamás iban a aceptar al papa como jefe de un Estado (algo que históricamente ha servido y mucho para la independencia del papado).
Hay que estar atentos con hacer una lectura historicista del desarrollo del magisterio. Uds. empieza por Gregorio VII. Si quiere yo puedo ir un poco mas atrás y le digo que Calcedonia fue en realidad un arreglo entre dos posiciones opuestas que no soluciono nada y que Cirilo condenó injustamente a Nestorio. Como dijo uno "lo hecho, hecho está". Hay que leer esos textos a la luz de la Tradición y no a la luz de las circunstancias históricas.
Por último, con referencia a Benedicto XVI, le puedo decir que con todos los ortodoxos que hablé, tienen una opinión mejor del eslavo que del germano (sera afinidad étnica, que se yo...) A Ratzinger lo ven como alguien mas frío, que "resalta mucho mas lo que nos separa que lo que nos une."
P.D.: Cuando dice cardenal Jaspers no se si se equivoco o hizo un broma. Si hizo una broma, no la entendí.

Anónimo dijo...

Me parece que el Syllabus no es un disparate.
La prueba está en que condena solo cosas condenables.
El error está en convertir al Syllabus en piedra de toque para trocar la religión católica en una ideología católica.

Pero eso no es culpa del Syllabus, es culpa de la ideología católica que surgió como contrataque del progresismo católico y viceversa (allí hubo una retroalimentación mutua).

Esta ideología católica, que no religión católica, logró juntar alrededor de ciertos conceptos antiliberales algunos pesadores, grandes apologistas y a unos parroquianos muchas veces y hasta hoy secos o vacíos de espiritualidad, lo que no es más que una forma de paganismo vayan a la misa que vayan, pero que no necesariamente es fariseismo a pesar de su vacío existencial, no obstante su nadez religiosa o escasa cuando no nula interioridad.

La cosa no está mejor entre los progresistas. Eso también es una ideología pagana aunque comulgue todos los domingos.

Ambas ideologías son antropocéntricas aunque lo nieguen una hablando de Cristo Rey y otras de "diosito" o "el flaco".

Pero, según lo creo, el Syllabus en sí no es malo. Lo malo es lo que hicieron de él y de otros documentos papales.

Saludos,

No firmo, que si lo hago los cofrades ahora sí que me matan. Chau.

Ramón dijo...

Muy interesante tu reflexión, pero recordemos que aunque con un sustento metafísico o teológico, los postulados del Nº2 moscovita no pasan de postulados morales que el mismo JP II con desatino y pobres aliados siempre defendió.

Fue un grave error de JP II haber creado jurisdicciones latinas en tierras ortodoxas, no lo hubiera sido el haber provisto jurisdicciones orientales en tales territorios. De hecho, los ortodoxos preferían las jurisdicciones latinas a las cuales asimilaban a grupos protestantes y no querían las jurisdicciones orientles. Recordemos que todo fiel católico tiene derecho a su rito celebrado por un sacerdote católico. La cosa fallaba en el rito.

EL Patriarcado de Moscú "del palo" que presentás existe en la propaganda, pero no queda claro que sea así. Sería interesante poder preguntarle a un ruso católico qué piensa al respecto. Recordar que son los mismos que estuvieron casados con el soviet durante 70 años.

Término medio: uno de los monumenta traditionis no es el blog "Wanderer" sino los concilios ecuménicos, tal cual fue el Vaticano I. Los análisis de las "internas" para una relectura pueden ser curiosos, pero me parece que vamos a terminar en un argumentos "democratista", porque según tu visión van a valer sólo los 8 primeros concilios, por la sencilla razón de que los ortodoxos no aceptan más que ésos.

Lo de Gregorio VII es un viejo argumento galicano.

Lo del Syllabus, sin palabras.

Ojo que vas a terminar como los progres que defienden la comunión en la mano, porque "la Iglesia se equivocó durante 1.000 años cuando se transformó en un feudo medieval, y terminó siendo un ente de poder sustentada en argumentos jurídicos y no evangélicos".

Newman y el Tomus ad Flavianum lo dejamos para otra ocasión.

ULTRAMONTANO dijo...

- «Confesamos que el santísimo papa deber ser honrado por todos con el honor debido a Dios y la genuflexión mayor debida a Cristo... Confesamos que el papa romano tiene potestad para cambiar la Escritura y aumentarla o recortarla según su voluntad». (De la confesión de fe que los jesuitas imponían a los húngaros en el siglo XVII)

- «Cuando el papa medita, es Dios quien piensa en él» (Rev. La Civiltá Católica, siglo XIX)

- «Padre de los pobres, luz de los corazones y fuente de todo don, envía desde el cielo un rayo de tu luz» (palabras tomadas de la liturgia de Pentecostés, aplicadas al Romano Pontífice).

- El papa es «el Verbo Encarnado que se prolonga» (Bertaud de Tulle, obispo).

- Hay «tres encarnaciones del Hijo de Dios: en el seno de una virgen, en la Eucaristía y en el anciano del Vaticano». (Gaspar Mermillod, obispo).

Jacobita dijo...

No sé si me voy a ganar la etiqueta de "tradi decimonónico", "pseudotradi", "neocon", o lo que sea, pero éstas son mis ideas después de leer su entrada:

- Le está dando palos a Juan Pablo II incluso en el punto fuerte de su pontificado, la defensa de "la cultura de la vida", de la que habla el ruso. En esos temas: aborto, eutanasia, matrimonio entre hombre y mujer, familia y en algún otro, como el de las sacerdotisas y el celibato eclesiástico, Juan Pablo II se mantuvo firme y no estuvo por el diálogo con el mundo. Son precisamente los ortodoxos rusos, los que después de haber petrificado la teología y la liturgia (no entienden lo de "desarrollo orgánico" de que habla Benedicto XVI), se han aggiornado en temas morales. Por ejemplo, tolerando el uso de los preservativos a sus fieles. Por ejemplo, bendiciendo los matrimonios de divorciados (no sé como interpretan Mt V, 31-32).

- Por lo que respecta a los ortodoxos, en mi opinión, Juan Pablo II se equivocó en los acuerdos de Balamand (en los que estuvo metido el cardenal Kasper), que dejaban a los Greco-Católicos en la estacada. Pero acertó al crear diócesis en "territorio ortodoxo". Es decir, mal al principio en la teoría, bien luego en la práctica.
Conozco algo la situación en Ucrania Oriental y creo que es extrapolable a la mayor parte del territorio post-soviético. Desde Brest hasta Vladivostok hay una inmensa "zona catastrófica" en lo espiritual. Me alegro de que se envíe a sacerdotes Católicos allí, de que cuenten con una organización, de que la gente que tiene la desgracia de vivir allí puedan recibir los sacramentos Católicos. Y si eso molesta a los obispos cismáticos, allá ellos. Si no, estamos con el "subsiste" y con la teoría anglocatólica de "las tres ramas" (que abandonó Newman al convertirse).

- Puede que sea muy bruto (es decir, lo soy), pero no entiendo lo de "innecesario", "inconveniente", etc. aplicado a un dogma. Me suena a política o táctica. Leí algo parecido en un libro sobre las Iglesias Orientales, creo que de la BAC (edición moderna), en el que se decía algo así como que "la definición del Dogma de la Asunción dificultó los esfuerzos ecuménicos". Allí dejé de leer. Un dogma es verdad y punto.
La Iglesia Católica puede (y creo que debe) ser muy generosa en cuestiones disciplinarias. Anglicanorum coetibus es un ejemplo reciente. Pero no puede negociar con los dogmas. Si los ortodoxos quieren cerrar el cisma y reintegrarse en la Iglesia Católica tendrán que aceptar el dogma de la infabilidad pontificia como fue definido en el Concilio Vaticano I.

Wanderer dijo...

Jacobita: No se me ocurre dudar de la Asunción de la Santísima Virgen: es una verdad de fe. Lo que me pregunto es si era necesario definir el dogma. ¿Para qué? ¿Quién dudaba de la Asunción? ¿Era necesario para sostener la fe o era necesario para afirmar el poder del pontífice romano?

Anónimo dijo...

Ok, el Syllabus no será malo en sí, siendo lo malo el hecho que se lo haya usado para fundar un nuevo modo de ser católico, que no era tal, pues de él se partía poco más para deducir los dogmas, la espiritualidad, la misa y la ascesis...
Como si toda la Tradición no fuese más que este documento y algunos otros...

En cambio el Vaticano II y sí es malo en sí. Desde sus actas ya es malo sin tener que hacerlo hacer o decir más de lo que establece.

Juancho dijo...

Wanderer:

¿Porqué dice que el Syllabus fue un error?

Romano Amerio lo pondera como uno de los hitos del magisterio contra la modernidad.

Juancho.

Anónimo dijo...

Digo por decir, si creo en algo, como la Asunción o la Inmaculada Concepción, y cuando lo declaran dogma, empiezo a dejar de creer, o a dudar, ¿creía realmente? ¿Qué problema me puede causar que algo en lo que creo sea proclamado dogma de fe? Parece de nenes caprichosos, con ganas de pelear, resentimientos históricos, justificados en parte, soberbia, sometimiento secular al poder político, pero horror de reconocer el primado de Roma. Ni ellos ni nosostros somos ángeles, libres de culpa. Pero también pienso que la verdad hay que proclamarla a tiempo y a destiempo. Es cierto, aclarándola, poniéndola en contexto, presentándola de modo adecuado, adecuándome a mi interlocutor; pero no hay que temerle a la Verdad. Ahora si la escondo para conservar la amistad del otro, bueno, hay que ver. Alguna vez había que decirla. ¿No fue en el mejor momento? ¿hubo intenciones equivocadas,incluso condenables? bien, pero ¿es o no es verdad? Despejemos todos esos equívocos, pero tampoco la tapemos.

Es una pena que no fuera usted el papa en lugar de Gregorio VII o de Pío IX..., la de sabiduría teórica y práctica que habríamos tenido..., con ánimo festivo se lo digo, no se ofusque.

Hay que ver que los fieles ortodoxos no son nada acogedores con los católicos, en países de vieja tradición ortodoxa, como los griegos, por ejemplo.

Eso de ver siempre los errores en los católicos, y creer ingenuamente que los ortodoxos son pura caridad y fe, en su ortodoxia y ortopraxis, me suena un poquito a los europeos que sólo ven bondad y amor en todos los pueblos que no han sido "infectados" por la cultura occidental, y sólo ven maldad en los europeos. Una especie de etnocentrismo al vesre.

Escrachada al cubo

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Caramba con los ultramontanos. ¿Habrá que recordar que la infalibilidad no alcanza al "timing"? ¿O los defensores lefes de la infalibilidad de la oportunidad de los dogmas adhieren a la infalibilidad en la decisión de convocar Concilios, el último convocado bajo inspiración del Espíritu Santo, si hemos de creer la "infalible" declaración de Juan el Bueno?

Parece que los dos beatos simultáneos coincidían en más cosas de las que pensamos...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y respecto del Syllabus, creo que la clave la dio el cardenal Ratzinger, cuando calificó a la Dignitatis Humanae de "Antisyllabus".

Algunos vieron una ilegítima preterición de un documento anterior por otro posterior; a mí me suena como una saludable relativización de ambos.

La mejor forma de cortar el nudo gordiano y las cristalizaciones dogmáticas de desarrollos históricos y prudenciales entrechocándose entre sí. ¿O va a resultar ahora que el principio de intervención es un dogma?

Jacobita dijo...

Creo que era necesaria la definición del dogma. Puede que esté haciendo que la historia encaje "a posteriori", pero creo que Pío XII se veía venir lo que se avecinaba y quiso dejar las cosas atadas y bien atadas. Como también (menos importante) se dio prisa en canonizar a Pío X. Porque dos decadas después no había un solo dogma que no hubiera sido puesto en duda. Sabía que no iban a faltar "teólogos" que escribiesen que la Asunción de Nuestra Señora en cuerpo y alma al cielo era una creencia piadosa, buena para los creyentes ignorantes y crédulos, pero que no les obligaba a ellos, los inteligentes que tenían una "fe adulta".
No creo que fuera un gesto de autoridad, mirando hacia fuera. Pío XII apuntaló la casa, en espera del huracán.

El Séptimo Rey Mago dijo...

A veces me parece que Ud es un papista, un romanist, un guelfo.

Pero no, Ud. es un colegialista y eso es un problemón mi amigo Wanderer.

El Séptimo Rey Mago

PD: La tésis anglocatólica de las tres ramas (incoherencia eclesiológica si las hay) a veces navega por estos lares (este blog bah).

A Lewis se la perdono, a Ud. amigo Wanderer...

if you are the Pendragon, I am the
High Council of Logres and I will counsel you. If the Powers must tear me in pieces to
break our enemies, God's will be done. But is it yet come to that? This Saxon king of yours
who sits at Windsor, now. Is there no help in him?"
"He has no power in this matter."
"Then is he not weak enough to be overthrown?"
"I have no wish to overthrow him. He is the king. He was crowned and anointed by the
Archbishop. in the order of Logres. I may be Pendragon, but in the order of Britain I am the
King's man."
"Is it then his great men—the counts and legates and bishops—who do the evil and he
does not know. of it?"
"It is—though they are not exactly the sort of great men you have in mind."
"And are we not big enough to meet them in plain battle?"
"We are four men, some women, and a bear."
"I saw the time when Logres was only myself and one man and two boys, and one of
those was a churl. Yet we conquered."
"It could not be done now. They have an engine called the Press whereby the people
are deceived. We should die without even being heard of."
"But what of the true clerks? Is there no help in them? It cannot be that all your priests
and bishops are corrupted."
"The Faith itself is torn in pieces since your day and speaks with a divided voice. Even
if it were made whole, the Christians are but a tenth part of the people. There is no help
there."
"Then let us seek help from over sea. Is there no Christian prince in Neustria or Ireland
or Benwick who would come in and cleanse Britain if he were called?"
"There is no Christian prince left. These other countries are even as Britain, or else
sunk deeper still in the disease."
"Then we must go higher. We must go to him whose office it is to put down tyrants and
give life to dying kingdoms. We must call on the Emperor."
"There is no Emperor."

"THAT HIDEOUS STRENGTH" C. XIII C.S Lewis.

El Séptimo Rey Mago dijo...

SIGUE


"(...) if you are the Pendragon, I am the
High Council of Logres and I will counsel you. If the Powers must tear me in pieces to
break our enemies, God's will be done. But is it yet come to that? This Saxon king of yours
who sits at Windsor, now. Is there no help in him?"
"He has no power in this matter."
"Then is he not weak enough to be overthrown?"
"I have no wish to overthrow him. He is the king. He was crowned and anointed by the
Archbishop. in the order of Logres. I may be Pendragon, but in the order of Britain I am the
King's man."
"Is it then his great men—the counts and legates and bishops—who do the evil and he
does not know. of it?"
"It is—though they are not exactly the sort of great men you have in mind."
"And are we not big enough to meet them in plain battle?"
"We are four men, some women, and a bear."
"I saw the time when Logres was only myself and one man and two boys, and one of
those was a churl. Yet we conquered."
"It could not be done now. They have an engine called the Press whereby the people
are deceived. We should die without even being heard of."
"But what of the true clerks? Is there no help in them? It cannot be that all your priests
and bishops are corrupted."
"The Faith itself is torn in pieces since your day and speaks with a divided voice. Even
if it were made whole, the Christians are but a tenth part of the people. There is no help
there."
"Then let us seek help from over sea. Is there no Christian prince in Neustria or Ireland
or Benwick who would come in and cleanse Britain if he were called?"
"There is no Christian prince left. These other countries are even as Britain, or else
sunk deeper still in the disease."
"Then we must go higher. We must go to him whose office it is to put down tyrants and
give life to dying kingdoms. We must call on the Emperor."
"There is no Emperor."

"THAT HIDEOUS STRENGTH" C. XIII C.S Lewis.

Ramón dijo...

Seleccionás las objeciones fáciles de responder y eliminás las verdaderas objeciones a tus argumentos.

Entiendo que seas el dueño de la pelota, pero se supone que los comentarios en un blog, son para profundizar un tema, si no bastaría un página web en la que no haya comentarios.

Y dejar sólo los comentarios que dicen "uy, qué tema!" o las objeciones grotescas no parece que lleve a profundizar ningún tema.

Sistema no muy distinto al del IVE, Legionarios de Cristo, Opus, Miles, etc.

Wanderer dijo...

Estimado Gelfand: Dígame de qué líneas de este post Ud. infiere que yo propongo una visión "rosa" de los ortodoxos. Señalo hechos: nosotros, los latinos, somos culpables también del Cisma.
No sé si tengo una visión historicista del Magisterio. Simplmente, trato de tener en cuenta los hechos históricos, tal y como acontecieron.

larvatus prodeo dijo...

Para una relación divertida, aguda, irreverente y que hace pensar más de una vez acerca de la infaliblez del Papa, etcétera, nada mejor que repasar el texto de Lytton Strachey que el bueno de Tollers quiso traducir para nosotros:

http://www.cuadernas.com.ar/traduccion.php/el_cardenal_manning.

Gelfand dijo...

Estimado Wanderer: Yo no digo que Uds. tenga una visión rosa de los ortodoxos. Eso se lo dice el anónimo de las 10:36. Yo puedo estar de acuerdo, aunque es verdad que no se puede deducir de su post.
Si le puedo decir que la Iglesia Rusa esta muy lejos de tener un diálogo abierto con la Iglesia católica. Para la mayoría de ellos, nosotros somos lisa y llanamente herejes (sea por el Filioque, sea porque comulgamos todos los días, sea porque convocamos concilios sin el emperador). Una condena que nosotros no hacemos (Excepto algún exaltado).
No me aplique la "Teoría de los dos demonios" al plano eclesial. No somos los dos en igual medida culpables del cisma. Mas allá de los errores que pudo haber del lado latino, son ellos que dejaron de reconocer un primado que habían aceptado por cientos de años. Lo cual es claramente una situación irregular. Y el motivo no fue que el Papa nombrara patriarcas así que no se lo achaque a un exagerado uso del primado.

Gelfand dijo...

Respecto del Magisterio, seguramente uds. habrá leído lo que dice Benedicto XVI sobre le "hermenéutica de la continuidad". Algo asi como, dejen de lado la división entre modernistas y tradicionalistas. Dejen de lado las discusiones en la formación de los textos. Dejen de lado a los cardenales Bea y Ottaviani. Tomen los documentos como quedaron e interprétenlos a la luz de la Tradición.
Pero vea otra cosa, si su argumento fuera razonable cual sería la consecuencia? Uds. cree que la Iglesia Católica Romana estaría mejor o peor sin el "encumbramiento magisterial del pontífice"? Si en su momento se pasaron por ahí la Humanae Vitae, que cree que harían hoy? Si desconocen el Motu Propio como cree que sería la liturgia librada a obispos independientes que solo reconocen en Roma un tribunal de última instancia?
Seguro que no se puede tener una visión simplemente formalista de la infalibilidad o repetir estupideces, como que al Papa lo elige el Espíritu Santo. Pero yo no tengo duda de que la infalibilidad es un arma que se le ha dado a la Iglesia para capear el temporal de la desobediencia y el error.

P.D.: Discúlpeme, hago de maestro Siruela y lo vuelvo a corregir, es Kasper, sin la "s" final. La opinión sobre él mejor me la reservo.

Anónimo dijo...

Muchas veces se publican comentarios diciendo que Wanderer es tradi, que es modernista, que es lefe, etc.

Yo, sin ánimo de descalificar, me animo a preguntar: ¿No serás luterano? De verdad. Deberías cuestionárselo seriamente. Después de todo, a lo largo de muchos post del blog dejas en claro que aceptas solo aquello que tu conciencia juzgue correcto, y el Papa, su magisterio, los obispos, los curas, los tradis y progres; que se vayan todos a lavar los platos.

Si el papa hace algo que gusta a la propia conciencia (Summorum Pontíficum)..¡Gloria in excelsis Deo!

Si hace algo que no gusta a la propia conciencia (Diócesis en áreas ortodoxas)...¡Ché, polaco gagá, largá el vodka!.

Que si Trento le abrió las puertas de la Iglesia a la modernidad; que si la Iglesia autoriza a participar de una misa ortodoxa solo en caso de no poder acceder a una católica, al diablo con la Iglesia, a mí me gustan los rusos y yo hago lo que mi conciencia dicte; que si el ICRSS usa albas de puntillas, es show barroco cursi; más si en Le Barroux aplican “romanesque fashion” es genuina tradición (pero eso sí, Bugnini escarbando en aquellas épocas litúrgicas es más malo que un hijo de Satanás y Florencia Peña)

Repito, no lo digo con ánimo de descalificar; me gusta mucho el blog, y en la mayoría de los casos plantea temas más que interesantes. Pero en lo que considero hasta un ejercicio de caridad te animo a cuestionarte si muchas veces no vas más allá de los genuinos gustos propios que cada uno tenemos –y genuinas críticas hacia la Iglesia- y entras en un luteranismo práctico, al menos en lo que a la consideración de las autoridades eclesiásticas concierne. La fe cristiana no es un autoservicio de comida donde uno se sirve los platos que le gustan y desecha las partes no gratas a la propia idiosincrasia.

Un saludo.

NO-ULTRAMONTANO dijo...

En torno al Vaticano I hubo dos lecturas de la infalibilidad del magisterio. Los ultramontanos, como Manning, extendían la infalibilidad prácticamente a todo. Otros, como Newman, y Fessler, señalaban que el conjunto de requisitos exigidos por el Concilio para la infalibilidad se presentaría pocas veces. A pesar de su temperamento, Pío IX aprobó oficiosamente la posición del obispo Fessler.

Pero de los ultramontanos surgió un deslizamiento nocivo: la tendencia a cubrir con autoridad infalible prácticamente a todo el magisterio y hasta los actos de gobierno. Una hipertrofia del Pontificado que produciría a la autoafirmación del magisterio sobre la Tradición (tendencia que Congar tachó de ideológica) y una verdadera “inflación magisterial” que es hoy un quebradero de cabeza para los que intentan practicar la “hermenéutica de la continuidad” como programa de investigación teológica.

Anónimo dijo...

Lo que escribí en el comentario del 14 de Septiembre, si bien es evidente que no apunta a una generalización, lo aclaro un poco más, por las dudas:

Me refería con el enroque de religión en ideología católica al uso que se hace de un punto de partida falso que consiste en suponer, confesándolo o no, que la Tradición comenzó en Trento o con Pío IX.

Luego, con esto, se embarcan en una furiosa crítica que tiende a alejarse de la fe católica, debido a que a través de un ejercicio ecesivo de la actividad racional delimitan en la medida de lo posible la voluntad, siendo que la fe depende de ésta.

Así es que llegan a conclusiones falsas y creen ver cosas que no son (vgr. las exégesis que hacen de los comentarios de Fellay, del Papa, etc).

Esta exacervada actividad de la razón los termina alejando de la fe católica y los seca por dentro. Se quedan tan sólo con una ideología que ellos mismos se inventaron o a la que adhirieron. Una ideología pagana.

Ahora bien, esta ideología inventada tiene sus sacerdotes, ritos y adoraciones, lo que me recuerda esa primer frase del librito de Luis Bouyer: “Nada es más propio de la humanidad que la religión; pero nada es más propio de las religiones de los hombres que la idolatría”.

Saludos,

Sigo sin firmar. Así mejor. Chau.

Anónimo dijo...

A mí me gustaría resaltar el tema del inicio del post, el que motiva el título.
Muchos tenemos esa experiencia o "sensación". Estamos más cerca de algunos de "afuera" que de otros de "dentro". En temas como aborto, gaymonio, reverencia a lo sagrado, defensa de la educación cristiana, etc. estamos más cerca que del párroco de la esquina.

El problema (o no) es que esa misma "sensación" tienen los progres en sentido inverso.

Una vez escuché a un converso del anglicanismo comentar que estaba muy orgulloso de su anterior liturgia,y que muchos anglicanos lo estaban (tradicionales) , pero que él tenía conciencia de que antes no tenía consagración.

Quiero decir: me parece que hay como un conato de unidad, que a lo mejor significa que nos acercamos al fin...
Pero la unidad, por lo menos con los luteranos o protestantes, está lejos desde el punto de vista planteado por el anglicano que mencioné antes.

Ah, y cuando pueda, le encargo un post sobre la aceleración del tiempo...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Creo que lo que ocurre es que hay dos religiones, y no más, frente a frente: el culto de Dios versus el culto del hombre. Todo lo demás son matices o piezas de esa gran estrategia de enfrentamiento, tendencias que van en uno u otro sentido.
La transversalidad corta por la línea del teocentrismo vs. el antropocentrismo.

Juancho dijo...

Muy de acuerdo Ludovicus.

No es ese un buen fundamento para el acercamiento de Juan Pablo II a las otras comunidades cristianas e incluso otras religiones?

Sacando cosas como el beso del Corán, etc... que parecen inconvenientes.

Juancho.

Jacobita dijo...

No creo que Benedicto XVI tenga intención de organizar nada parecido a Assisi.La festividad del Beato Newman se celebrará el 9 de octubre, el día de su conversión a la religión Católica.

Creo que la "transversalidad religiosa" llevada a sus últimas consecuencias o acaba en en el indeferentismo o en la idea de "la Iglesia invisible".